Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El importe de las ventas, para el monumento a Ivan Fandiño
El Club Cocherito promueve un libro de homenaje a Miura: historia de 152 años en Bilbao
Con un toro de Miura se consagró Roberto Dominguez en Bilbao. (Apunte de García Campos)
El Club Cocherito ha promovido la edición de un libro homenaje a la ganadería de Miura, cuando se cumplen 152 años de su presentación en Bilbao, a lo largo de los cuales se anunció en 96 ocasiones. El libro es obra de un autor ya reconocido en la literatura taurina: Antonio Fernández Casado. Esta iniciativa servirá, además, para homenajearla memoria de Iván Fandiño: el importe íntegro de las ventas se destinará a colaborar en la escultura que inmortalizará su recuerdo en la plaza de Vista Alegre. Previamente, el Club ha organizado para el 12 de enero un coloquio con Antonio y Eduardo Miura, que al domingo siguiente serán los protagonistas del anual banquete anual del Club.
Actualizado 3 enero 2018  
Redacción   

El próximo viernes, 12 de enero, a partir de las 19.30 horas, dará comienzo en el Club Cocherito de Bilbao los actos de homenaje a la familia Miura, con la presencia de los hermanos Antonio y Eduardo Miura. Como complemento a esta Charla-Coloquio, se presentará el libro: ‘Miura, el toro de Bilbao’, escrito por Antonio Fernández Casado, en el que se levanta acta de cada una de las 96 corridas de toros, y 499 ejemplares de la ganadería sevillana, lidiadas en las plazas de Bilbao, desde su debut en agosto de 1865.

Este libro, iniciativa del Cocherito se venderá al precio de 10€ --más gastos de envío a domicilio--, importe que se destinará íntegramente a ayudar a levantar una escultura que inmortalice la figura de Iván Fandiño, en los accesos al coso de Vista Alegre. El libro sólo estará a la venta en las oficinas del Club Cocherito de Bilbao, donde se podrá adquirir  o reservar en el teléfono: 944 161 447.

Un prototipo del ”toro de Bilbao”

Como un magnifico resumen del contenido de este trabajo histórico, obra de un escritor ya acreditado en la literatura taurina como Antonio Fernández Casado, lo mejor es reproducir aquí la introducción que prologa el trabajo.

Los miuras son los que popularmente mejor representan lo que se conoce como El toro de Bilbao; los que históricamente más han admirado los aficionados a la tauromaquia bilbaína, desde que se corrieran por primera vez en 1865.

Acaba de cumplirse el ciento setenta y cinco aniversario de la fundación de la ganadería miureña. Por lo tanto, hace ciento cincuenta y dos años que estos toros se corrieron por primera vez en la plaza de Hurtado de Amézaga y, a partir de 1983, Vista Alegre, donde se han toreado en al menos noventa y seis ocasiones. Juan Miura Fernández presentó sus fieras en el coso de Abando el mes de agosto de 1883, un año después de su inauguración. Y a las reses sevillanas han medido sus conocimientos en los escenarios bilbaínos las principales figuras del toreo del pasado; es decir, Cayetano Sanz, Frascuelo, Lagartijo, Guerrita, Bombita, Mazzantini, Cástor Jaureguibeitia —nueve corridas—, Joselito, Belmonte, Manolete…

A partir de la desaparición de Manuel Rodríguez, las primeras figuras del escalafón dejaron de anunciarse con los miuras; salvo en algunos gestos puntuales, como Paco Camino, que lo hizo en dos ocasiones en Bilbao, o el Niño de la Capea y Julián López, El Juli, que lo hicieron una única tarde. Desde entonces, solo los han estoqueado algunos espadas de segundo nivel; a los que no les queda otro remedio. Basta recordar la terna encargada de despachar el encierro de Zahariche en agosto de 2017, en Bilbao: Fortes, Román y Leal.

El diestro que en mayor número de funciones ha estoqueado miuras en Bilbao es Lagartijo —catorce tardes—, seguido por Tomás Campuzano —diez funciones—. En nueve ferias se han lidiado las reses miureñas mano a mano, Tomás Campuzano en dos festejos. Y solo en una corrida, tuvieron un único espada, Juan José Padilla, en agosto de 2001.

Únicamente en 1907 se jugaron dos corridas la misma temporada: en la feria Txiki y en las Corridas Generales. En cuatro fiestas se lidió una novillada y una corrida el mismo curso (1912, 1918, 1943 y 1960); en una de estas, se corrieron en un concurso de ganaderías (1976) con motivo del LXXVII aniversario de la fundación de la Junta Administrativa; varias veces en festejos mixtos y solo una tarde se lidiaron ocho ejemplares. En cinco festejos mayores, sirvieron de sobreros.

En Vista Alegre no se corrieron reses de Miura entre 1935 y 1942 —tal vez, por considerarse que, tras la Guerra Civil, los toros disponibles no eran los más adecuados para la tradición de la plaza—, y tampoco entre los años de 1946 y 1958, por desavenencias entre el criador y la Junta Administrativa. En resumen, en las plazas de toros de Bilbao se han lidiado alrededor de quinientas reses miureñas. En cualquier caso, siempre ha sido norma de esta casa no enviar sus reses a Vista Alegre cuando han considerado que no ofrecían las características que su prestigio exigía.

En los ruedos bilbaínos, las reses de Miura han protagonizado numerosas gestas gravadas con letras de oro en la historia de Vista Alegre. En las Corridas Generales de 1883 y 1888 su bravura permitió a Lagartijo y Cara-Ancha ganar un toro de premio. Otro ejemplar destacado, Ventanero, fue estoqueado por Mazzantini el 21 de agosto de 1889, el cual recibió dos varas y derribó reiteradamente al piquero, Badila. En agosto de 1931, el vizcaíno Jaime Noain alcanzó el doctorado con un encierro de la misma ganadería. Uno de los acontecimientos más notables de las Corridas Generales de 1961 fue el festejo miureño lidiado en la cuarta función de la feria. Otro sexteto sobresaliente fue el pasaportado el 25 de agosto de 1963; aquella tarde los seis ejemplares corridos sumaron veintitrés encuentros contra los piqueros. Con su lote correspondiente, Fermín Murillo cortó tres orejas —el mayor éxito de su carrera—. En la feria de 1966 también se lidió una magnífica corrida miureña, con la que sobresalió el baracaldés Rafael Chacarte, que cortó dos apéndices.

El 20 de agosto de 1972, las Corridas Generales se inauguraron con un gran encierro de Eduardo Miura, muy en el tipo de la casa: bien presentado, duro, largo, correoso, cornalón, con poder y de juego noble, al que se midieron dos gladiadores del gusto de los aficionados bilbaínos: José Falcón y Ruiz Miguel.

También Roberto Domínguez ofreció una lección de toreo auténtico en la feria de 1976, al confrontar sus conocimientos con la agresividad de un Miura, de nombre Capechero, al que seccionó las orejas.

Miura envió el mes de agosto de 1985 otro de sus grandes sextetos: de gran arboladura y bravo en el tercio de picas —que derribó repetidamente a los jacos—, lo que no impidió que los diestros se luciesen moviendo la pañosa. Entre los ejemplares más bravos, sobresalió un ejemplar colorao, ojo de perdiz, cuajado y serio, Carnicero, que pasará a la historia de Vista Alegre por su impenitente enfrentamiento con los varilargueros, que obligó a los subalternos a colear para conseguir retirarle de los caballos. El 29 de agosto de 1988, otro miura —bien armado y encastado—, de nombre Forrajero, fue premiado con la vuelta al anillo, después de que Tomás Campuzano se hiciese merecedor de sus dos orejas[1]. La corrida fue seria y encastada. Dos ejemplares resultaron boyantes y dejaron torear con la flámula; a uno de ellos el diestro de Gerena le realizó una gran faena de muleta.

Al menos desde que se tienen noticias fiables, las reses de Miura han sido galardonadas con tres premios del Club Cocherito de Bilbao al Toro más bravo, y en una ocasión con el galardón de la Junta Administrativa A la corrida más completa y brava de las Corridas generales. Además, en siete ocasiones han sido premiados con la vuelta al ruedo. Y solo han consentido que les corten cincuenta y dos orejas. Una cada diez toros.

[1] Además de Campuzano, formaban el cartel Ruiz Miguel y Dámaso González.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
Antonio Fernández Casado ingresa en la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País
El Club Cocherito homenajea a Victorino Martin y a "El Juli" con dos ensayos biográficos
Toros y poesía en México
"Crónicas volcánicas", la apuesta literaria de Zabala de la Serna
Luis Carlos Peris recibe el premio de periodismo taurino "Manuel Ramírez"
La figura del Presidente, en un oportuno estudio jurídico del profesor Hurtado González
La Tauromaquia vista por un pensador: "A la luz del toreo"
Sevilla en la primavera soñada de José María Requena
"Vida y arte de Conchita Cintrón", por Paco Montero
Yo, . . . El toro de lidia
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |