Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A partir de un profundo cambio de mentalidad
La Tauromaquia necesita acometer su revolución interna, su cambio de ciclo
De Perea a Picasso dos visiones de la misma Tauromaquia, desde lo más añejo a la modernidad.
Por más que el principio ignaciano recomiende que "en tiempo de desolación nunca hacer mudanza", la dramática época que atraviesa en estos momentos el conjunto de la Tauromaquia obliga a repensar entre todos muchos aspectos del mundo del toro que van más allá del temple y la bravura. No hay más que comprobar las enormes dificultades que se atraviesan por la pandemia que nos asola, cuyos efectos seguirán siendo notorios cuando al virus se le domine. Afrontar una reforma en profundidad del conjunto del sector constituye hoy una tarea urgente.
Actualizado 30 mayo 2020  
Antonio Petit Caro   

Frente a la profunda crisis económica y social que se nos viene encima, que ya tenemos sobre nuestras cabezas, el mundo del toro tiene que reinventarse, si no quiere que el oleaje creciente y bravío se lo lleve por delante. Las viejas fórmulas, que vienen desde el siglo XIX, ya no dan opción para sortear los problemas actuales.

 

Profundamente decepcionados con la postura del ministerio de Cultura --en general, con todo el Gobierno--, sobre el que a la vista de experiencias anteriores no cabía desde el principio abrigar demasiadas esperanzas, ahora son ya varias las Comunidades Autónomas más sensibles con la Tauromaquia las que envían un mensaje común y lleno de lógica: “póngase todos ustedes de acuerdo en el Sector y nos trasladan su propuesta para que les ayudemos”.

 

Tocan así el punto más complejo del mundo del toro: su falta de unidad de criterios y de acción. Este es un sector que históricamente se ha compuesto de numerosas individualidades, muchas de ellas muy brillantes; pero con ninguna cultura de trabajo en común. De hecho, el último intento de actuar conjuntamente fue la Mesa del Toro, que acabó como acabó, de malas maneras y rompiendo todo lazo de unidad. Ahora la Fundación del Toro de Lidia ha recibido la encomienda de ser la cara visible a efectos de negociación por la crisis; pero es que en torno a la propia FTL tampoco se reúne el suficiente grado de implicación como para ser la punta de lanza de todo el sector y menos cuando se trata de abordar asuntos estructurales.

 

Una cosa está clara: en el mundo actual ir de verso suelto, frente el maremágnum de problemas que hay que solucionar, resulta tanto como apostar por la ineficacia, por no decir que por el fracaso. Es la lección que el sector nunca ha aprendido. A lo mejor porque es algo consustancial con el arte y la cultura, que en cualquiera de sus disciplinas siempre se ha sustentado en la “soledad creativa del artista” frente a su obra. Sea éste en nuestro caso, sublimar el arte con un grandioso natural, sea conseguir ese toro soñado; pero hoy la soledad no ofrece las agarraderas necesarias para salvar una crisis desconocida hasta ahora por todos en su gravedad y en su dimensión.

 

Por eso estamos ante la tesitura de tener que reinventar al mundo del toro, algo que es posible, que debe hacerse y que es compatible con todo el respeto debido a las leyes fundamentales y a las históricas de la Tauromaquia, incluso con las tradiciones. La cuestión no radica, por ejemplo, en si una puya debe ser así o asá; o si las cuadrillas las deben integrar 5 ó 9 profesionales. No digo que sean asuntos marginales; lo que afirmo es que esas, como cualquiera otra de las normas reglamentarias, no dejan de constituir una mera anécdota si se compara con la crisis actual.

 

La revolución de la normalidad

 

Sin el indudable trasfondo ideológico que se esconde detrás de ese lugar común creado por el Gobierno Sánchez-Iglesias de que caminamos hacia una “nueva normalidad”, como si la normalidad tuviera “fases” --la palabra de moda-- o fuera la “tierra prometida”,   la Tauromaquia lo que necesita es normalizarse, esto es: constituirse en una actividad creativa y de negocio que opera como todos los demás agentes sociales y económicos. El mito de que se trata de una singular actividad diferente a todas, será mejor guardarlo en el baúl. Por esa vía no llegamos más que a una cierta visión folklórica, en la peor de sus acepciones.  

 

La realidad es que lo único que supone singularidad, y no es pequeña,  radica en formar parte de la Cultura española, como una más de sus disciplinas, y que tiene sus propias reglas y contenidos. Pero en todo lo demás, ha llegado la hora de ajustarnos a las normas convencionales de toda actividad humana, o lo que es lo mismo: cumplir las reglas convencionales del mercado y del trabajo, de la oferta y de  la demanda.

 

En este sentido, normalizasupone en primer término traducir en convencionales las propias estructuras del mundo del toro. Las organizaciones taurinas, de sus distintos sectores profesionales, del propio negocio, en fin, no tienen razón alguna hoy en día para resultar “atípicas”: debieran responder a las normas habituales de toda actividad de negocio, ya sean artísticas, ya de cualquier otra naturaleza. Nuestra pasión total por la Tauromaquia no nos hace diferentes y por ello nuestras estructuras debieran responder a la de todos los demás. 

 

Qué nuestro arte esa efímero y en vivo, que al realizarlo en cualquier de sus facetas se materializa de forma irrepetible y poniendo en riesgo la propia vida…, todo eso, teniendo tantos valores, no resulta suficiente para que considerarnos distintos a todos los demás en cuanto se refiere al desarrollo de la propia profesión. Esas son sencillamente nuestras señas de identidad, que es lo que nos hace inconfundibles;  por tanto, no constituimos un caso a parte. 

 

Algunos ejemplos 

 

En este sentido, normalizar supone, por ejemplo,  tener una normativa laboral como la de todos, por más que se especifique la naturaleza de la actividad a desarrollar. Y esto obliga a estudiar si las definiciones laborales y sociales establecidas del Convenio Colectivo resultan las más idóneas para el siglo XXI.  Ahora con la pandemia se ha comprobado, por ejemplo, que no les resultan de aplicación las medidas de protección social que corresponden a la generalidad de los trabajadores autónomos.  

 

Por eso, nada ocioso se haría si se revisara si, en el caso de las cuadrillas, la figura de “trabajadores por cuenta ajena en el marco de una relación laboral especial de artistas en espectáculos públicos”,  resulta la más adecuada. Pero otro tanto ocurre con la singularidad de su acceso a los beneficios de la Seguridad Social, que hoy quedan pendientes del número de festejos en los que se actúe según declare el empresario de turno.  Aquí no se trata de recortar derechos sociales de nadie; se trata, por el contrario, de incorporarlos de una manera eficaz a los sistemas ordinarios que se aplican a la generalidad de los trabajadores, sean autónomos o sean por cuenta ajena. Y no por eso nadie debiera sentirse desprotegido: para eso están los Convenios Colectivos que hasta tipifican los abusos y las prerrogativas.

 

Pero si miramos hacia los empresarios, tampoco estaría de más revisar  la gestión corporativa del sector. Por ejemplo, en mayo de 2004 se comunicó oficialmente el ingreso de ANOET en la CEOE; ahora sin embargo ya no aparece en la lista de asociados a la gran patronal.  ¿No era su sitio, quizás? Pues a lo mejor. Desde luego, no aportaba la representación de todas las sociedades mercantiles que operan en el mundo del toro, cuando ya, por ejemplo, en el escalafón de matadores de toros muchos actúan precisamente a través de sus propias pymes, cuando no son autónomos. Sin embargo, hay otras organizaciones,  además de la CEOE, que sí reúnen a empresarios medianos y pequeños con trabajadores autónomos. Cuando se trata de dar una cobertura corporativa adecuada para todo el sector, tan diverso como es,  buscar un encaje idóneo en esta materia puede suponer un hecho relevante. Entre otras cosas porque facilitaría algo nada desdeñable: crear conciencia de pertenencia al sector, implicarse en él. Y hay fórmulas jurídicas para contar con paraguas protector. 

 

En el mundo económico, sabido sobradamente es, reina la ley de la oferta y la demanda, por más amortiguadores que se le quieran poner  ante una aplicación radical de tal principio. El mundo del toro no puede obviar esta realidad a la hora de enderezar sus cuentas. Todo ello conjuntado con un principio básico, pero que parece olvidado: el reconocimiento del mérito. Si introducimos esos tres conceptos --oferta, demanda y mérito-- en una coctelera, debiera salir la fórmula adecuada para redistribuir los dineros, que son limitados y ahora además en acusado retroceso. Mientras no acertemos en la combinación, seguiremos de susto en susto.

 

En la modernidad, que a estos efectos a comienza casi en el nacimiento del siglo XX, ausente de la normalidad soñada hay que situar esa mescolanza --en la actualidad creciente-- en virtud de la cual una misma persona es la vez apoderado, empresa y hasta ganadero. Casi solo le falta actuar también como mulillero, para ahorrarse un sueldo. Es cierto que aquí nos topamos con el artículo constitucional de la libertad de empresa y del empresario;  pero pese a ello fórmulas hay --que el Derecho es muy rico en matices-- para evitar la excesiva concentración del poder taurino en muy pocas manos. Antes estábamos acostumbrados por la propia historia a que en este mundo mandaba siempre aquel torero que tenía tanta fuerza en la taquilla que era capaz de organizar a su puerta una fila de empresarios, dispuestos a aceptar todas las condiciones que se le pusieran y a vertebrar una temporada. Hoy, sin embargo, los cupos de fuerza están muy repartidos y, además, desigualmente. Reconstruir un punto de equilibrio en este juego de intereses también forma parte de la normalización de la Tauromaquia.

 

Mejor gestionado corporativamente anda el sector ganadero, con el aquel de que en muchos aspectos depende de las legislaciones  generales agrícolas y ganaderas. Pero no por eso está carente de problemas y dificultades. Cuando las circunstancias exógenas, como las actuales, obligan a un criador de reses bravas a vender sus toros a precio de Matadero, hay algo no funciona bien. Y quien pierde es España. La crianza de bravo tiene que ser reconocida como lo que es: la perpetuación en el tiempo de una riqueza genética, que es única; pero otro tanto ocurre con el mantenimiento de las dehesas, inigualable riqueza medioambiental de España, escudo natural frente al cambo climático.

 

No pueden faltar unas palabras sobre la contratación con las Administraciones públicas. ¿Por qué los concursos de adjudicación de la explotación de una plaza de toros deben regirse por unas atípicas  normativas a la hora de condicionar el desarrollo del negocio por parte del adjudicatario? ¿Qué fundamento tiene que, por ejemplo, un Ayuntamiento decida de antemano condicionar la adjudicación a qué toreros y qué ganaderías debiera contratar un empresario --que es quien arriesga su dinero-- para sus ferias?  Podría pensarse que se trata de defender los derechos de los abonados, pero los abonados se defienden solos con la mejor arma que tienen: adquirir o no el abono. 

 

Pero otro tanto cabe decir a la hora de establecer las cuantías de los cánones de alquiler, cuando se trata de una actividad llena de incógnitas, desde si llueve o no, hasta de la situación propia de los toreros: si un toro lo mandó a la cama y causa baja, si una corrida seleccionada se deslavaza en el campo… Parece como si nadie pensara en esos pliegos en las mil variables de la viabilidad económica. Lo que hacen falta son normas claras y, sobre todos valoradores objetivos e independientes, que garanticen el juego limpio; todo lo demás resulta superfluo. Y mucho más cuando para las Corporaciones públicas el dinero que recaudan por este concepto constituye lo que siempre se conoció como “el chocolate del loro”.

 

Todos caben en este proceso 

 

Pero en esta reconstrucción no cabe marginar lo que con muy buen criterio establece la ley de 2013 sobre la Tauromaquia como bien del patrimonio cultural de España. Si se recuerda, en su articulo 1 ya define con un sentido muy acertadamente globalizador quienes forman ese genérico que llamamos “mundo del toro”: desde el criador de reses bravas hasta la última bordadora que teje un vestido de luces. A todos ellos debiera acoger esa nueva normalización en nuestro arte común.  Nadie debiera quedar al margen: todos, cada cual en su medida y en su propio oficio, podríamos decir que “son de los nuestros”.

 

Alguno puede pensar, en fin,  que como el arte del toreo y el de criar toros, con todas sus industrias anejas, son actividades regladas, esto es: sujetas a un Reglamento y una normativas formales, nacidas del ordenamiento jurídico, por eso son diferentes. Sin embargo, el argumento es falaz: no hay actividad --ya sea liberal, ya por cuenta ajena--, que no responda una normativa determinada. Y no por eso son actividades descontroladas de cara al usuario y/o consumidor, ni en lo que hace a los propios profesionales que las ejercen: sus normativas ya establecen hasta las vías de reclamación en cualquiera de sus supuestos.

 

En suma, cuando se pide normalizar se trata de un cambio profundo de mentalidad: dejar de ser un “verso suelto” para reconvertir a todo este amplio mundo del toro en algo mucho más convencional a todos los efectos estructurales y de negocio. Lo que luego marcará nuestras diferencias radicará en los quilates que tenga cada cual a la hora de crear su versión de este arte universal y diverso, en el área que a cada uno le corresponda. Los resultados finales, en el toreo y en todo las demás profesiones, es lo que pone en su sitio a cada cual. 

 

Pero llevar a este nuevo escenario de la normalidad al mundo del toro constituye por sí mismo un empeño de todos, en el que nadie debiera dejar de arrimar el hombro en aras de un interés de parte, sin desánimo por las múltiples incomprensiones que sufrimos. Pero o lo hacemos entre todos, o nos lo hacen, por activa o por pasiva, desde fuera y vaya usted a saber con qué intenciones.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
La temporada 2020 se nos irá en blanco
José Tomás, el misterio de ser en exclusiva el único dueño de su propio destino
Tu tiempo no se acaba, Paco Ureña, que el sol de tu toreo saldrá en cada nuevo amanecer
Vista Alegre: Tres condiciones relevantes en las que el pliego del concurso debiera acertar
The life I sing about in my songs
El cambio de paradigmas en la crianza del toro de lidia, la raíz del mal de nuestros días
Cantos de sirena en favor de una pretendida modernización de la Tauromaquia
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
Sanfermines, un capítulo imprescindible de la Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |