Sábado, 24 de agosto de 2019
La temporada en Madrid
Cornada grave al banderillero Alfredo González
Una deslucida y difícil novillada de Alcurrucen y Hermanos Lozano dio al traste con el festejo anunciado en Las Ventas, en el que los tres espadas sólo pudieron poner de manifiesto su voluntad. Por otro lado, en el tercio de banderillas del sexto resultó herido de gravedad el banderillero Alfredo González.
Redacción

MADRID. Un cuarto de entrada. Novillos de Alcurrucén  y de Hermanos Lozano, mansos y deslucidos. Miguel Giménez (de nazareno y oro), silencio en su lote. Félix de Castro (de azul cobalto y oro), silencio y silencio. Adrián De Torres (de rosa y oro), silencio en su lote.

El banderillero Alfredo González herido por el sexto, siendo atendido en la enfermería de una “herida por asta de toro en región inguinal derecha con una trayectoria descendente de 20 cm, que secciona el músculo recto anterior y contusiona el nervio femorocutáneo y el paquete vásculo-nervioso femoral. Pronóstico grave que le impide continuar la lidia. Se traslada al servicio de cirugía vascular del hospital Gregorio Marañón. Fdo: Dr García Leirado”.

La mansa,  deslucida y complicada  novillada de dos de los hierros de la casa Lozano se llevó por delante las ilusiones de los novilleros que hoy hicieron el paseíllo en Las Ventas.

Disculpable de todo puente es, en consecuencia, el pobre resultado alcanzando por los tres actuantes. Con todo, hay que reconocerles su empeño por tratar de superar las dificultades.

Muy valiente se vio a Miguel Giménez con el cuarto, un novillo brusco y violento. Maneras muy apreciables de entender el toreo vimos a Adrián de Torres. Y Félix de Castro mostró voluntad frente a dos pozos que estaban vacíos.