Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Clausurada en Madrid la exposición antológica
Las raíces del pensamiento de Ortega y Gasset sobre la Tauromaquia
Los dos Ortega, en la finca Navalcaide, un día de toros
Es propósito de los organizadores trabajar ahora para hacer posible que la exposición antológica sobre Ortega y Gasset y la Tauromaquia, después de su éxito durante el mes de mayo en Las Ventas, pueda ser llevada a otras ciudades. Sería una iniciativa importante, porque acercar el pensamiento acerca de la Tauromaquia de unos de los grandes intelectuales de la España contemporánea, desmonta muchas ideas preconcebidas. Siendo nada más que una tertulia en sentido pleno, la celebrada el pasado sábado en la Sala Antonio Bienvenida, con participación de un grupo de estudiosos e intelectuales, resulto de un gran interés, porque a través de voces muy distintas nos pudimos acercar a la verdad taurina que se vértebra en el pensamiento de Ortega.
Actualizado 31 mayo 2015  
Redacción   

El “regreso” de Ortega y Gasset a la plaza de Las Ventas no ha podido ser más oportuno, ni más positivo. Por un lado, porque ha dado a conocer al gran público --casi 30.000 personas ha visitado la exposición--  la figura de gran intelectual, algo que no suele resultar fácil cuando se trata de un hombre del pensamiento. Pero también porque ha vuelto a poner el foco de atención en la realidad de su aproximación a la Tauromaquia.

En la interesante tertulia que un grupo de historiadores mantuvo el pasado sábado en al aula Antonio Bienvenida, permitió conocer, o confirmar según se quiera, aspectos muy básicos sobre el pensamiento orteguiano. Coordinados por Carlos Abella, el historiador Gonzalo Santoja, el catedrático  Alberto González Troyano, el sobrino del torero de Borox Domingo López Ortega, el estudioso Ignacio de Cossio, el historiador Felipe González Alcázar –probablemente uno de los que mejor conocen el pensamiento de Ortega en esta materia-- y Javier Zamora Bonilla, director de la Revista de Estudios Orteguianos, ofrecieron un panel de ideas que, girando todas sobre en torno a los toros, no dejaban de ser visiones complementarias.

Aunque se dijera sin un mayor énfasis, muy revelador resultó el testimonio de Domingo López Ortega. Con otras palabras, vino a explicar cómo la proximidad con Ortega y Gasset, sus tantos ratos de conversación, tuvieron un incidencia directa en la concepción del  toreo que caracterizó al de Borox. De hecho, de ahí nació ese concepto tan esencial del dominio sobre el toro de una forma natural, esto es: partiendo de su propia naturaleza. En el fondo, en esa concepción lo que subyacía era la propia raíz del pensamiento orteguiano acerca de la Tauromaquia[1].

Trasladándolo en palabras de Ignacio de Cossío, Ortega Gasset, que ha sido el mejor valedor que la Tauromaquia ha tenido en la historia, se enfrentaba a la cuestión taurina más allá de lo que propiamente era la corrida de toros. No frecuentaba las plazas, pero en cambio le interesaba todo lo que le rodeaba a la Fiesta.

Y es que Ortega y Gasset, como explicaron varios de los intervinientes, siempre entendió la Tauromaquia, mucho antes que otras cosas, como algo perteneciente al propio ser de España. De hecho, no le preocupaba tanto si en el ruedo ocurría esto o aquello; el hilo conductor de su pensamiento se centraba en la incidencia y la presencia histórica y social de cuanto hace al toreo en todo el proceso de construcción de España, de nuestra sociedad, desde 1650, e incluso antes, a nuestros días.

En suma, como explicó el profesor González Troyano, la Tauromaquia venía a ser, de acuerdo con esta concepción orteguiana, un elemento necesario para comprender en su integridad la historia de España. Pero también quizá por esa misma causa, el pensamiento de Ortega se sitúa más allá del tiempo histórico.

Una realidad que Felipe González Alcázar, estudioso de los escritos de Ortega, venía a definir muy acertadamente: la tauromaquia formaba parte de nuestra vida, de nuestra sociedad, en un movimiento que, a diferencia de otros hechos culturales, iba de abajo a arriba. Y así se puede comprender, por ejemplo, como desde la concepción originaria de una fiesta para la nobleza pasa a ser una fiesta del pueblo.

Esa ir a la raíz profunda del ser de lo taurino es lo que mueve luego al gran pensador cuando pone todo su empeño en que otros intelectuales aborden estos temas. Y así, por ejemplo, como documentadamente explicó Ignacio de Cossío, esa obra magna nunca mejorada del tratado enciclopédico titulada “Los toros. Tratado histórico y técnico” que inició y fundamentó el académico José María de Cossío, surge por empeño muy especial de Ortega y Gasset, quien siguió los trabajos a lo largo de toda su elaboración.

__________________________________

[1] A propósito de esta reflexión práctica y tan ilustrativa de Domingo López Ortega, viene muy a cuento recordar la concepción orteguiana sobre la Tauromaquia, en los té﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ escribi que, adiferenscrito ercas a la verdad taurina que vertebra el pensamiento de Ortega. movimiento que, adiferenérminos que escribió en uno de los epílogos que preparó para la célebre conferencia de Domingo Ortega “El arte de torear”. En aquel texto afirmaba Ortega y Gasset:

“El componente primario de la intuición tauromáquica no es geométrico, sino llamémosle psicológico: es la comprensión del toro. No me refiero con ello al conocimiento de las varias propensiones que los toros manifiestan en sus comportamientos. Este conocimiento no es nativo. Se adquiere en larga experiencia, en suma, se hace. Lo que llamo "comprensión del toro", lo que en ella se comprende cuando se comprende, es su condición genérica de toro. Ahora bien, el toro es el animal que embiste. Comprenderlo es comprender su embestir. Esto es lo que sonará a desesperante perogrullada, porque se da por supuesto que todo el mundo "comprende" la embestida del cornúpeta. Mas el aficionado que en un tentadero se ha puesto alguna vez delante de un becerro añojo saliendo casi indefectiblemente atropellado, si reflexiona un poco sobre su fiasco caerá en la cuenta de que la cosa no es tan perogrullesca. Porque sabe muy bien que no fue el miedo la causa de su torpeza. Un añojo no es máquina suficiente para engendrar temblores. La frustración fue debida a que no "comprendió" la acometida de la res. La vio como el avance de un animal en furia y creyó que la furia del toro es, como la del hombre, ciega. Por eso no supo qué hacer y, en efecto, si el embestir fiel del toro fuera ciego, no habría nada que hacer, como no sea intentar la huida. Pero la furia en el hombre es un estado anormal que le deshumaniza y con frecuencia suspende su capacidad de percatarse. Mas en el toro la furia no es un estado anormal, sino su condición más constitutiva en que llega al grado máximo de sus potencias vitales, entre ellas la visión. El toro es el profesional de la furia y su embestida, lejos de ser ciega, se dirige clarividente al objeto que la provoca, con una acuidad tal que reacciona a los menores movimientos y desplazamientos de éste. Su furia es, pues, una furia dirigida, como la economía actual en no pocos países. Y porque es en el toro dirigida se hace dirigible por parte del torero.

Esto es tan sencillo de decir como de entender y se ha dicho incontables veces y se ha entendido otras tantas. Pero con ello no se ha hecho sino entender unas palabras y absorber una definición, cosas ambas que nada sirven prácticamente delante de una res brava. Lo que hace falta es comprender la embestida en todo momento conforme va efectuándose, y esto implica una compenetración genial, espontánea y valdría decir que instintiva entre el hombre y el animal. Eso es lo que llamo comprensión del toro y no me parece un error considerarla como el don primigenio que el torero de gran fondo encuentra dentro de sí, sin saber cómo, apenas comienza a capear. Como todo lo que es elemental, suele ser dejado a la espalda cuando se intenta esclarecer el misterio de la tauromaquia, pero es evidente que sólo ese don hace posible, de un lado, la intuición de los terrenos, y de otro, el valor del torero. Aquélla, porque sólo entonces tienen para el hombre los movimientos furiosos del toro una dirección precisa y una ley que permiten anticipar su desarrollo y acomodar a éste el propio movimiento o la propia quietud. El valor en el gran torero no tiene nada que ver con la inconsciencia de cualquier mozo insensato, sino que en todo instante se halla bien fundado, como diría Leibniz, a saber, fundado en la lúcida percepción de lo que el toro está queriendo hacer. Como la furia del astado es clarividente, lo es también el valor del diestro ejemplar. Ni pueden ser las cosas de otra manera para que se produzca esa sorprendente unidad entre los dos antagonistas que toda suerte normalmente lograda manifiesta. Ante la furia del bravío animal el aficionado o el mal torero se limitan, cuando más, a articular un ensayo de fuga. El torero egregio, en cambio, se apoya en esa furia como en un muelle y es ella quien sostiene su actuación”.

El anterior texto forma parte del "Borrador para el epílogo del libro de Domingo Ortega El arte del toreo", que finalmente lo incluyó en su obra “La caza y los toros”, editada por Espasa-Calpe por primera vez en 1962, dentro de su colección Austral.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Las esperanzas radican en algunos barones socialistas

La alarma ante el acuerdo PSOE-Podemos


El Pre-acuerdo de Pablo Sánchez y de Pablo Iglesias para formar un Gobierno de coalición, ha levantado las alarmas en todo el mundo de la Tauromaquia. Han bastado 9 palabras para ellos. Es cuando se dice que ese Ejecutivo tiene como una de sus prioridades trabajar por "la garantía de un trato digno a los animales". Ese propósito cuando se pone en boca de Podemos todo el mundo sabe lo que significa; sin ir más lejos, ahí esta su proposición de ley al respecto presentada en el Parlamento de Andalucía. Pero también causa alarma la posición cambiante, por no decir que tibia, de los actuales dirigentes del partido que lidera Pedro Sánchez.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |