Sábado, 31 de octubre de 2020
Quedan disponibles 2.967 localidades sobre al máximo posible
Madrid: El abono de otoño registra un descenso de 1.959 localidades respecto al de 2012
El abono de Las Ventas vuelve a retroceder: en número redondos con respecto al año anterior, en esta temporada ha perdido casi 3.000 abonados, entre San Isidro y Otoño. En esta cifra se excluyen los abonos especiales para jubilados y menores de 25 años. En términos proporcionales, viene a ser un número análogo al que se ha dado en otras plazas de primera. Lo más preocupante es que este fenómeno sea se produzca ya durante tres años, después de una etapa en la que adquirir abonos en Madrid era un empeño casi imposible.
Redacción
 La hora de Iván Fandiño: ¿el gesto de Madrid será suficiente para saltar al escalafón principal?
 La feria de Otoño marcará un listón importante sobre el estado de los abonos en Madrid
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Al finalizar el proceso de renovación de abonos para la Feria de Otoño y de adquisición de abonos sobrantes, el total de localidades abonadas en la Plaza de Madrid, excluidas las mayores de 65 años y de menores de 25, es de 1.959 menos que en el otoño de 2012, según ha informado este lunes Taurodelta.

El abono total posible de la plaza es de 17.684 localidades, a las que hay que añadir las reservadas a mayores de 65 años y menores de 25, según el pliego de condiciones actual, basado en las cifras existentes en 2011. A día de hoy, quedan disponibles 2.967 localidades susceptibles de venderse como abono.

Como se recordará, en el caso de la feria de San Isidro, la empresa Taurodelta comunicó que se habían quedado sin renovar un total de 2.716 abonos, con respecto a  respecto a la feria de 2012, un 15% menos y situaba la dimensión del abono en el 62% del total del aforo del coso monumental.

A tenor de estas cifras, la renuncia a los abonos que se ha efectuado en septiembre incrementa en torno a 250 las localidades que quedan disponibles de cara al próximo año.

Este retroceso global, que roza las 3.000 localidades, viene a ser análogo al número de entradas que se dejaron de vender en el pasado agosto la plaza de Bilbao, si bien Las Ventas supera muy ampliamente en aforo a la de la capital vizcaina.

En un contexto general de retroceso de los abonos en todas las plazas de primer orden, en términos relativos el caso de Las Ventas puede considerarse un descenso moderado.

Más preocupante que el número resulta que se mantenga por tercer año la tendencia a la baja, que no puede explicarse exclusivamente en base a los efectos de la crisis económica. Necesariamente detrás debe haber más razones. Por eso, el caso merecería un estudio detallado, que puede ser muy ilustrativo para conocer cuál es el estado real y las pautas de comportamiento de la afición.

Y, en cualquier caso, se trata de un fenómeno que necesariamente deberá ser tenido en cuenta cuando corresponde en el futuro elaborar un nuevo pliego de condiciones.