Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Cuando pasan tres meses del nuevo Gobierno
El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende
Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.
Actualizado 13 agosto 2018  
Redacción   
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

No resulta precisamente ninguna novedad que en cuanto guarda relación con la Tauromaquia vivimos unos tiempos nuevos. Las circunstancias del país y del propio mundo del toro, han cambiado de una forma apreciable. Sin embargo, resulta poco efectivo debatir si son tiempos mejores o peores que  los pasados. Son los que nos tocan y a ellos hay que adaptarse, fuera de añoranzas inútiles. Por eso, constituye una obviedad afirmar que a tiempos nuevos le corresponden estrategias y decisiones nuevas. Lo contrario no pasaría de ser un inútil anacronismo.

 

Ha cambiado por completo el entorno político, ha cambiado el escenario de la Fiesta con los grandes movimientos empresariales, nos ha cambiado, en fin, las raíces mismas del toreo como actividad social y económica. De poco vale remontarnos con añoranza a la revolución de gallistas y belmontistas, o a la que trajeron Manolete o “El Cordobés”. Un siglo después parece evidente que todos los cambios que han producido en nuestra sociedad nos obliga a mirar hacia el futuro de una forma diferente.

 

Entre la crisis económica, que para muchas familias aun colea, y los precios a los que se han puesto las entradas, todo ello adobado en un clima socialmente enrarecido por algunos ante la pasividad de una mayoría, las cosas no pueden permanecer iguales por mucho tiempo, a poca responsabilidad que tengan los taurinos y las propias instituciones.

 

Llevamos ya tres meses largos con un nuevo Gobierno y aún no sabemos siquiera cómo piensan taurinamente los nuevos responsables en la materia. Ni en las redes sociales se localiza un pequeño rastro que sirva de orientación. Un confuso mensaje en Twitter  de un ministro, o la decisión de mantener el Congreso Internacional de Murcia --organizado por el Gobierno anterior--, no constituyen medida suficiente para conocer con que brújula se mueven. Desde luego, entusiasmo no se les ve por ninguna parte. 

 

Sin embargo, los que han llegado al Ejecutivo no pueden olvidar que cuentan con instrumentos importantes, sobre la base de la vigente Ley taurina 18/2013, con la que la Tauromaquia entró por la puerta grande entre las disciplinas de la Cultura y del patrimonio de España. Si se tiene voluntad política de hacerlo, este basamento institucional, del que en ocasiones parece que no hemos tomado cuenta suficientemente, abre puertas hasta ahora inéditas, siquiera sea porque nunca hasta ahora el poder civil se había comprometido a tanto en la defensa de la Fiesta.

 

Tiene toda lógica que con la inestabilidad política de los dos últimos años, no se hayan adoptado grandes decisiones. De hecho, tan sólo se recuerda una: el importante y documentado informe sobre la Tauromaquia y los menores, que el entonces Secretario de Estado de Cultura presentó el pasado mes de abril en la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos. ¿No ha llegado el momento de dar nuevos pasos y adoptar nuevas decisiones?

 

En este contexto, los nuevos responsables institucionales de los asuntos taurinos aún no se han pronunciado con hechos, ni para mal, ni para bien. Sin embargo, hay un amplísimo capítulo de decisiones pendientes de materializarse. Se trata de ese amplio número de proyectos en curso, sobre los que se estuvo trabajando en el pasado: el estudio acerca de las directrices para la adjudicación de las plazas, el futuro de las Escuelas Taurinas dentro del campo de la Formación Profesional, las líneas maestras para una reforma del vigente Reglamento, el desarrollo del PENTAURO, que sigue siendo la mejor herramienta con la que ahora se cuenta para que el Estado cumpla la obligación adquirida por ley de trabajar por la preservación y la defensa de la Tauromaquia. Trabajos pendiente pra inmcluir en la agenda los hay en abundancia, sin necesidad de ninguna ocurrencia: la hoja de ruta esta escrita, pero sigue pendiente.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Los inconcebibles números taurinos de Sanidad
Con la que está cayendo, la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos está desaparecida
El sudoku de 1 espectador cada 9 metros cuadrados
¿Seguro que frente a la crisis del Covid 19 ahora toca la autorregulación de la Tauromaquia?
Toca comenzar a trabajar desde ahora en "el día después"
La alarma ante el acuerdo PSOE-Podemos
La hora de los despachos
La absoluta falta de transparencia del negocio taurino
El cruce de los caminos de la Tauromaquia y la Política
El "bombo" no es el "bálsamo de Fierabrás" para todos los males
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |