Martes, 12 de noviembre de 2019
Joaquín Ramos, ex de José Tomás, se puede ir con la FIT
Noticias que no lo son y cosas de la FIT
Jose Tomas brindando un toro a Joaquín Ramos
La próxima jubilación de Canorea como gerente de la empresa Pagés ha hecho dar como informaciones ciertas lo que eran meras cavilaciones. Mientras tanto, se hablan de entradas y salidas en el equipo de Alberto Bailleres. Son temas de los que ahora se hablan tras el cierre del abono madrileño. Alvaro R. Del Moral, según recoge en su análisis semanal que se publica en "El Correo de Andalucia.
Álvaro R. del Moral, cronista de "El Correo de Andalucía"

Dejamos sobre la mesa algunos rumores que pululan por las esquinas del toreo. El fin del serial isidril pondrá las cartas bocarriba: el caso es que se dice que Joaquín Ramos --antiguo mozo de espadas de Joselito; hombre de confianza de José Tomás y, sobre todo, consumado druida del campo bravo-- podría incorporarse al mutante organigrama empresarial de la FIT, que poco a poco va reforzando la fachada diplomática de Pepe Cutiño mientras se opaca el papel de otro actor aficionado a soltar elefantes por las cacharrerías y a hacer amigos con las empresas. Que pregunten en Brihuega. No sabemos aún si el innecesario numerito de los corrales de Córdoba -plaza necesitada de cariño por parte de todos- pudo ser la última gota de un vaso que ya venía derramándose hace tiempo. Ya veremos...

Conjeturas y suposiciones; sólo una noticia.

La noticia --la única-- es que Eduardo Canorea se jubilará en diciembre. La adelantó El País y la completó El Correo de Andalucía, único medio que contactó con el interesado para conocer por su propia voz las razones de esa salida del organigrama ejecutivo de la empresa.

Mandan la edad y la salud aunque, ojo, el pase a la reserva del todavía gerente no implica que deje de ser propietario de la parte que le corresponde de la empresa Pagés, que lleva más de ochenta años al frente de la plaza y aún tiene varios lustros por delante para cumplir el contrato.

Lo demás, tergiversado por los sucesivos fusilamientos de lo que había publicado el diario madrileño y el decano de la prensa sevillana no dejan de ser sucesivas conjeturas que buscan causas y consecuencias de algo mucho más sencillo.

Sin novedad en el frente.

Canorea está cansado, es verdad, pero sobre todo necesita cuidarse con moderada urgencia. Los pactos con la Real Maestranza; las hipotéticas victorias de los toreros alzados; las ventas de las acciones correspondientes a sus hermanas y socias; el acercamiento de los sediciosos a la plaza de la Maestranza; el nombramiento de un nuevo interlocutor con los toreros... todas y cada una de esas historias vendidas con grandes titulares sólo son meras especulaciones aunque se han querido pasar como información.

Las cosas son mucho más sencillas y en lo esencial todo se queda como está. Para algunos será una pésima noticia. Para los que no piensan con la barriga implica que la vida sigue igual y más pronto que tarde, las aguas volverán a correr por donde siempre fluyeron. Y nos vamos sin hincarle el diente a las pequeñas modificaciones que ha sufrido el mapa del toreo después de la larga isidrada. La semana que viene habrá que meterle mano.