Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Se cumplen 150 años de su nacimiento
La novia de Reverte tiene un pañuelo
Retrato de Antonio Reverte (Archivo de la hermandad de la Vera Cruz, de Alcalá del Río).
Se han cumplido 150 años del nacimiento de Antonio Reverte (Sevilla, 28 de abril de 1870-Madid, 13 de septiembre de 1903), el celebérrimo matador de toros de la localidad sevillana de Alcalá del Río. Para su época, fue un adelanto en cuanto a fama, hasta podría decirse que fue el primer torero mediático, como aquí explica con acierto Álvaro R. del Moral. Y fuera de los ruedos encarnó a una personalidad apasionante. "No fue el mejor matador de su época, pero sí pudo ser el más querido, el que más cobraba, adelantando incluso al califa Guerrita, dictador absoluto de aquel tramo de la historia del toreo".
Actualizado 29 abril 2018  
Álvaro R. del Moral   
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

El popular torero de los cantares,

de talle de palmera y ojos de moro, 

todo resplandeciente de seda y oro 

bajo los resplandecientes rayos solares.

 

Con su muleta barre los costillares, 

mientras Sevilla entera le aplaude en coro, 

y airado se revuelve, bramando, 

el toro rozando con sus astas los alamares.

 

Liada la muleta tiene Reverte,

y enfilado el estoque para dar muerte 

y tender a sus plantas a su enemigo...

 

Y, rasgando el silencio, de pronto, suena 

una voz femenina, rota de pena:

¡No te tires, Reverte; vente conmigo!.

Francisco Villaespesa

La novia de Reverte tiene un pañuelo con cuatro picadores, Reverte en medio...La copla pertenece al imaginario popular y certifica la fama, que trascendió de su propia trayectoria en los ruedos, de un matador de leyenda que, como tantos inmortales, murió prematuramente, víctima de un tumor hepático, el 13 de septiembre de 1903. Había nacido 35 años antes --el sábado 28 de abril hizo siglo y medio-- en Alcalá del Río, localidad con la que mantuvo unos estrechos lazos de afecto que se no interrumpieron con su temprana muerte. Los restos de Reverte reposan en la capilla de San Gregorio de Osset, a los pies del Cristo de la Vera Cruz y la Virgen de las Angustias, la hermandad y las imágenes a las que tanto quiso y tanto dio en vida.

 

Hablar del diestro ilipense implica describir una personalidad poliédrica, inquieta, curiosa, apasionante, excesiva, exuberante... Antonio Reverte fue, visto desde los parámetros de hoy, todo un famoso, el primer torero mediático... Posiblemente no fue el mejor matador de su época, pero sí pudo ser el más querido, el que más cobraba, adelantando incluso al califa Guerrita, dictador absoluto de aquel tramo de la historia del toreo. 

 

Los amores de Reverte se cantaron en coplas y sus ocurrencias forman parte de la memoria sentimental del pueblo que le vio nacer. El torero se presentó allí un día, montado en un globo aerostático que pilotaba un exótico negro. Suyo fue el primer automóvil que se vio en Alcalá y en Sevilla. Suya, también, la primera línea telefónica que unió la capital con la localidad ribereña y suya, definitivamente, la insólita idea –completamente madurada– de llevar a la cofradía de la Vera Cruz, con sus nazarenos y sus pasos montados en una barcaza, a hacer estación de penitencia a la mismísima Catedral de Sevilla. Habría sido la mejor manera de estrenar el suntuoso palio de las hermanas Antúnez que había encargado el famoso matador para la Virgen de las Angustias. El fastuoso dosel, que superaba en riqueza a los palios sevillanos de la época, se estreno el Jueves Santo de 1904 pero Reverte ya no pudo verlo...

 

Pero... ¿Quién fue taurinamente Antonio Reverte? ¿Dónde cimentó su fama? Irrumpe en los ruedos en coincidencia con la hegemonía de Rafael Guerra “Guerrita”, II Califa del toreo, que apadrinó su alternativa en la plaza de la Corte el 16 de septiembre de 1891 cediéndole un toro de la Viuda de Saltillo. El diestro de Alcalá del Río, que llegó mermado de facultades al doctorado por una sucesión de cogidas que llegaron a retrasar la ceremonia, fue juzgado severamente por la crítica de la época, que no supo atisbar el poderoso atractivo que iba a despertar en los públicos en las ocho temporadas de su apogeo. 

 

Reverte y su cuadrilla, en la plaza de Jerez

Reverte coincide con toreros como Antonio Fuentes, el malogrado Manolillo Espartero --muerto por un toro de Miura en 1894-- o Mazzantini, aquel torero, excelente estoqueador, que llegó a gobernador civil. El impávido valor de Reverte tapaba todas sus carencias. Sus recortes capote al brazo y las fulminantes estocadas forman parte de una particular puesta en escena, a la que se añadía un impresionante carisma que rendía a los públicos. Hay que volver a la figura totémica de Guerrita, que diría de él: “Yo no tuve oposición en el mundo de los toros, ningún torero me hizo sombra, pero con Reverte fue con el único que me dolió la cabeza”.

 

La vida taurina de Reverte, de alguna manera, concluyó el 3 de septiembre de 1899 en la plaza francesa de Bayona. El diestro ilipense se anunciaba, una vez más, con el todopoderoso Guerra --que se retiraría para siempre algunas semanas después en Zaragoza-- para despachar una corrida de Eduardo Ybarra. Reverte fue herido por el segundo cuando se desplantaba tras la estocada. La cornada, gravísima, puso en peligro su vida primero, la pierna después... La insistencia de unos médicos españoles impidió que le amputaran el miembro herido. Pero ya nada fue igual... 

 

La convalecencia del percance le mantuvo alejado de los ruedos año y medio. Pero Reverte quería volver a los toros y se prueba con aparente éxito en la plaza de Badajoz. Finalmente, el 28 de abril de 1901, el mismo día de su 33 cumpleaños, volvía a enfundarse el vestido de torear en el coso lisboeta de Campo Pequeno. Pero a Reverte, que ya no era el mismo en la cara de los toros, le quedaba muy poco tiempo. En 1902 se verifica su última temporada formal, incluyendo una incursión americana. En 1903, lo que no logró el toro de Ybarra lo haría un tumor de hígado. Su memoria permanece viva. 

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
Una polémica para recordar: las singularidades de "Gallito" y de Belmonte
Curro Romero: de mancebo de botica a hijo predilecto de Andalucía
La tarde cumbre de Diego Puerta, con la que se consagró en Sevilla hace 50 años
Rafael "El Gallo" proclamado como "un torero colosal", en su presentación en la Plaza México
Diego Puerta y su idilio permanente con Pamplona
La primavera mágica de Curro en la Maestranza
Manuel Fuentes "Bocanegra", o la gallardía ante los compromisos
Antonio Montes, un precursor en el toreo
Ricardo Torres "Bombita", el toreo de los tiempos de "Guerrita" hasta la llegada de José y Juan
Cayetano Sanz, la primera figura que Madrid dio al toreo, venciendo todas las reticencias
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |