Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Mejor recordar a El Cid con "Borgoñés"
Sobran los motivos
El Cid, con los de La Quinta. (Plaza 1)
Igual de importante que llegar, es mantenerse y es también saber decir adiós. Pero dejarlo en lo más alto no es fácil, al contrario, resulta casi imposible. Esta verdad que puede aplicarse a cualquier circunstancia de la vida, parece como pensada para el mundo del toro. Y así, se comprueba que tan difícil resulta alcanzar la cumbre como luego dejarlo en el momento justo. Lo explica con buen tino Juan J. Sánchez-Ocaña en su comentario, nacido tras la actuación que el miércoles "El Cid" tuvo en Las Ventas, del que se declara admirador, pero quiere recordarle en su mítica faena a "Borgoñés", va ya para una década.
Actualizado 10 mayo 2018  
Juan J. Sánchez Sánchez-Ocaña   
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

En el toreo, como en casi todo en la vida, es igual de importante llegar, mantenerse y saber decir adiós. Dejarlo en lo más alto no es fácil, al contrario, resulta casi imposible. Tampoco es necesario, ni bueno. Alguien que alcanza cotas muy altas en lo que hace, si está al 80% de esas cotas aún tiene cosas que decir, aún es interesante. Andrés Iniesta, por ejemplo (escribo de pie). Pero dejarlo en lo más bajo es un desastre; no saber ver que el momento ha llegado es catastrófico. 

 

Tampoco debe ser fácil verlo cuando alrededor sólo hay una piara de pelotas que, aunque uno esté como Cagancho en Almagro, siempre encuentra un piropo, una excusa o un culpable. ¡Resucitó! Y cuando, hagas lo que hagas y petardo tras petardo, sigues toreando en todas las ferias importantes, y a pares en Sevilla y Madrid.

 

Pero hay que saber bajarse, parar, dejarlo cuando aún el recuerdo de lo bueno que fue no está del todo tapado por el desastre que es hoy. El Cid no está, desde hace tiempo. Hace el paseíllo, sí. Y hasta ahí. Luego es una sucesión de guiñás, y una colección depasos atrás. Si es que hay tardes que parece que le cangrejeaa los toros, como en una madrugápermanente.

 

No será la última como pedía anoche en su crónica Madueño[1], por compasión, pero debería ser el último San Isidro. Para que lo que nos quede en el recuerdo en 10 años sea “El Cid” y no las moviolas afandiladas, pero sin banderillas de por medio. Y yo he sido muy de El Cid.

 

[1] Juan Diego Madueño. “Que sea la última tarde de El Cid, por compasión”.En elespañol.com

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Media de remate
Toros y coronavirus
Faenas de una y media
Surfear un tsunami
Ali Babá en los abonos de Madrid
La revolución de la sonrisa
¿Quién manda en el toreo?
Cuatro mentiras y una verdad (en 27 palabras)
Lo que queda en el recuerdo 32 tardes después
El palco de Madrid, de pañuelo verde
Antonio Ferrera, torero total
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |