Jueves, 2 de julio de 2020
Será su nuevo apoderado
"El Juli" busca la paz y salir de las polémicas de la mano de Luis Manuel Lozano
El Juli y Luis Manuel Lozano, nuevo tándem para la próxima temporada
Se desveló la interrogante planteada a finales de julio con el anuncio adelantado de la finalización del apoderamiento de Roberto Domínguez. "El Juli" ya ha decidido quién será su nuevo gestor: será Luis Manuel Lozano, que en la actualidad apodera a Sebastián Castella como antes lo hizo con Cesar Rincón. Miembro de la saga de taurinos nacidos en la Casa Lozano, si nos fiamos de las propias declaraciones ultimas del torero, la primera cuestión a resolver es sacar al torero de ese marasmo de polémica que tanto daño le ha hecho en los últimos años. Y en lo concreto, buscar la fórmula para resolver el pleito de Sevilla, una vez que el G-5 ha zozobrado definitivamente.
Redacción
 El Juli prescinde de Roberto Domínguez como apoderado
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

"Sólo quiero ser líder de mí mismo y apartarme de todo tipo de polémicas". Le dijo hace unas semanas “El Juli” al periodista Juanma Lamet.  Y más adelante, cuando le preguntó si es el director de su propia empresa, señaló:  “Sí, en cierto modo sí. Con un equipo de trabajo importante, porque es fundamental tener gente que vaya en tu sintonía y puedas relegar ciertas cosas”. Y todo en el contexto de sentirse poco comprendido, como confesó en otra ocasión: “No descubro nada si digo que he vivido un año muy difícil, muy raro, donde se ha generado un ambiente muy agrio en ocasiones en torno a mi figura y eso me ha hecho no estar al cien por cien muchas tardes. Por unas cosas u otras me he visto envuelto en rumores o comentarios que me han afectado y eso se ha traducido en los resultados artísticos. No he estado bien muchas tardes”

Para salir de esta situación, que al torero le resulta incómoda por no decir que injusta, Julián López “El Juli” ha tomado una decisión relevante: a partir del concluir su temporada, el próximo 12 de octubre en Zaragoza, su nuevo apoderado será Luis Manuel Lozano. La primicia tiene derechos de autor: la dieron este lunes, de forma simultánea, Rosario Pérez en “ABC” y Zabala de la Serna en “El Mundo”.

Lozano hará el número 6 de los mentores de “El Juli” desde que, de la mano de su padre, se iniciara en la profesión siendo todavía un niño En efecto, tras la etapa inicial  bajo la dirección de su padre, el torero de Velilla de San Antonio ha estado dirigido por  Victoriano Valencia --con un complicado final--, Manolo Lozano, Raúl Gracia “El Tato” y, finalmente, Roberto Domínguez, cuya gestión ahora termina. Cada uno de ellos marcó una etapa profesional, aunque no siempre las relaciones torero-apoderado fueron todo lo fluida que resulta necesario por interferencias de terceros, como es bien conocido en el mundo taurino.

Hijo de Pablo Lozano, novillero en su primera juventud, que llegó a debutar en Las Ventas en 1992, Luis Manuel Lozano pronto se incorporó al mundo empresarial propio de la decisiva Casa Lozano, para luego ir más por libre en las tareas del apoderamiento. Es en esta actividad en la que lleva centrado desde hace unos años, primero dirigiendo la segunda etapa de la carrera de Cesar Rincón, luego y hasta la actualidad con Sebastián Castella. Ahora se hace cargo de la gestión de las cosas de “El Juli”, por más que aún no haya trascendido si lo hará manteniendo el apoderamiento de Castella o lo hará con dedicación exclusiva. Todo se andará.

Lo que está claro es lo que le pide “El Juli”. Lo primero, salir de ese marasmo de polémica que le ha rodeado en los últimos años, que tanto daño le han hecho. Y lo segundo, construir unas temporadas a su medida, caminando en solitario, rondando las 35 tardes en  España y Francia, acudiendo a las plazas importantes y haciendo respetar todo aquello que le viene acreditado por su trayectoria.

Obviamente, aunque el tema no se cita, una piedra angular de esta nueva etapa pasará por Sevilla, por la recomposición de las maltrechas relaciones con la Casa Pagés, que tampoco sus gestores han sido un dechado de diplomacia, por más que en las últimas semanas hayan comenzado a plegar velas. La resolución de este caso, que es un empeño nada fácil, será en extremo sintomático de por donde quiere caminar “El Juli” en esta nueva etapa.

De menor entidad por el momento, que aún queda tiempo para solucionar esta cuestión, es la ya prevista ausencia de “El Juli” en la temporada grande de la Monumental de México DF. Por ahora, el empresario Herrerías no cuenta con él; todo sea que para la segunda parte de esa campaña se rehaga el acuerdo.