Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Cuando una nueva generación se inicia en el toreo
Los Vázquez: historia de una saga
Juan, Pepe Luis, Rafael, Manolo y Antonio Vázquez Garcés flanquean al patriarca de la saga, don José Vázquez Roldán. (Foto: Familia Vázquez-Blog Blanco y Oro)
El debut en público del último eslabón de la dinastía ha reverdecido las ramas de este ancho venero taurino entroncado con el matadero y el arrabal de San Bernardo. Se trata, naturalmente de la saga de los Vázquez, cuyo punto de origen se remonta a finales del siglo XIX, con el banderillero Francisco Vázquez "Vázquez Chico"; su hijo José trató de continuar, pero pronto renunció para integrarse en una de las instituciones sevillanas que más toreros ha formado: el Matadero. De aquel tronco salieron dos grandes figuras, y otros cinco toreros que, con alternativa o sin ellas, dignificaron la profesión. Es lo que aquí nos detalle Álvaro R. del Moral.
Actualizado 1 septiembre 2017  
Álvaro R. del Moral   

¿Quién fue el primer Vázquez torero? Francisco Vázquez, Vázquez Chico en los carteles, fue un banderillero decimonónico y el iniciador de la saga. José Vázquez Roldán, su hijo, también intentó ser torero y aunque no logró alcanzar la gloria sí puede presumir de haber ramificado una dinastía que está a punto de estrenar una rama nueva, quinta generación taurina de una familia de coletudos. Don José fue novillero y matarife en aquel vivero taurino que cosía el arrabal de San Bernardo con el gremio del matadero, mudado al Cerro del Águila desde la Puerta de la Carne. Nacido en 1892, fue padre de una extensa prole en la que descollaron dos figuras clave: Pepe Luis y Manolo Vázquez Garcés.

El primero, fallecido en 2013, es considerado uno de los nudos fundamentales del toreo hispalense además de uno de los artistas más importantes que dio el toreo en el siglo XX. Su hermano Manolo, de alternativa más tardía, sublimó el toreo de frente y restauró los valores añejos del toreo en aquella reaparición –entre 1981 y 1983– sin la que no se podría entender su trascendencia taurina.

Pero hubo otros Vázquez Garcés que vistieron de luces. Rafael, nacido en 1926, se inició como novillero pero no llegó a tomar la alternativa y decidió tomar los palos. Antonio (1933) sí alcanzó el grado de matador de toros. Se lo otorgó su hermano Manolo en las Fallas de Valencia de 1954. No toreó mucho y acabó vistiéndose de plata. La última rama de esta generación fue Juan, que lo intentó como novillero antes de pasarse a las filas de los subalternos a partir de la temporada de 1961.

Pasaron algunos años antes de que irrumpiera una nueva generación: la de los Vázquez Silva, hijos del gran Pepe Luis Vázquez Garcés. Rafael y Juan Antonio llegaron a debutar con picadores. También se presentó en público Ignacio, farmacéutico de profesión, pero un doloroso percance –que le costó la visión de un ojo– frustró su incipiente carrera taurina. Manuel –Lolo para todos– también hizo algún escarceo, pero fue Pepe Luis el único que levantó el vuelo. Su tío Manolo, reaparecido para la ocasión, le dio la alternativa en Sevilla en el 81. Pepe Luis ha vuelto a vestirse de luces durante 2017 logrando uno de los mayores éxitos de su carrera en el Corpus granadino. Pero aún no ha dicho si esa fue la última...

Ha habido un último salto. Otro Pepe Luis Vázquez, nieto del Sócrates de San Bernardo, llegó a presentarse en público –con un nieto de Antonio Bienvenida– aunque ahora enfoca su vida por los terrenos del periodismo. Es su primo segundo, Manuel Vázquez Rodríguez, el último brote de este árbol frondoso. Es hijo de Manuel Vázquez Gago; nieto de Manolo y Andrés Gago; biznieto del señor José, tataranieto de aquel oscuro banderillero que fundó una frondosa saga taurina. Su debut en Higuera de la Sierra, el próximo 16 de septiembre, junto a su tío Pepe Luis, ha animado el cotarro. La suerte, el talento, la afición, el valor y la constancia tendrán la última palabra. Otra historia, la suya propia, comienza ahora.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía” , se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
El Juli: los galones del gran mariscal
Manolete, 1947: la última entrevista
1959: de aquel verano peligroso...
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Las Corridas Generales, cuatro hitos para enmarcar un siglo de historia
Gallito: de la vida, el amor y la muerte
La primera celebración taurina en México y su futuro
La Monumental de Sevilla, el sueño de Joselito
San Isidro 1968: cuando Madrid tuvo dos ferias
Los Chicuelo: la memoria del toreo
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |