Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Retazos de historia
Marcial: "El más grande ha sido Joselito"
De aquella última charla, no se me olvidará nunca el discurso de Marcial Lalanda acerca de la verdad del toreo, tal como se concebía en su Edad de Oro y en la siguiente generación, de la que él formaba parte. Doctorado en Sevilla por Juan Belmonte el año 21, se mantuvo en activo durante 21 temporadas. El paso de los años no hizo más que reafirmar su punto de vista: "El más grande, no lo dude, ha sido Joselito".
Actualizado 8 enero 2011  
Redacción   
 Antonio Márquez y su discusión con "Chicuelo"
 Luis Fuentes Bejarano y su eterno paseíllo por Sevilla
 Nicanor Villalta: "A mi la que más me gustó siempre fue la suerte de matar"
Una mañana de agosto charlábamos en su retiro de "La Salceda", cuando candorosamente le pregunté si de verdad Marcial había sido el más grande. Su respuesta fue rotunda: "No se engañe, el más grande de la Historia ha sido Joselito. Desde el principio fui partidario de Joselito y adapté a mi forma de torear sus enseñanzas, sin dejar de reconocer el mérito extraordinario de Belmonte, pues cambió la forma de torear habitual hasta su aparición".
 
Pero a continuación no dudó en matizar: "Pero no crea usted que soy un nostálgico de los que consideran que todo lo pasado fue mejor. Lo que ocurre es que desde que comencé a torear yo quería ser como Joselito".
 
Y añadió: "El toreo de Juan Belmonte era irrepetible, sobre todo teniendo en cuenta ante aquellos toros que lo hacía, a los que imponía sus terrenos y ante los que demostraba un temple portentoso. Luego, después de la muerte de Joselito, vimos a otro Belmonte, consciente de que el toreo no se puede realizar todas las tardes".
 
Para más apostillar su pensamiento, continuó: "El toro de esa época presentaba unas condiciones de bravura muy desiguales, eran corpulentos, cornalones, poderosos y con el sentido propio de su edad. . Hacía falta dominar mucho la técnica para poderse delante. Y en esa tarea, Joselito y Belmonte se complementaron. De hecho, estoy convencido que ni José hubiera sido lo que fue sin la aparición de Juan, ni Juan había llegado tan lejos sin José".
 
Justificaba Marcial que "la sensación, y más que la sensación, de riesgo era enorme. Tanto en la época de Joselito y Belmonte, como luego en la mía, La presencia del toro no se sentía sólo en el ruedo, sino que llegaba al tendido, donde se captaba perfectamente esa sensación de in quietud, de nerviosismo. Estoy por decirle que yo con el toro de ahora probablemente no habría sido nadie en el toreo. Quienes salíamos ganarle la partida al toro de antes habríamos tenido muy poco recorrido, cuando al toro ya no hay que dominarlo. Tenga en cuenta, por ejemplo, que en esas épocas de las que le hablo  se hacía muchos quites, pero como adorno, sino porque había que quitar a los toros de los caballos derribados y salvar al picador".
 
Frente a aquellos enemigos, su concepción del toreo la resumía Marcial con estas palabras: "El toreo debe ser técnico, donde la aritmética ha de tener un papel fundamental, poniendo en juego, como un supuesto cálculo de sumas y restas, la exactitud de los terrenos y los tiempos, e inteligentemente lograr la solución de los problemas, teniendo como resultado la perfección de la faena".
 
Y como volviendo a su razonamiento primero  me explicaba: "Después de Joselito, Pepe Luís ha sido el torero más importante que he visto en mi vida. Aunque el público no lo viera así, fue al que vi torear con más hondura. Con eso de la pinturería y de la gracia,  se olvidaban de la increíble facilidad que tenía ante los toros. Para mí fue el último de los grandes lidiadores. Lo del sevillanismo gracioso en el que le encasillaron algunos críticos, no deja de ser una equivocación".
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Sidney Franklin: el torero yanky
Los toros en la Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1929
Manzanares, 50 años después
El Cordobés y Palomo Linares: la "guerrilla" cincuenta años después
Por qué "Gallito" no fue ganadero de bravo
La alternativa de Ignacio Sánchez Mejías: en la vida y en la muerte
Los Reglamentos de las corridas de toros en la Salamanca del siglo XIX
2019, un año para honrar la memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", el padre del toreo moderno
Los Gallo y Margarita Xirgú: una fiesta en Pino Montano
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |