Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Décimo octava del abono de San Isidro
Talavante y López Simón, una doble Puerta Grande en otra tarde de agua
Talavante y López Simón, una doble Puerta Grande, en otro día de lluvia (Plaza 1)
Después del puñetazo encima de la mesa que dio el jueves "El Juli", no era fácil volver a sorprender 24 horas después. Pues sí hubo sorpresas. Habría que ponerse a incluir muchos matices, que no todos los triunfos tienen los mismos quilates, pero este viernes los aficionados vieron recompensados sus esfuerzo de aguantar otro festejo bajo el diluvio. Y los toreros jugándose el físico en un ruedo impracticable, que hubiera justificado la suspensión. En esas condiciones asistimos a una doble Puerta Grande, las de Alejandro Talavante y López Simón.
Actualizado 25 mayo 2018  
Redacción   
  "El Juli" con una faena memorable alcanza la unanimidad en Las Ventas
 Roca Rey viene para mandar
 Una tarde plana, pero al menos breve
 Los de Alcurrucén se quedaron lejos de lo ofrecido otras veces

MADRID. Décimo octava del abono de San Isidro. Casi lleno: 22.636 espectadores (95,8% del aforo). Cinco toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presentación y juego, y 1 sobrero (3º bis), del Conde Mayalde, grande y de poca raza. Juan Bautista (de azul Bilbao y oro), silencio y ovación. Alejandro Talavante (de  tabaco y oro), dos orejas y ovación. Alberto López Simón (de azul cobalto y oro), una oreja y una oreja. Talavante y López Simón salieron a hombros por la Puerta Grande. 

Tras concluir el paseíllo, los aficionados obligaron a Talavante a saludar desde el tercio. Tras la muerte del 3º, López Simón tuvo que ser asistido en la Enfermería de contusiones múltiples, que no le impidieron volver al ruedo. 

Llovió con mucha fuerza a partir de la lidia del 4º. El ruedo quedó absolutamente impracticable, como para haber suspendido la corrida.

Desde la meseta de toriles asistió al festejo la Infanta doña Elena, que aguantó bajo la lluvia hasta el final.

 

Con todos los elementos a la contra y sin esa corrida ideal que sueñan los toreros, Alejandro Talavante y López Simón han abierto en esta decimo octava del abono la Puerta de la gloria que lleva hasta la calle de Alcalá. La plaza casi llena, a un escaso 5% del “No hay billetes”. Y el personal con santa paciencia y mucha afición, porque aguantar empapados y sin que decayera el entusiasmo en los tendidos la segunda parte del festejo, tiene mucho mérito.

 

¿Ha sido una tarde de ensueño? Pues, según se mire. A parte del incordio de mojarse, que no es poco en un espectáculo de lujo, a  lo largo de la función hubo de todo. Incluso, a las propias faenas que recibieron premios, también se le podrían poner sus peros. Menores, desde luego.

 

Sin ir más lejos, a Talavante se le ha visto en Madrid torear mejor y más rotundo que este viernes. Pero en esta ocasión hubo una vibración, un enganche con el personal, como pocas veces. Entregado el torero, supo aprovechar a un toro que fue a más y acabó repitiendo con humillación. Pero claro, había que ponerse en el sitio adecuado, que suele ser siempre el de más riesgo. El torero lo hizo y por eso hubo series verdaderamente soberbias, sobre todo con la mano derecha. Toreo muy por abajo, ralentizando el tiempo y los movimientos, para acabar todo lo atrás que le permitía el brazo. El final de la faena, muy torero, completó la cosa. En dos tiempos, dejó toda la espada arriba y en buen sitio, y la afición, que aún no se había mojado, vistió la plaza de blanco.

 

Pero como por algo tenía tanto interés en volver a Las Ventas, también lo intentó con el 5º, ya en medio de la lluvia y con el barrizal del ruedo. Con un “cuvillo” muy serio pero que ni humillaba ni tenía clase, buscó redondear la tarde. En los inicios parecía que podía ir a más, pero su enemigo daba poquito de sí. En esta ocasión, tuvo que echar mano de la habilidad para meter la espada.

 

En su primera comparecencia en esta plaza, en estas páginas ya se escribió que López Simón había avanzado mucho en el oficio en esta nueva etapa. Hoy lo ha demostrado. Hoy se pudieron comprobar tales avances. Con un toreo mucho más pausado, más sentido cabría añadir, mantuvo sin embargo la frescura de antes. Y de ahí nació la inmediata conexión con los tendidos.

 

Al primero de su lote, un armario cinqueño y corraleado, sin clase ni fondo,  con el hierro del Conde de Mayalde,  le plantó cara desde el comienzo. Sobre todo con la mano derecha dejó tres tandas muy logradas, a costa de un tremendo revolcón --ahí es nada que se te acueste encima un animal con 600 kilos--, que luego se volvió a repetir al entregarse a la hora de matar.  Mérito tuvo su labor con el que cerró la tarde, un jabonero grandón y siempre exigente, que fue a más. Acertó en las muletazos por abajo largos y muy templados, que encarrilaron el futuro comportamiento del “cuvillo”. López Simón también fue a más, siempre muy reunido, sin dejar que le puntearan los engaños, siempre ofreciendo la muleta plana. A este le recetó un espadazo en la misma yema, que por sí mismo ya valía la oreja.

 

Lo que es casi tradición, en esta ocasión ha fallado. Juan Bautista no pudo cuajar bajo el diluvio al 4º. Su faena fue de menos a más, para concluir en un punto excelente, aunque fuera un tanto con el toreo accesorio. Lo pinchó  ante dejar una entera al recibir. Con la que estaba cayendo era imposible conseguir una reacción más entusiasta del personal, que bastante tenía con ponerse a resguardo. En tu primer turno, con un animal noble pero sosísimo, sólo se pudo a ver la versión pulcra y técnica de este torero.

 

Como habrá podido deducir el paciente lector, la corrida de Núñez del Cuvillo no respondió a las expectativas habituales. Primero porque eran de una presentación en tobogán, en el que los había de todos los tamaños. Un animal atascadísimo de kilos como el 1º, que siendo noble no se sacudió ni un minuto su sosería extrema. Más en su línea de siempre --o a lo mejor hay que decir que de antes, porque el tipo zootécnico parece como si la fueran cambiando paulatinamente--, el 2º fue un gran toro para el torero, para el ganadero menos, que resultó deslucido en el caballo. El 4º, se movía sin humillar, de un lado para otro sin nada que contar. El 5º, otro toro fuerte de presencia, ni humillaba ni tenía clase dentro. Y el 6º, otro grandón, tenía su cuota de aspereza, pero durante la lidia cambio algo a mejor. Del sobrero cinqueño lo mejor que se puede escribir es que ya no se volverá a enchiquerar. Eso que ganan los toreros que quedan por anunciarse.


Otro sí:

Las excusas (innecesarias) de Talavante


Resulta encomiable que, después de hacer dos paseíllos en el abono, un torero como Alejandro Talavante haya aceptado sustituir este viernes a un compañero --Paco Ureña-- que ha tenido que ser intervenido por una lesión. Lo que llama la atención es que algo tan normal en el mundo del toro, haya suscitado tantas suspicacias en algunos, como para que el torero tuviera que presentar una especie de excusas: asegurar que va “donar los beneficios de su actuación a una entidad necesitada de Extremadura aún por designar”. 

Encomiable la solidaridad, aunque ni el mismo donante sepa a quien hará la donación. Pero no hay de nada de qué disculparse. La empresa y su apoderado se han puesto de acuerdo y el torero ha aceptado el contrato. Lo que luego el torero haga con sus dineros es cosa suya.  Eso es todo. Y punto. 

De hecho, no deja de ser significativo que al concluir el paseíllo los aficionados obligaran a Alejandro Talavante a saludar desde el tercio.

 
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2018
Los carteles del abono de Sevilla ya están a punto de horno
Roca Rey-Adolfo Martín, el plato fuerte del bombo de Simón Casas
Importante sentencia del TC: anula los artículos fundamentales de la ley antitaurina de Baleares
Ministro de Cultura: "El Gobierno no va a suprimir los toros"
Teresa Ribera: "Estoy a favor de prohibir la caza y los toros"
Juan José Padilla, Premio Nacional de Tauromaquia 2018
Roca Rey gana el X Premio Paquiro
Apoteosis de Juan José Padilla en su ultima tarde
"El Juli", torero y entregado, pero sin redondear la tarde
Rubén Pinar, herido muy grave en Madrid
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |