Sábado, 24 de agosto de 2019
Pronunciamiento de la Unión de Abonados de Sevilla
Politicos: Menos callejón, mas compromiso
La plaza de Illumbe y sus distintos usos
La Unión taurina de abonados y aficionados de Sevilla ha realizado un rotundo pronunciamiento acerca del papel y las responsabilidades de los políticos en torno a la Fiesta, a raíz de la situación que se vive en torno a la Plaza de Illumbe, en San Sebastián. En este sentido, afirma que "la gestión periférica taurina, como gusta decir a los cursis estos de politicos que sufrimos, la padecemos los aficionados y le afecta a la Fiesta de tal manera que el galimatias reglamentario y la gestión de funcionarios y politicos interesados en un espectáculo verbenero de la España de pandereta y tortilla de patatas, nos conduce a la degradación actual".
Redacción
 Los toros en San Sebastián no son una causa perdida: los partidos democráticos pueden impedirlo

El texto íntegro del pronunciamiento de la Unión taurina de abonados y aficionados de Sevilla es el siguiente:

Mientras la Fiesta languidece una temporada más, donde se pone de manifiesto el descenso de festejos, la baja calidad de los espectáculos, la manipulación del toro, la practica desaparición de la suerte de varas y otros valores de la tauromaquia, que han pasado a ser meros tramites adaptados a un toro manipulado geneticamente para que en absoluto aguante el proceso de su lidia tradicional, nos encontramos que a pesar de las voces de alarma de muchos aficionados y menos criticos comprometidos con decir la realidad pura y dura, el actual estado de cosas continúa en su camino claudicante, ante el descenso de espectadores, la inacción de los taurinos y la incapacidad de los politicos para remediar la situación.

Estos días nos lamentamos de que la plaza de Illumbe lleva el mismo camino que la Monumental de Barcelona.

El aficionado de a pié sigue sin comprender como es posible se cercene de esa manera tan brutal su libertad individual recogida en la Carta Magna esgrimiendo los politicos razones espureas para borrar una tradición de siglos que  por otro lado tienen la obligación de proteger y fomentar.

¿Quienes son estos señores gozadores de unos privilegios, que ellos solos sin contar con el pueblo, se atribuyen a si mismo?

¿Quien son estos desvergonzados que se blindan pensiones y otras prebendas para decidir que un ciudadano no pueda ir a los toros en su ciudad?

Hace años y sin consultar al menos a sus votantes y aficionados, decidieron que la Fiesta había que descentralizarla y que sus competencias administrativas que hasta entonces conocía el Ministerio del Interior más mal que bien, pasaban a ser de las Comunidades Autónomas.

La gestión periférica taurina, como gusta decir a los cursis estos de politicos que sufrimos, la padecemos los aficionados y le afecta a la Fiesta de tal manera que el galimatias reglamentario y la gestión de funcionarios y politicos interesados en un espectáculo verbenero de la España de pandereta y tortilla de patatas, nos conduce a la degradación actual.

Haciendose estos politicos eco de las voces de los principales culpables de este desastre  deciden que unas falsas competencias que en realidad no existían ya en Interior pasen a Cultura y venden que las cosas ahora mejorarán y el enfoque represivo que representaba Interior pasaría a ser lo que en realidad es la Fiesta: Cultura.

A otros con ese engaño. La Fiesta es Cultura en teoría. En la práctica el factor artistico que pone en valor nuestra Fiesta ha pasado a mejor vida. Ahora prevalece la mediocridad y una manipulación que se aproxima más al engaño que a la verdad. Se han cargado valores esenciales como son la emoción, la estetica, la casta del toro y una manipulada competencia entre profesionales que ahora se igualan en lo fácil obviando retos dificiles.

Aquí en Sevilla estamos los aficionados a la espera de conocer al responsable provincial con compentencias taurinas tras las elecciones del 25 de marzo. Después de cuatro meses y medio solo conocemos según el blog “Y DIGO YO”,  “que todo el engranaje relativo a las potestades administrativas  relacionadas con la preparación, celebración y finalización de los espectáculos taurinos deberán ser formalizadas por el servicio Periferico de la Consejería de Justicia e Interior a través de la Secretaria General Provincial de esta Consejería y que estarán residenciadas fisicamente en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía”.

Después de más de cuatro meses, aún se desconoce  cual es el “órgano periferico que designe la Consejería de Justicia e Interior y que puede ser la persona titular de la Delegación del Gobierno o de la Secretaria General Provincial”.

Así que después de este embrollo a nivel organizativo taurino de la Junta de Andalucía, desconocemos quien es el responsable taurino directo: el Delegado del Gobierno, politico designado a dedo sobre el cual ignoramos hasta el momento cuales son inclinaciones taurinas o el funcionario Secretario General Provincial.

El aficionado demanda claridad y concreción. Demanda a la autoridad, firmeza y contundencia para afrontar la crisis taurina. En definitiva demanda de una vez por todas que la regeneración de la Fiesta pasa en primer lugar por tener unos politicos, primero aficionados y después, ser serios y comprometidos con su defensa.