Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID. Vigésimo quinta del abono de San Isidro
Lo de Alcurrucen, tampoco a la segunda oportunidad
Un muletazo con clase de Diego Urdiales. (Plaza 1)
Tampoco en su segunda comparecencia. No ha tenido de cara este abono la Casa Lozano: de 12 toros lidiados ninguno ha sido como para tomarle el nombre, como ha ocurrido en tantas otras ocasiones. La de hoy, además, peor presentada y de escasísimo juego. Y con ella se estrelló una terna que había cubierto el 95% del aforo. Dejando el mejor recuerdo de anteriores tardes, se despidieron del abono Ferrera y Marín; pendiente del compromiso que tiene el próximo día 12 con la Beneficencia, Diego Urdiales ha vuelto a anotar sus detalles, pero sin llegar a palabras mayores, que son las se admiran en su toreo.
Actualizado 7 junio 2019  
Redacción   
 Una expectación fallida
 ¿No se quiso conceder una oreja, o lo que no se quería era abrir la Puerta Grande?
 Los armarios de Las Ramblas estaban vacíos
 Nuevo trofeo para Paco Ureña

MADRID. Vigésimo quinta del abono de San Isidro. Gran entrada: según la empresa, 22.430 espectadores (94,9% del aforo),  en tarde de agradable temperatura.

Toros de Alcurrucen (de la Casa Lozano) --el 4º con el hierro de El Cortijillo--, cinqueños los lidiados en 3º y 5º lugar, con 540,8 kilos de promedio, en la segunda comparecencia de esta ganadería en el abono. Un conjunto muy desigual de presencia y lámina, que manseaban en su ir y venir sin celo alguno y varios renqueando de los cuartos trasero; con algo de más clase el que hizo 5º y en alguna medida el que abrió la tarde. El del tercer hierro de la Casa, sencillamente para olvidar. 

Antonio Ferrera (de turquesa y oro), ovación y silencio. Diego Urdiales (de gris plomo y oro), silencio y ovación tras dos avisos. Ginés Marín (de verde botella y oro), silencio y silencio.

 

Lo inhabitual es que a la familia Lozano le falle esa baraka que tanto tienen acreditada. De los 12 toros que ha lidiado en este abono, ni uno fue como recordar. Alguno tuvo sus cositas, pocas, pero ninguno se acercó ni de lejos a ese toro que hace olvidar a todos los demás, que tanto éxitos ha dado a esta Casa.

 

Una pena, porque la terna era muy de la afición de Madrid, que llenó el 95% de la plaza; pero que también interesa en otros muchos sitios. Cada uno de ellos tiene su aquel, que no es fácil en esta etapa contemporánea del igualitarismo, por abajo además.

 

Y al mismo tenor de la expectación existente vino el desengaño final. Ya se sabe que eso no es bueno, pero la fiesta de los toros, que se vive sin VAR ni moviola alguna, es así. Los técnicos audiovisuales hablan de los riesgos del directo. Pues para directo, los toros, del todo impredecibles.

 

Se despedían del abono, después de tres comparecencias, Antonio Ferrera y Ginés Marín. Dejaron el detalle de las cosas bien hechas, pero sin alcanzar la cota de anteriores tardes. Diego Urdiales, que aun tiene pendiente el mixto de la Beneficencia, dejó la huella de un quite a la verónica con empaque y de una faena que, aunque con intermitencias, rayó a buena altura, luego no completada con los aceros, el suyo y el del tercero de su cuadrilla.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2019
La asistencia media al abono de San Isidro se situó en un 80% del aforo total
Paco Ureña, triunfador de la Feria de San Isidro 2019
Dos "No hay billetes", dos percances, una Puerta Grande. Y la afición pendiente de Ureña y de Aguado
Pequeñas elucubraciones tras una tarde soporífera
El triste adiós al retiro de un buen ganadero
Más y mejor toreo del que parece y otro percance grave.
La torería de Robleño, cada vez más asolerada
Otra cornada grave, ante una corrida imposible
Cornada gravísima de Román
El toreo a caballo sí interesa. Más que las piruetas.
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |