Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Una denominación que viene de 1730
Por qué en Bilbao se denominan "Corridas Generales" a las que componen su abono en la Semana Grande
Coloquio sobre la historia taurina de Vizcaya, en el Club Cocherito
En el fondo, forma parte de tantas y tantas tradiciones que se trenzan en torno a la historia del mundo del toro. En ocasiones despierta curiosidad por qué en Bilbao a los festejos que componen su abono de la Semana Grande se le denominan "Corridas Generales". Muy lejos del cliché tópico que algunos adjudican a las "bilbainadas", esa denominación tiene unas raíces históricas y taurinas. Viene de el primer tercio del siglo XVIII y se acuña para diferenciar la fiesta de toros ya reglada y organizada de acuerdo con los criterios de la época, de los anteriores festejos más de orden popular que se venían celebrando.
Actualizado 9 junio 2015  
Redacción   

Dentro de la historia y las tradiciones taurinas de Bilbao, a muchos les llama la atención el nombre con el que se anuncian: “Corridas Generales”. La historiadora  Laura del Rey, que tiene publicada una obra taurina importante, cuenta que dicha denominación apareció por primera vez en 1730.

La historiadora considera que, probablemente, el término se adoptó cuando la fiesta se convirtió en un auténtico espectáculo: “Hasta entonces se lidiaban toros monchinos y navarros por los llamados toreros “ventureros” y el público asistía gratis. A partir de ese momento, los toros se traen de Zamora o Salamanca, los toreros se contratan en Madrid y se empieza a cobrar el espectáculo. Aparece, además, la figura del empresario”.

Estos y otros datos muy interesantes se dieron a conocer en el curso de un coloquio celebrado recientemente en el Club Cocherito  dedicado a la historia taurina de Vizcaya. En este sentido, los intervinientes vinieron a coincidir que en la Vizcaya rural ganaba prestigio quien se atrevía a lidiar toros bravos recogidos en los montes cercanos durante las fiestas patronales.

Moderado por la la profesora de la Universidad de Deusto, Begoña Cava, disertaron Jesús Mª Palacio, autor de “Trucíos: 100 años de toros”; Juan Tomás Sáez “Pikizu”, presidente de la Asociacion Arresi, de Balmaseda; Roberto Hernández, archivero municipal de Portugalete; Roberto Aspiazu, autor de un libro sobre las plazas de toros vizcaínas, y Laura del Rey, autora de la historia de los toros en Bilbao, de los 125 años de la plaza de “Vista Alegre” y de los 100 años del Club Cocherito.

Tras una breve introducción de la profesora Cava en la que hizo hincapié en la importancia cultural de la fiesta taurina “pues genera cultura en otros ámbitos como la pintura, la música, la literatura o la ecología”, se dio paso a los ponentes.

Jesús Mª Palacio recordó cómo, históricamente, se capturaban reses salvajes monchinas para lidiarlas en las fiestas. “La lidia de estas reses se prohibió en 1950, en beneficio de las dehesas castellanas”, comentó. Por otro lado, Juan Tomás Sáez, presentó el libro que ha editado la asociación cultural que preside, con motivo del 60 aniversario de la tragedia ocurrida en Balmaseda, en 1954, cuando se derrumbó la plaza de toros ocasionando 3 muertos y numerosos heridos. Una tragedia que no ha hecho desaparecer la afición taurina de la villa que tiene documentado su primer festejo en 1528.

Por su parte, Roberto Hernández descubrió la existencia de una plaza de toros fija que, con el nombre de “Vista Alegre”, que se construyó en el municipio de Portugalete en 1892 y que se inauguró por el diestro Miguel Baez “Litri”, abuelo del torero actual. Estaba situada frente al hospital San Juan Bautista y tenía capacidad para 5.000 espectadores. “El taurinismo de Portugalete tiene mucho que ver con la condición de plaza veraniega de la villa jarrillera durante la segunda mitad del siglo XIX, con la presencia de la alta burguesía bilbaína antes de que se asentara en Neguri, en la otra margen de la Ría”, dijo el archivero

Finalmente, Roberto Aspiazu insistió en la catalogación de las plazas de toros rurales como auténticos monumentos populares “casi siempre asociados a la presencia cercana de una ermita donde se veneraba al santo patrón del lugar”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Sidney Franklin: el torero yanky
Los toros en la Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1929
Manzanares, 50 años después
El Cordobés y Palomo Linares: la "guerrilla" cincuenta años después
Por qué "Gallito" no fue ganadero de bravo
La alternativa de Ignacio Sánchez Mejías: en la vida y en la muerte
Los Reglamentos de las corridas de toros en la Salamanca del siglo XIX
2019, un año para honrar la memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", el padre del toreo moderno
Los Gallo y Margarita Xirgú: una fiesta en Pino Montano
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |