Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Vigésimo novena del abono
Decepción total: de seis "adolfos", ni uno
Antonio Ferrera en uno de los naturales que se inventó ante el 4º. (Fotos Plaza 1)
Ha sido más que probablemente la corrida mas decepcionante de todo el ciclo madrileño. De los seis toros de Adolfo Martín, que soportaban un cartel atractivo, ni uno tuvo atisbos de alguna virtud y algunos, a mayor abundamiento, con su peligro más o menos encubierto. Cuando eso ocurre con la plaza casi llena, porque a los aficionados le interesaban tres toreros de la terna, la decepción de hace doble. El único rayito de luz se lo inventó Antonio Ferrera toreando con una mano de seda al que hizo 4º. El resto fue un continuado estrellarse de los toreros contra la nada.
Actualizado 9 junio 2017  
Redacción   

MADRID. Vigésimo novena del abono de San Isidro. Casi lleno: 21.796 espectadores (92,2% del aforo). Toros de Adolfo Martín, bien presentados pero decepcionantes de juego, la mayoría con un peligro de los que no llegan al tendido. Antonio Ferrera (de turquesa y oro), silencio y palmas tras dos avisos. Juan Bautista (de verde botella y oro), silencio y silencio. Manuel Escribano (de nazareno y azabache), silencio y silencio.

INCIDENCIAS: Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria y solidaridad con Iñaki Echevarría, el joven héroe español que fue víctima del reciente atentado de Londres.

Decepción grande a plaza casi llena, que es casi una doble decepción. Y todo porque este viernes resultó que era el día del “no” para los toros que cría Adolfo Martín: de seis, ni uno. La realidad fue tan escasa que en la crónica todo lo que vaya más allá de una cuartilla, puro ocupar espacios, nada más.

Los adolfos --cuatro de ellos cinqueños-- no tenían dentro argumento alguno: sin clase, sin apenas recorrido y mal cumpliendo en el caballo; el que salía de ese guión era para rebañar por uno o por otro pitón. Y para colmo alguno demasiado blando, como el 5º, ¿o era quizá lesionado en una mano?

La terna, que era muy esperada por los aficionados --ahí queda el 92% de la plaza ocupada--, no tuvo opción alguna. De hecho, el único momento brillante lo protagonizó Antonio Ferrera con una faena templadísima que literalmente se inventó, cuando nadie la esperaba:  al hilo de las tablas y con el 4º, a base de mucha sabiduría torera, manejando los engaños con mano de seda, sin un tirón ni una aspereza. Luego se tropezó con las espadas y todo quedó en unas palmas. Por cierto, Ferrera se llevó un pitonazo en el costado que le regaló el primero, en su primera embestida.

Reconociéndoles que ambos pusieron empeño por salvar la tarde, nada pudieron anotar Juan Bautista y Manuel Escribano –que se las volvía a ver con los adolfos--, con el mérito de haberlo intentado contra todos los elementos, incluido el peligro sordo de más de uno.

A lo largo de un ciclo tan largo sufrimos corridas malas y muy malas. Pero ninguna tan decepcionante como ésta de Adolfo Martín.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2017
Cornadas de Juan Miguel y Andy Younes
El colombiano Jesús Enrique Colombo corta una oreja
Ginés Marín volvió a convencer a la afición de Madrid
El Rey Felipe VI debutó en el Palco Real, la tarde en la que El Juli demostró su magisterio
San Isidro 2017: El 45% de los toros, cinqueños
Así actuó el Palco de Las Ventas
Ginés Marín se lleva todos los premios
La fallida gesta de Dávila Miura: el hombre dispone y el toro descompone
Las números del primer abono de Simón Casas
Triunfo incontestable de Sergio Galán
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |