Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A propósito del Manifiesto de profesor Almenara
¡Pobres toros! (Un texto de Claudio Sánchez de Albornoz)
José Aledón nos facilita un texto de Claudio Sánchez de Albornoz, que aparece citado en su comentario al Manifiesto.
Actualizado 8 enero 2011  
Redacción   
“Imagino la indignación de la frase liminar de estas líneas “¡Otro antitaurino más!”, se dirán algunos al leerla. Pues no, señor; no soy un enemigo de la llamada “Fiesta nacional”. No he sido nunca un aficionado en el sentido estricto del vocablo. ¡Ay de mí si lo hubiese sido! Desde el año 1936 hasta ahora [1979] he vivido en países donde no se celebraban corridas de toros. Pero apenas volví a Madrid en 1936 [debe tratarse de un error de imprenta, pues don Claudio regresó definitivamente a España una vez muerto Franco, en 1976] fui a los toros y me emocionó que me brindaran una par de banderillas a caballo y la suerte suprema. Pero ya conocéis mi teoría. Fracasó la Armada Invencible y triunfaron los juegos y deportes ingleses.
La lucha del hombre con el toro es una trimilenaria tradición ibérica. Por eso se practicó en el sur y en el levante de España – díganlo la estela de Clunia y las cabezas de toro de Costig – y subió Ebro arriba hasta los vascones navarros y hasta los vecinos por ellos vasconizados – recordemos la sanferminada y los antañones pugilatos de fuerza con los toros de fornidos vascongados-. Por ser de tradición ibérica atravesó los Pirineos y ha habido corridas en la zona iberizada de las Galias y no fue tradicional – lo afirmaba Jovellanos – en la España celta de Asturias y Galicia, aunque luego se aceptara en ella.
Es, por tanto, en verdad un espectáculo nacional aunque siempre haya tropezado con no pocas resistencias. ¿Me creeréis si os digo que en la segunda mitad del siglo XVI los hidalgos cordobeses procuradores a Cortes consiguieron que éstas solicitaran del rey la supresión de las corridas de toros? ¿Me creeréis si os digo que Felipe II - ¡Felipe II! – se negó en consentir en ello? Los aficionados a los toros deberían gritar en una “corrida de Beneficencia”: ¡Viva Felipe II!
No, cuando escribo ¡pobres toros! No aludo a los que caen en las muchas plazas de España cada año durante la temporada. Mueren luchando que es, al cabo, una noble manera de morir, y a veces se cobran de sus debeladores corneándoles, lo que no pueden hacer los a diario sacrificados en los mataderos…”
 Fuente: C.Sánchez-Albornoz, “Confidencias”
(Espasa-Calpe, S.A., Madrid, 1979), pp. 183-184.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Documentos
TEXTO INTEGRO: Pliego definitivo para el concurso por la Plaza de Bilbao
Los números de la Tauromaquia se estabilizan, tras años de pérdidas
El Senado insta al Gobierno para que se reconozcan los valores de la Tauromaquia y de la caza
Victorino Martín: "La tauromaquia es el regalo cultural de España a la humanidad"
El Constitucional considera que la ley balear desfiguraba y hacía irreconocible a la Fiesta
Dos debates sobre los toros en 24 horas
Profesor Fernández de Gatta: Sugerencias para el futuro de las Presidencias
La polémica sobre la ruptura (y retirada) de Alejandro Talavante y Toño Matilla
TEXTO ÍNTEGRO: Sentencia que condena a la Generalitat a indemnizar a la Empresa Balañá
La biografía de Juan Belmonte, un ejemplo del talento periodístico de Chaves Nogales
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |