Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ramiro Alejandro Celis, "El Niño de Dzununcán"
Elegía a la muerte de un torero desconocido
Ramiro Alejandro Celis. Imagen tomada de www.coneltoro.com.mex
El percance ocurrió el pasado día 30 de mayo, pero no se tuvo noticia hasta el domingo, el día en que sus restos fueron a descansar al cementerio de su pueblo natal. Ha muerto victima de una cornada, que al principio no se terminó de valorar y cuando los médicos pudieron atenderle ya era tarde. Un novillero mexicano que tomaba el nombre de la tierra que le vio nacer: "El Niño de Dzununcán". Ahora su muerte nos vuelve a recodar la verdad permanente del toreo: en este arte nada es ficción, todo es pura realidad, también la muerte. Y la encontró en la soledad del anonimato. Ningún poeta le cantará una elegía. Pero también para él los Anales de la Tauromaquia tienen reservado un lugar. Gloria y paz a ti, torero.
Actualizado 3 julio 2017  
A.P.C.   

Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.
La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
Federico García Lorca
LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS

Ha muerto en el anonimato de los pequeños pueblos. Los clarines no tuvieron ocasión de anunciarnos su muerte, ni las campanas de ninguna catedral han tocado a muerto. Ningún poeta cantará su épica, que la tuvo también gloriosa como todos los que visten de luces. Pero ha muerto un torero. ¿Qué era un torero modesto, un novillero que llevaba sus ilusiones por los puebles de su tierra, prácticamente desconocido hasta casi en su país natal?. Pues sí, pero un torero, al fin.

La noticia nos llega cuando aun no nos hemos repuesto del final inescrutable de la vida de Iván Fandiño. O de cuánto vivimos ahora hace un año en Teruel, con otro joven repleto de ilusiones, que se anunciaba como Víctor Barrio. Y como aquellas, como todas las que se dieron en la historia del toreo, nos conmueve, aunque jamás hubiéramos tenido noticia de su existencia.

Se llamaba Ramiro Alejandro Celis, pero le gustaba anunciarme con una referencia a sus orígenes: "El Niño de Dzununcán”, una población que no llega a los 2.000 habitantes, situadas en los alrededores de la ciudad de Mérida, en la península mexicana de Yucatán. El percance sobrevino en otra población perdida por la geografía azteca. Se llama Dzibikak, una población que apenas reúne a 300 familias, en torno a 1.4000 habitantes. Parece que debió ser en una plaza improvisada,  una de esas empalizadas que son frecuentes por los pueblos, porque entre los edificios singulares de esa población no consta que tuvieran plaza de toros, aunque sí sus tradiciones taurinas.

Ni en la prensa mexicana nos cuentan nada del cartel de aquella tarde, de las circunstancias de su muerte. Más bien parece que fuera un festejo de esos populares que están en la raíz de la tauromaquia mexicana. Tan sólo que recibió un fuerte golpe, que pese a los dolores no le hizo desistir de su intento. Ni ese día ni en los siguientes. Tan sólo unas fechas después, vencido por los dolores crecientes, se puso en mano de los médicos. Pero ya se era tarde: las costillas rotas le habían provocado lesiones muy graves en los pulmones, que la intervención quirúrgica no pudo vencer.

De él tan sólo se tiene una fotografía, vestido de verde y oro con cabos negros. Pero sobre todo con la ilusión en la cara, como quien sueña que llegarán días de vinos y rosas, que ya jamás llegarán. Hoy llorarán su mujer y sus dos hijos, la familia, que fueron los que acompañaron su cuerpo hasta el cementerio de su pueblo.

A lo mejor nadie se acuerda en adelante de su nombre, como ahora tampoco hubo grandes manifestaciones de duelo, que todo discurrió en la soledad de un anonimato que aún no había tenido tiempo de vencer como a él le hubiera gustado: con la espada y la muleta.

Pero sean cuales fueren las circunstancias, una cosa tenemos por verdadera: ha muerto un torero. Y aunque ningún poeta le cante una elegía, Ramiro Alejandro Celis nos ha vuelto a recordar la auténtica verdad del toreo: aquí se muere de verdad. Y se muere por el sueño casi inalcanzable del arte. También cuando el torero resulta desconocido para la mayoría y todo discurre en un pueblo que cuesta trabajo localizar en los mapas. El soñaba que algún le llegaría la gloria; lo que no esperaba es que la gloria definitiva le estuviera aguardando en Dzibikak.

Gloria y paz a este joven novillero, para quien también los Anales de la Tauromaquia tienen reservado un sitio.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
El Juli: los galones del gran mariscal
Manolete, 1947: la última entrevista
1959: de aquel verano peligroso...
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Las Corridas Generales, cuatro hitos para enmarcar un siglo de historia
Gallito: de la vida, el amor y la muerte
La primera celebración taurina en México y su futuro
La Monumental de Sevilla, el sueño de Joselito
San Isidro 1968: cuando Madrid tuvo dos ferias
Los Chicuelo: la memoria del toreo
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas


La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |