Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA. Séptima del ciclo feriado
Dos horas y media de casi nada...
Álvaro Lorenzo dejó los momentos lucidos de la tarde. (Maestranza-Pagés)
La entrega y el buen concepto del joven diestro toledano Álvaro Lorenzo fue la única luz de otro festejo interminable en el que falló estrepitosamente la corrida de El Pilar. A Pepe Moral se le vio haciendo un gran esfuerzo aunque falto de la fluidez de ideas de otras tardes; Ginés Marín e mostró pulcro y compuestito y poco más.
Actualizado 8 mayo 2019  
  
 Un riojano entra en Sevilla
 Emilio de Justo, dos faenas sin premio
 Roca Rey, oro del Perú
 El Juli, una Puerta del Príncipe matizable

SEVILLA.Séptima del ciclo feriado. Menos de media entrada en tarde primaveral y progresivamente fresca.

Toros de El Pilar, muy bien presentados y de juego decepcionante en líneas generales. El primero no pasó de ser un buey de carreta; soso, distraído y a su aire el segundo; manso y blando el tercero; de más a menos el rebrincado cuarto; noble el quinto, pero tan soso como el tardo sexto.

Pepe Moral (de añil y oro), silencio en ambos Álvaro Lorenzo (de pistacho y oro), vuelta al ruedo y ovación tras aviso. Ginés Marín (de marino y oro), silencio y silencio.

Incidencias: Dentro de una tarde discreta y mejorable para las cuadrillas destacó el picador Manuel Carbonell.

 

La calma y el sosiego que se vivía en la calle Adriano –parecía una mañana plácida de domingo- era el mejor espejo de los tiritones que había en la taquilla. Los festejos de relleno son eso: mero relleno que en otros tiempos ofrecía una sustanciosa rentabilidad a la empresa al amparo de aquel poderoso abono que se marchó, no sabemos si para no volver. A pesar de todo, el cartel no dejaba de tener ciertos alicientes para el aficionado. Pepe Moral, el valeroso diestro palaciego, volvía a la misma plaza que le había visto salir triunfador los dos últimos años. Álvaro Lorenzo, uno de los valores más sólidos de la cantera, también repetía en Sevilla después de un año de barbecho avalado por algunos triunfos sonantes. También tenía su interés comprobar si Ginés Marín, prematuramente ungido como figura en ciernes, se había sacudido los fantasmas que le hicieron vagar como alma en pena gran parte de la temporada anterior...

 

Al final el único destello reseñable de este nuevo festejo interminable fue la entrega y el excelente corte de torero de Lorenzo, que mostró sus mejores credenciales con un toro soso y distraído -que siempre marchó a su aire- al que supo extraer todo el jugo. El toledano ya había mostrado su buen estilo capotero en unos lances que el bicho –un mojón de toro como toda la corrida de El Pilar- tomó protestando. No fue ni fu ni fa en varas y las cuadrillas –siguiendo el tono del festejo- tampoco tuvieron su tarde en banderillas. Colocado en la raya, Álvaro Lorenzo supo esperar y consentir al animal para torear con ese cantado buen concepto que le ha puesto en boca de los aficionados.

 

Los muletazos fueron dictados muy para dentro, sujetando la huida del manso y administrando la falta de continuidad de su embestida. Ésa fue la primera fase de un buen trasteo que siguió fluyendo por redondos y rompió definitivamente por naturales. El bicho se rajó pero Lorenzo supo aprovechar su última huida para enroscárselo por última vez. Había amarrado el trofeo que quiso apuntalar aún más con unos últimos ayudados. El torero salió trompicado y casi acaba cogido después del primer pinchazo. Agarró por fin la estocada pero faltaron pañuelos. Se tuvo que consolar con una vuelta al ruedo. ¿Qué pasó con el quinto? Volvió a mostrar firmeza y capacidad de resolución pero la embestida era tan desesperadamente sosa que su labor no terminó de subir al tendido. Hubo muletazos estimables por ambas manos dejando una buena impresión global. Salió salvado del naufragio.

 

¿Qué podemos contar del resto del despropósito? Comentar que Pepe Moral se encontró en primer lugar con un auténtico pavo que no tenía nada dentro. Marcó sus querencias al primer lance y buscó los chiqueros después del segundo tercio. Allí fue a buscarlo el palaciego. No había nada que hacer. Al cuarto, un toro aparatoso al que recibió con lances muy jaleados, lo lució en varas. Carbonell se llevó las palmas con dos buenos puyazos que el bicho tomó muy de largo. Ahí se acabó el asunto. El funo –brindado a Padilla- no iba a dar para más. A Pepe Moral se le vio haciendo un gran esfuerzo aunque falto de la fluidez de ideas de otras tardes. Le esperan ‘aún’ sus toros de Miura. ¿Qué podemos decir de Marín? Se mostró pulcro y compuestito con el blando y manso tercero. La verdad es que no tuvo enemigo. La faena interminable al sexto fue tan insulsa como su embestida. A esas horas el festejo pesaba como una losa. El chaval sale tocadito. Ésa es la verdad.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2019
Una áspera miurada para decir adiós
Fuente Ymbro: una gran corrida de toros
Pablo Aguado cuaja la faena de la Feria (y de muchas Ferias)
Una estupenda corrida de Santiago Domecq
De la inevitable mixta...
Un riojano entra en Sevilla
El guateque familiar se quedó en aguas de borrajas
Emilio de Justo, dos faenas sin premio
Roca Rey, oro del Perú
El Juli, una Puerta del Príncipe matizable
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |