Lunes, 20 de noviembre de 2017
Un volver a empezar, que se remonta hasta 2005
Las Ventas: después del barullo, quedan los datos
Después de tantas idas y venida, al final una cosa queda clara: la plaza de Las Ventas se tiene que remodelar en profundidad, que desde hace demasiados años tan sólo se ha sometido a un simple "chapa y pintura". Ya en 2005, por no remontarnos más atrás, ya se planteó una remodelación, que nunca se hizo. Ahora nadie la discute; lo único que está por dilucidar es si se realiza por etapas y en varios años –tesis del Gobierno regional-- y se lleva a cabo de golpe, cerrando el recinto --tesis municipal--. Lo normal, es que se imponga la opinión de la propietaria del inmueble. Pero en cualquier caso, todo lleva a pensar que ahora la remodelación va ya en serio, no como en el pasado. Pues al menos para eso ha servido todo el barullo que hemos vivido en los últimos días,
Redacción. Servicio de Documentación
 Embrollo de Las Ventas: la Comunidad lo niega y el Ayuntamiento lo confirma
 La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
 EL PAÍS: El cierre fallido de la plaza de Las Ventas está plagado de puntos oscuros

Después del barullo sobre Las Ventas, llegó la calma. La calma toma la forma mejor de las posibles: datos concretos, con sus fechas y con su importe, para que sean debidamente identificados. Y la realidad es que, con todas las matizaciones que se quieran, en el fondo lo que viene a confirmarse es la primera información de todas, que firmó Zabala de al Serna en su periódico: la Plaza necesita mucho más que chapa y pintura. Si eso se hace de golpe o en diferido es ya cuestión de matices, sobre los que además no hay acuerdo entre las dos instituciones responsables.

A raíz de aquella primera noticia, el rum-rum en el mundo taurino no ha parado. Y ahí cabían desde las mas disparatadas a las realistas. Desde quienes han comentado que todo era una cuestión de la Empresa, que con la suspensión de la temporada se quitaba de encima las pérdidas del largo verano, hasta quienes consideraban que no era más que una jugada el ala radical para entorpecer el normal desarrollo de la Fiesta. Entendido de una forma o de otra, en la realidad y según los grados que cada cuál pone a las urgencias, la cuestión final radica como al principio: en la seguridad que ofrece el inmueble para la celebración de grandes actos públicos.

Todavía queda mucho por llover en este asunto. En primer término, porque hay que resolver la patata caliente de la celebración de espectáculos extrataurinos.  Pero, además, el Gobierno regional tiene que dar a conocer su plan real de trabajo, con detalle de las obras y con asignación de tiempos de realización.

Pero habrá que contemplar, además, en qué consiste la apelación de la Comunidad de dotar de una mayor comodidad de los espectadores. Por ejemplo, en tiempos de Taurodelta --además del fallido intento por cubrir la plaza-- hubo una temporada que para los festejos fuera del abono se instalaron de forma provisional asientos que mejoraban en mucho la confortabilidad. Para no dejarlos de forma estable, se adujo entonces que no era posible porque con ellos se reducía mucho el aforo de la plaza. Ahora que, antes o después, esa reducción resulta inevitable, ¿tendría cabida en la remodelación pendiente la incorporación de asientos como es debido que no sean la pura piedra? Y como éste, otros muchos asuntos. Sin ir más lejos, la solución al eterno problema de los vendavales en el ruedo de Las Ventas, sobre el que mucho se ha hablado y nada se ha hecho.

Un poco de cronología sobre el caso

Pero si nos remontamos a los inicios del barullo de Las Ventas, en nuestras páginas ya se recogió en su día la existencia, nunca confirmada, de un informe preliminar en manos del Ayuntamiento desde antes de llegar el grupo de Carmena, que podía convertirse en el arma arrojadiza que impidiera el normal desarrollo de las actividades propias de una plaza de toros.

Ahora Zabala de la Serna ha vuelto a ofrecer las novedades concretas: el proceso de conversaciones entre el Ayuntamiento, el Gobierno de la Comunidad y la Empresa en materia de seguridad. En resumidas cuentas, se trata de lo siguiente:

desde el 19 de diciembre de 2016, el Ayuntamiento, la Comunidad y la empresa adjudicataria (la UTE que lidera Simón Casas), han venido manteniendo reuniones, con el objetivo de "buscar una solución definitiva para los espectáculos extraordinarios que se realizan en la Plaza, y por extensión también para su uso taurino”.  Y allí quedó patente la opinión de la corporación municipal: "preocupación por la precaria situación de la Plaza y la imperiosa necesidad de adaptarla en materia de seguridad y accesibilidad". El asunto, pues, no ha nacido ayer.

el 16 de marzo de 2017, Simón Casas y Nautalia presentan una Consulta Urbanística Especial sobre los “proyectos con soluciones prestacionales con medidas de seguridad a implementar”.

el 20 de abril de 2017, mantienen una nueva reunión, que se resumen en los siguientes términos: "Tras un extenso debate, se acordó que se podrían realizar espectáculos extraordinarios por fases, pero para ello resultaba imprescindible acometer un extenso plan de medidas correctoras".

  el 12 de junio de 2017, recién acabado el abono, el Ayuntamiento envía a las partes interesados un ultimo informe, relativo al evento previsto para el próximo 7 de julio, en el que vuelve a reiterar “la precaria situación de seguridad [de utilización y medidas contra incendios] y accesibilidad en que se encuentra la Plaza de Toros de Las Ventas", denunciando a su vez el vacío en el que había caído los anteriores informe. En este informe la Dirección General de Control de Edificación del Ayuntamiento subraya que "las últimas noticias señalan que parece que va a ser la propia Comunidad de Madrid quien realice un proyecto integral para acometer todas las obras necesarias para adaptar la Plaza de Toros, para lo que será necesario su cierre durante un periodo de tiempo prolongado". "Hemos tenido conocimiento de estudios recientes que ponen de manifiesto la existencia de patologías estructurales", concluye antes de pasar a la revelación del Anteproyecto para la reforma de los tendidos de la Plaza de Toros. Y añade el Informe: "Desde su construcción (1929), la plaza de toros ha sufrido modificaciones sin que conste cómo han afectado éstas a la seguridad global de la misma".

Pero los responsables municipales añadían en este Informe su sorpresa porque  “la adaptación ya había sido exhaustivamente abordada en mayo de 2011". El Anteproyecto elaborado por la Vicepresidencia del Gobierno de la CAM, la Portavocía, la Consejería de Cultura y el Centro de Asuntos Taurinos acabó en un cajón pese a la constancia de las necesidades de reforma. Los plazos de ejecución iban de los 5 a los 16 meses -tres los cinco proyectos estudiados incluían el cierre de la plaza de toros durante las obras-, los presupuestos oscilaban entre los 3,5 y los 12 millones de euros y las reducciones del aforo variaban entre el 44 y el 39,5%.

El plan de reforma

Con todos estos antecedentes, Juanma Lamet buceó por los documentos y elaboró para el diario económico “Expansión” un informe en el que viene a concluir que, ahora el propósito del Gobierno regional  se centra en una obra s¡ "de una gran envergadura", que  tendrá un coste estimado "de más de 5 millones de euros" y que supondrá una reducción del aforo de la Plaza en unos 5.000 localidades: de las cuales casi 24.000 a 19.000.

Entre otras cosas, según la Comunidad, a remodelación pendiente contempla:

bajar la pendiente del tendido, renovar las gradas, eliminar las vallas que separan los tendidos, duplicar el ancho de las escaleras y facilitar la accesibilidad de discapacitados.

elaborar un sistema de prevención y protección contra incendios, así como sustituir todas las puertas (las hay de madera) y cristales por otros que sean ignífugos.

las salas en las que caben más de 60 personas deben tener dos salidas; actualmente, el 80% de ellas sólo cuenta con una puerta.

las obras de remodelación se realizarán en tramos cortos y se dilatarán en varios años, para que --de acuerdo con los técnicos--  no se interrumpan los festejos taurinos

en el propósito expresado por la actual empresa adjudicataria pasa, además, porque el edificio se transforme en "dos salas de espectáculos". Una taurina, en primavera, verano y el inicio del otoño y otra lúdico-empresarial el resto del año, con una carpa.

Lo que aparentemente no se ve, pero existe. (Julia Rivera)

A todo lo cual habrá que añadir las mil chapuzas pendientes: la precariedad que se observa en los graderío altos, la deficiencias e insuficiencias de las instalaciones convencionales, etc.para hacer realmente confortable, también en los detalles, la estancia en la Plaza.



Los gráficos que explican la situación

Pero por las páginas de El Mundo también se ha podido conocer que  en un anterior proyecto de remodelación del coso –que data de 2005--, la Comunidad de Madrid  estimó que el recinto se debería reducir hasta un total de 20.000 personas.

Y sobre todo, se enfatiza en un aspecto muy relevante: en los últimos 13 años el Gobierno regional apenas ha invertido en el edificio, mientras que ha ingresado 47,8 millones por la explotación del edificio.

Con todo, esta información lo que más llama la atención son los gráficos elaborados por el Departamento de Infografía de El Mundo, que resultan de un enorme interés, como constituyen un resumen magnífico sobre de lo hecho y de lo que queda por hacer.