Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Texto íntegro del discurso de Roberto Domínguez
Las tres razones del maestro para aceptar el homenaje
Roberto Domínguez y el Presidente del Club, con Alfonso C. Saiz de Valdivielso y Javier Aresti
Con un lleno en los salones del Hotel Carlton, el almuerzo anual que organiza el Club Cocherito rIndió homenaje a Roberto Domínguez y a toda su trayectoria en el ruedo bilbaino. Tras las palabras de ofrecimiento del presidente del Club, Antonio Fernández Casado, el torero vallisoletano respondió con un precioso discurso, lleno de emotividad y bien criterio, una pieza cuyo texto íntegro convendría rescatar. En este acto, el Club entregó también sus premios anuales de literatura, periodismo y fotografía.
Actualizado 15 enero 2017  
Juanjo Romano   
 El paso de Roberto Domínguez por Bilbao

El matador de toros vallisoletano Roberto Domínguez arguyó tres razones para haber aceptado el homenaje (“algo hacia lo que soy especialmente arisco”) que le ofreció el Club Cocherito de Bilbao en el transcurso de su almuerzo anual y en reconocimiento a su trayectoria profesional en la Plaza de Toros de Vista Alegre, de Bilbao. La primera de esas razones era la dimensión histórica del propio Club “que ha trascendido en el tiempo a la existencia del torero que le da nombre, cuando son muchas las peñas y clubs taurinos dedicados a toreros que desaparecen cuando se apaga su estrella”.

Robero Domínguez firmando en en libro de honor

La segunda razón tiene mucho que ver con el propio coso bilbaíno y su afición “con los que siempre sentí una cierta afinidad a pesar del miedo que pasaba en esta plaza. Porque hablar de la plaza de Bilbao son palabras mayores”. La tercera y última  era una lección para sus propios hijos, presentes en el acto, que resumió en un consejo que a él mismo le dieron en otros tiempos: “Habla con los que te aplauden cuando estés en lo alto porque necesitarás hablar con ellos cuando esté abajo”.

Texto íntegro 

El texto ìntegro del discurso pronunciado por el diestro vallisoletano es el siguiente:

"Los que me conocen más, saben lo reacio y hasta arisco que me siento para aceptar estos actos, sobre todo cuando se  habla de mí, por eso me es necesario confesarles los tres motivos principales por los que estoy aquí aceptando el recuerdo que ustedes me brindan.

El primero es quién me lo brinda. El Club Cocherito de Bilbao, historia viva, labor social, beneficencia demostrada en varias ocasiones y que dice de una solera y una importancia importantísima, valga la redundancia.

Simplemente recordar que a la sombra de una figura del toreo nueva nacen, se multiplican las peñas, los clubs, asociaciones con las misma fuerza que aparece la figura, pero posteriormente estas peñas, clubs y asociaciones se diluyen de la misma manera que el torero pierde fuerza o termina en el olvido.  El vuestro no. El torero Cocherito de Bilbao fallece 18 años después de la fundación de su Club y ustedes se siguen reuniendo, ya van para 106 años. Eso dice de la importancia y la solera de este Club.

El segundo motivo tan importante es, la afición de Bilbao. Bilbao para mí ha tenido profesionalmente un significado muy especial La Feria de Bilbao son palabras mayores en el mundo del toreo. Toros grandes, hierros legendarios, toros serios, como su afición.

Mucho miedo he pasado aquí. Miedo que en algunas tardes no he podido sacudirme porque me atenazaba entre las cuatro paredes de la habitación donde me vestía de torero para torear en la plaza de Vista Alegre.

Debuté aquí, como ya se ha dicho con una corrida de Pablo Romero y no es difícil encontrar mi nombre colgado en algún cartel para enfrentarme a toros de Miura, Conde de la Corte, Clairac etc, etc …

Cuando ví el cariño y el respeto con el que los aficionados de aquí me saludaban por las calles cuando yo venía a torear los últimos años en la década de los noventa o cuando venía posteriormente a presenciar una corrida de toros o últimamente acompañando a El Juli, cuando ví ese saludo tan cariñoso y respetuoso llegué a pensar que solamente era por mi determinación por decir siempre sí a torear en Bilbao sea cual fuese el compromiso. Me di cuenta con el tiempo que muchas veces es más importante ser que estar. Aunque no se produjera muchas veces el éxito popular, sé, como dice Carlos, que yo caí en el recuerdo siempre del aficionado de Bilbao.

Y el tercer motivo, tan importante como los demás son mis hijos, Victoria y Roberto.

Victoria y Roberto nacieron ajenos al ajetreo del toreo. Ajenos a las dudas, a los miedos, al sufrimiento, al triunfo, a la fama; y aunque son muy jóvenes ya tienen capacidad para entender por qué están aquí hoy. Porque su padre siempre saludó y distinguió a Bilbao de entre todas las plazas del mundo. Porque Bilbao le alentó cuando podía ser, le esperó cuando no era y le aplaudió cuando fue. Bilbao fue muy importante en mi vida y desde aquí quiero decir que en esta época en la que el toro, Quijote vapuleado ahora por la incomprensión, los falsos proteccionistas y por cierta política cobarde y torticera, quiero gritar que me siento bien por haber pertenecido al mundo del toro, que lo soy todo gracias a él y que tengo que dar gracias a Dios por haber salido ileso como torero y como persona.

Y ahora, para terminar me van a dejar que cuente una confesión, una anécdota que en alguna ocasión he comentado con mi amigo Juan Manuel Delgado, con Javier, su esposa y otros aficionados de Bilbao, a los que en alguna ocasión he contado. En mi época de ostracismo, de no encontrarme a mi mismo, de hartarme a esperar ese toro bueno que no salía, porque el bueno tiene que ser el torero, y me perdí en esas circunstancias … en la habitación del exilio tenía unas frases que leía constantemente para darme ánimos, para despertar e intentar, lo que el destino posteriormente me puso en bandeja, el éxito que conseguí; y una se esas frases decía: “cuando vayas subiendo vete saludando a las personas que vas a necesitar cuando bajes”. Yo siempre saludé con cariño y respeto  a Bilbao y seguramente sea esa la razón por la que ahora desde abajo ustedes me brindan este acto". 

Además de una encendida ovación de los presentes en el acto, Roberto Domínguez recibió los parabienes de quien fuera su apoderado Manolo Lozano, que envió un telegrama desde Quito, y el reconocimiento del teniente de alcalde bilbaíno y miembro de la Junta Administrativa de Vista Alegre, Alfonso Gil, quien volvió a reiterar la disposición del Ayuntamiento a consolidar y a activar la fiesta de los toros en la Villa bilbaína.

Lleno en los salones del Hotel Carlton




















Los dos centenares de aficionados que se dieron cita en el almuerzo celebrado en el taurinísimo Hotel Carlton tuvieron ocasión de refrescar su memoria sobre la carrera profesional de Roberto Domínguez a través de un opúsculo que les fue entregado y en el que se recogen las actuaciones bilbaínas del diestro pucelano, desde su debut en un festival del Club Taurino, en 1975, hasta su punto final en agosto de 1992, con toros del Marqués de Domecq y la compañía de Cesar Rincón y Enrique Ponce. Especial mención se hace a la corrida de Miura que lidió en las Corridas Generales de 1979, junto a Manolo Cortés y El Puno, y en la que le cortó una oreja al toro “Capechero”, de más de 600 kilos.

El librito está acompañado de apuntes al natural realizados en su día por Luis García Campos y algunas reseñas de las actuaciones del maestro firmadas por Vicente Zabala, Joaquín Vidal, “Tabaco y Oro”, Antonio Petit o Alfonso Carlos Saiz de Valdivielso, entre otros.

Precisamente, Saiz de Valdivielso--homenajeado en el pasado año--  fue el encargado de glosar la figura de Roberto Domínguez incidiendo en su carácter de “torero de Bilbao” y ponderando su peculiar personalidad que le llevó a tomarse unos años sabáticos para encontrarse a sí mismo como torero y “para descubrirnos que hasta el descabello, oficio de matarifes, puede tener su lado estético”.

Previo al este homenaje, el Club Cocherito de Bilbao hizo entrega de los premios que tiene instituidos: el IV Concurso Literario de Relatos Taurinos ; el II Premio a la Mejor Fotografía Taurina de la Semana Grande, y el II Premio a la Mejor Crítica Taurina de esa misma Semana. El premio literario fue para el riojano residente en Madrid, Sebastián Barranco por su obra “Torero de a pie” y le fue entregado por la presidenta del jurado, Ellen Dulau. El premiado por la Mejor Fotografía fue el reportero del diario “Deia”, Pablo Viñas, que tomó una impresionante instantánea del toro “Corderito” saltando por encima del cuerpo de José Garrido que había ido a recibirlo a porta gayola. Por fin, el analista taurino Alfredo Casas recogió el premio a la Mejor Crítica por su trabajo titulado “Vista Alegre está viva”, publicado en el diario “El Correo Español”, en el que reflejaba fielmente la bronca que la afición propinó a los miembros de la Junta Administrativa del coso bilbaíno por su deficiente gestión.



La jornada cocherista había comenzado con una misa en la iglesia parroquial de San Nicolás, en memoria de los socios fallecidos. A su término se hizo la tradicional foto de familia con el homenajeado, en cuyo honor se bailó el clásico aurresku.

Reportaje gráfico: Manu de Alba

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
Un año que ha sido duro
No se debiera retrasar más la revisión de la figura reglamentaria del indulto del toro
Sólo 9 de los 35 puestos que dejaron Morante y Manzanares han sido para los toreros nuevos
Francisco Rivera "Paquirri" y Ronda: principio y final
Las Ventas: horizonte San Isidro 2019
Los exabruptos de Simón Casas, ante el silencio de la CAM
El inesperado "siete" que Morante hace a las ultimas ferias
Rompe agosto, el mes más taurino del año
Taurodelta reclama daños y perjuicios por lucro cesante durante su gestión en Las Ventas
La historia de toros y toreros del jardín "El Capricho", de la Alameda de Osuna
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |