Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un poema del mexicano Gonzalo Ramos Aranda
Yo, . . . El toro de lidia
Dedicado a Roberto Valadez (Rob Vala), como reconocimiento a sus 29 años de lucha en el periodismo deportivo y taurino, el poema "Yo… El toro de lidia" es una obra del escritor mexicano Gonzalo Ramos Aranda, que buena parte de su obra la tiene dedicada a la temática taurina. Habitual de los principales espacios para los colectivos de escritores y poetas, tiene en su haber poemas de una particular sensibilidad, como el que dedicó a la muerte de Iván Fandiño. El autor ilustra su obra con una fotografía de "Cobradiezmos", el ya celebre toro de Victorino Martín indultado en la Maestranza de Sevilla.
Actualizado 25 febrero 2018  
Gonzalo Ramos Aranda   

“Antitaurinos, . . . entiendan, no quiero que me “defiendan”.

Milenario es mi origen,
herencia, genes, me rigen,
casta, temple, más nobleza,
fertilidad, fortaleza.

Soy bien criado, pa’ la lidia,
por expertos, sin perfidia,
mi Dios, mi fiel ganadero,
son mi sol y mi lucero.

Ecológico he brotado,
animal superdotado,
naturaleza me abraza,
campo bravo, digna casa.

El pecuario, preparado,
cuida mi germen sagrado,
rey, guardián, de la dehesa,
me dan trato de princesa.

Escuchen “antitaurinos”
les pido, no sean cretinos,
no quiero que me “defiendan”,
espero que, ya, lo entiendan.

Su violencia me perturba,
sus acciones son de turba,
¿qué es lo que no comprenden?,
me agravian, vejan, me ofenden.

Becerro, novillo, toro,
trayectoria del decoro,
orgullo de una raigambre,
no solo derramo sangre.

Soy factor de economía,
miren que estampa la mía,
genero fuentes de empleo,
es por eso que me esmero.

En decirles que se alejen,
que mi destino entorpecen,
que yo necesito paz,
que no se “molesten” más.

Mi dote es la tauromaquia,
tradición, destreza, magia,
estoy apegado al arte
del ser humano, baluarte.

Goya, Picasso, Manet,
Bécquer, Ortega y Gasset,
siguiendo mi derrotero,
Garcia Lorca, hasta Botero.

Tinta, lienzo estilizado,
me han inmortalizado,
poesía, pintura, escultura,
cine, canto, partitura.

Con nota, pauta preclara,
el Maestro Agustín Lara,
musicalizó mi nombre,
con sonoro paso doble.

Falso lo que se asegura,
de que la lidia es tortura,
torero, astado, igualdad,
en tal brega, paridad.

Peligro hay en la corrida,
liturgia, herida, la vida.
pregúntenle a Manolete,
mi cornamenta, . . . su muerte.

De esto nadie se asombre,
la lucha de bestia, hombre,
se remonta a la prehistoria,
¡por Dios, hagamos memoria!

“Antitaurinos”, entiendan,
no quiero que me “defiendan”,
me defiendo yo solito,
soy toro bravo bendito.

La fiesta es sublimación,
maestría de una ensoñación,
debo seguir mi destino,
que es divino, que es taurino.

Deseo, andar por la plaza,
mostrar mi trapío, mi raza,
mi encaste cubrir de gloria,
pasar mi especie a la historia.

Suplico, pues, que se ilustren,
busco, digno, que me indulten
y, si tal ansia . . . no es buena,
sueño morir en la arena.

Capote, tela en el cielo,
déjenme cumplir mi anhelo,
vuelta al ruedo, arrastre lento,
les diré lo que, yo, siento:

Toro de lidia he nacido,
t
oro de lidia he crecido,
sirvo pa’ la fiesta brava,
usanza que no se acaba.

Escuchen “antitaurinos”,
de violencia y desatinos,
veganos, animalistas,
ignorantes, fatalistas.

Entes de doble moral,
que parecen de arrabal,
se miran mal mojigatos,
cuiden sus perros, sus gatos.

Yo, prefiero a los toreros,
que a “políticos choreros”,
que trafican con los votos
de ciudadanos devotos.

Aprendan de la cultura,
del toreo, que es de altura,
¡vengan los niños a mí,
que sepan porqué nací!

“Antitaurinos”, entiendan,
no quiero que me “defiendan”,
su inconsciencia y sin razón,
provocará . . . mi extinción.

* El término chorero en lenguaje coloquial  quiere decir persona que miente, presume lo que no es cierto.    

Gonzalo Ramos Aranda (México 1960) es licenciado en Derecho, escritor y poeta. Tiene una amplia obra publicada, entre otros espacios en Poéticous, una comunidad de amantes de la literatura, que presta una especial a la poesía, tanto en lengua española como en inglés.


Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
El Club Cocherito homenajea a Victorino Martin y a "El Juli" con dos ensayos biográficos
Toros y poesía en México
"Crónicas volcánicas", la apuesta literaria de Zabala de la Serna
Luis Carlos Peris recibe el premio de periodismo taurino "Manuel Ramírez"
La figura del Presidente, en un oportuno estudio jurídico del profesor Hurtado González
La Tauromaquia vista por un pensador: "A la luz del toreo"
Sevilla en la primavera soñada de José María Requena
"Vida y arte de Conchita Cintrón", por Paco Montero
"Mañana seré libre", memoria viva de Iván Fandiño y más cosas
Enrique Ponce apoya el monumento a Iván Fandiño en Bilbao
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |