Viernes, 15 de noviembre de 2019
En términos medidos y cordiales
Eduardo Canorea oficializa mediante una carta personal su retirada por motivos de salud
El hasta ahora primer ejecutivo de la Empresa Pagés ha confirmado de su puño y letra, mediante una carta personal que ha difundido, su decisión de retirarse de la profesión. La noticia como se recordará en primicia la difundió "El País" y a continuación la confirmó el interesado en declaraciones a "El Correo de Andalucía". Canorea ahora lo que hace es darle plena oficialidad a su decisión, sobre la que afirma que se debe a motivos de salud.
Redacción
 Eduardo Canorea se jubila de acuerdo con la Real Maestranza: primer paso hacia la normalidad
 Eduardo Canorea: "Ha llegado el momento de cuidarme"
 Empresa Pagés: tres generaciones al frente de la Maestranza sevillana, durante 83 años
 Texto íntegro de las explicaciones de la Empresa Pagés sobre las negociaciones con el G-4

La carta de Eduardo Canorea está muy medida en todos sus términos, sin una palabra más alta que otra, y toda ella en un tono conciliador, como de quien sinceramente dice adiós a su oficio de tantos años, sin tratar de entrar en ningún género de pol ahoramotivos de saludque se debe a motivos de salud. su retirada sinceramente dice adicisisu actividad a declaraciones intitucvémica ni de valoraciones.

El texto íntegro de la carta es el siguiente:

Es ya pública una decisión que tomé hace algún tiempo que no es otra que la de retirarme del ejercicio de mi profesión. Razones de salud me llevan a este fin de un largo camino en el que he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas a las que debo sincera gratitud por lo mucho que me han enseñado. Buenas gentes del toro que dan lo mejor de sí mismas por la Fiesta, esa expresión del alma española que no tiene parangón por su profunda belleza y porque resume las mejores virtudes de nuestro pueblo y sirve de inspiración a las demás artes.

En esta hora del adiós, no puedo olvidar a mi padre, una persona de total humanidad que me enseñó el gran valor de hacer honor a la palabra dada y de ser justo con los demás; esa ha sido mi intención siempre.

Dar las gracias a la afición de Sevilla es obligado por su sensibilidad y su tolerancia, también pedir indulgencia por los yerros en que, sin duda, he incurrido; de ellos he aprendido mucho más que de los aciertos y a quienes pudieran haber contrariado, pedirles disculpas es también una deuda que debo saldar.

Por último, agradecer a los empleados de la Empresa Pagés, con Ramón Valencia a la cabeza, en cuyas manos encontrarán la garantía de un hombre honesto y perseverante que, no tengo la menor duda, llevará el timón con la seguridad que da el buen juicio.

Gracias a todos.

Eduardo Canorea Pagés