Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Retazos de historia
Antonio Márquez y su discusión con "Chicuelo"
Fue en Bilbao, en agosto de 1928, cuando Antonio Márquez discutió con su amigo "Chicuelo", por cosa tan de toreros como un quite de más o de menos, que derivó en palabras mayores acerca de quién era mejor torero. A punto estuvo de quebrarse una amistad que venía desde los años de la primera juventud torera, cuando ambos velaban sus primeras armas por los campos de Salamanca.
Actualizado 8 diciembre 2010  
Redacción   
 Domingo Ortega, el misterio del valor y del arte
 Palomo, después de la guerrilla
 Cuando "Chamaco" se acercó a su primer novillo por un pique entre escolares
 Juan García "Mondeño": "El público es lo más importante"
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
En aquella mañana de agosto, sentados bajo su árbol de su finca "Hoya de los Toriles", recordaba Antonio Márquez que "en mi familia no había tradición taurina alguna. Lo único que en nuestro barrio, el de Embajadores, vivía Vicente Pastor. Por eso me empezó a coger la afición. Eso y, sobre todo, las ganas de salir de allí, de las dificultades. Por eso me decidí a ser torero".
 
Nacido en abril de 1899, con catorce años torea por primera vez, en una becerrada montaba en Madrid por los empleados del Teatro Novedades. Y al año siguiente mató su primer becerro, en un festejo organizado por el Partido Reformista, y poco después otra becerrada en Cercedilla, cuando estando en el tendido le autorizaron a dar  muerte al becerro, porque su matador no había conseguido hacerlo. Cubierta estas primeras letras, de inmediato empieza su formación intensiva. "El bachillerato taurino lo hice en Salamanca. En aquella época andábamos empezando Juan Luis de la Rosa, Manolo Granero, Chicuelo... Todavía recuerdo como daba el pase natural y el de pecho De la Rosa, nunca lo he vuelto a ver tan bien hecho. Qué pena que luego se malograra como torero".
 
Y pudo hacer sus estudios taurinos en la capital charra gracias a los primeros dineros que ganó en Aragón. "Como había toreado bastante por allí, un año me incluyeron en la novillada de feria. Con los 4.000 reales que gané me pude pagar todo el invierno en Salamanca. La pensión completa me costaba tres reales y medio.  Recuerdo que Chicuelo no andaba sobrado de dinero y yo le invitaba a cara que me explicara como toreaba él. Bueno, eso cuando le dejaba su tío, "Zocato", que lo ataba muy e corto, como hay que hacer con los toreros".
 
Con semejante aprendizaje se presenta con caballos en Tetuán de las Victorias, el 27 de mayo del año 17. Y ya lanzado cuatro años más tarde Juan Belmonte lo convierte en matador de toros en la Monumental de Barcelona. "En aquella época, como en todas, para poder abrirse camino era necesario el valor, pero también tener la cabeza clara y una buena dosis de arte". Pero cuando tenía por delante su primera campaña en el escalafón superior, llega una interrupción forzada: "Fue el año 21. estaba como otros años pasando el invierno en Salamanca, cuando recibí un telegrama para que me presentara en el Cuartel de inmediato. Llegué a la mañana siguiente y por la tarde ya iba camino del frente, en Marruecos. Allí me enteré de la muerte de Manolo Granero, me lo contó Gregorio Corrochano, que había ido a escribir sus crónicas de guerra".
 
Para colmo, en el frente cogió unas fiebres tifoideas, que no consiguió curar del todo hasta 1924. Y alguna secuela debió quedar, porque luego tenía que irse midiéndose. "No podía pasar de las 60 tardes. Hubo temporadas que llegue a tener hasta 90 contratos firmados. Pero el estómago no me dejaba. En cuanto nos metíamos en aquellos viajes de entonces, no podía".
 
Entre sus recuerdos tenía muy presente lo ocurrido con una corrida en Bilbao en 1928. "Aquel año no nos ajustamos con la Comisión de Bilbao, porque yo pedía 10.000 pesetas y ellos me ofrecían 9.000. Toreando yo en Santander, se presentaron los de la Comisión: Martín Agüero había resultado herido y me ofrecían la sustitución. Le contesté de inmediato: yo voy, pero me tienen que dar ustedes once o doce mil pesetas. Y las dieron. Toreé aquella tarde con Chicuelo y con Gitanillo de Triana".
 
Pero lo de aquella tarde --que entre otras cosas se hizo famosa por los dos loros coloristas que llevaba bordados en la chaquetilla-- no terminó ahí: "Manolo Chicuelo y yo éramos muy amigos. Pero aquella tarde nos peleamos. Chicuelo llevaba una temporada mala, pero como había tenido una tarde muy buena en Madrid, había conseguido muchos contratos. Toda la tarde le vi muy trabajador, haciendo quites, no dejando pasar una. Y en uno de mis toros tuve que llamarle la atención: Quieto, Manolito, que yo lo pongo en suerte; ya lo harás tú en el tuyo. Y me contestó: Yo soy mejor torero que tú. Le repliqué: Pues te voy a demostrar lo contrario. Después de aquel triunfo, que para mí  siempre ha sido de los principales que conseguí,  en el callejón le dije: Yo ya lo he demostrado, ahora te toca a ti. Total, que  aquella discusión trascendió a los tendidos y al día siguiente había un ambiente tremendo en la plaza".
 
Quizás porque hablábamos de triunfos, pero de seguido recordaba en voz alta: "En aquellos años había que saber muy bien la profesión. El torero, desde que salía hasta que moría, tenía facultades. Eso de dejarle la muletita en el pintón contrario, eso no te lo dejaba hacer ningún toro. Y mire usted que estoy hablándole cuando Juan Belmonte mandaba en el toreo. Le confieso que siempre tuve claro que Joselito era un fuera de serie. Pero para mí el mejor era Belmonte, porque era la renovación, fue el Fleming de la Fiesta".
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Davillier, Doré y el coso de Monleón
El día que Gelves honró con un monumento a Gallito
Se cumple un siglo de la cornada mortal de Agustín García "Malla"
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |