Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La opinión
Los suspiros de España se reunieron en Valladolid
José Tomás, la encarnación de los misterios del toreo
Una tarde inusual en los tiempos actuales, de la que pueden afirmarse muchas cosas, menos que resultó triunfalista. Pudo haber aciertos y errores, como la vuelta al ruedo del toro de Domingo Hernández. Pero muy por delante de eso resultó un compendio de las distintas formas con las que puede interpretarse el arte del toreo. Todo ello en un clima muy especial, como correspondía a la ocasión, culminado en el 6º de la tarde con un sinfónica interpretación de "Suspiros de España", que en esta ocasión fue mucho más que un pasodoble, fue como un lamento, una oración, por el torero que se nos marchó tan pronto.
Actualizado 5 septiembre 2016  
Antonio Petit Caro   
 Talavante y Morante enseñan el toreo como pedía Víctor Barrio

No sé si fue fruto de la casualidad. Pero si fue una decisión buscada por el director de la Banda, no pudo alumbrarse idea más feliz. Cuando en el 6º de la tarde Alejandro Talavante, así como a la hora en que meses atrás moría Víctor Barrio, iniciaba emotivamente su faena de muleta en los medios, rompió el pasodoble. Una versión de “Suspiros de España” que más que por una banda parecía instrumentada a la manera sinfónica. Tantos eran los matices que sacaban a cada nota, melodiosamente desgranadas, que  ni la emoción que el torero extremeño daba a cada pasaje de su creación, rompía el clima tan especial que se vivió junto al paseo de Zorrilla. Solo faltaba la voz poderosa de doña Concha Piquer proclamando con todo su sentimiento la letra que escribiera Álvarez Cantos.

Era aquello como el colofón necesario para una tarde de importancia, en el que bien podría decirse que se reunieron todos los suspiros de España en el recuerdo y el cariño por quien, rompiendo los linderos de la lógica, acudió con urgencia y juventud a convertirse en héroe. Qué punto final tan bonito. También, tan verdadero.

Salvo para quien no estuvo allí, no resulta una exageración afirmar que se vivió una tarde de gran fiesta alrededor de la Tauromaquia. Con un enorme respeto a la memoria del torero que se nos fue para siempre. Pero también con la emotividad  de quien asiste a una celebración gozosa de la grandiosidad del arte del toreo, en sus distintos modos de entenderse. En absoluto puede afirmarse que resultó una tarde triunfalista.

Algunos, quizá porque no lo vivieron, han llegado a decir que venía a ser como un festival pero vestidos de luces. Respetuosamente discrepo. Fue una corrida desde luego inusual; pero resultó ante todo un compendio de cuánto de arte y de verdad rodea al mundo del toro.

¿Que pudo ser mejorable? Todo puede ser mejorable en esta vida, mientras se tiene. Pero entrar hoy a discernir con detalle si este muletazo tuvo no se sabe cuantos centímetros de menos de los que la ortodoxia exige, carece de sentido. Ya vendrán las cuatro corridas siguientes del abono, con los espadas de este domingo otra vez en el ruedo, para sacar del bolsillo la vara de medir calidades y detalles. Cada cosa en su tiempo y en su día.

Con un público tan amable y educado como el de Valladolid, hacerlo ahora sería como ese invitado a una fiesta que, después de presentar sus elogios y parabienes a la anfitriona, se permite observarle que todo muy bien pero que el canapé de salmón estaba un poco seco, a la tortilla le faltaba un último hervor y las almendras estaban algo revenidas. Una falta de educación, una ordinariez.

No, hoy es lo momento de cantar la belleza plástica de Morante en el manejo de las telas, en esas ocasiones, tal que las de este domingo, en las se reboza de toreo. Cómo fue momento de admirar la sólida figura de José Tomás, pocas zapatillas tan asentadas en el piso como las suyas, desgranando las verdades permanentes del toreo, en una estampa hasta misteriosa. Nadie en su sano juicio puso en duda el poderío de El Juli para llevar dominados a los toros; esta tarde, también lo demostró. O cómo echaremos en el olvido ese binomio de majestuosidad y de improvisación con los que Alejandro Talavante declama sus formas de entender este arte.

Resultó, en suma, una tarde digna de ser vivida con la pasión de los ruedos, con la verdad y con el sentimiento del arte. Una tarde que enaltece los valores principales de la Tauromaquia. De eso se trataba. Y eso se logró. Todos pueden estar contentos. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2016
Cinco ofertas para gestionar La Malagueta
Las Corridas Generales de Bilbao en 2016, de nuevo 8 festejos mayores
Castilla y León promoverá en 2017 la creación de una Cátedra de Tauromaquia
La Fundación del Toro de Lidia recibe 390.000 euros para defender y promocionar la tauromaquia
Alberto Baillères controlará la empresa que gestiona la plaza de Salamanca
La alianza Bailleres-Chopera comienza a actuar
Morante de la Puebla, "hierofante" del toreo, llegó a la cumbre
La "México" tiene un problema. Y no es pequeño
Victorino Martín, Premio Nacional de Tauromaquia 2016
Fernando Benzo, Secretario de Estado de Cultura, mantiene todas las competencias sobre la Fiesta
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |