Viernes, 24 de mayo de 2019
Tras el sorteo celebrado ante notario
Roca Rey-Adolfo Martín, el plato fuerte del bombo de Simón Casas
Un momento del sorteo, celebrado en la plaza. de Las Ventas
Los aficionados pasaran días hablando del resultado del sorteo que al final ha deparado el bombo de Simón Casas. Pero hay mucho abono por diseñar como para tener una opinión definitiva acerca del nivel que tendrán los carteles isidriles. Pero al menos ya se tiene motivo para la conversación: a Roca Rey, con el carrerón que lleva, le ha tocado la corrida de Adolfo Martín. Pero no cabe duda: el peruano es capaz a hacerle a los "adolfos" lo que repite cada tarde con ganaderías más bonancibles.
Redacción

El bombo un tanto especial de Simón Casas, sin parecido alguno con la pasada de Feria de Otoño, ha dado a luz  a lo que sobre el papel puede el “gesto” para el abono de San Isidro: a Roca Rey le correspondió la ganadería de Adolfo Martín. El resto, casi todo más de lo habitual,  hasta en que a Enrique Ponce le correspondieran los “juanpedros”, aunque el valenciano al menos se expuso a tener otra suerte.

 

El emparejamiento que salió el bombo es el siguiente:

 

Paco Ureña – Alcurrucén

Sebastián Castella – Jandilla

Ginés Marín – Montalvo

Enrique Ponce – Juan Pedro Domecq

Roca Rey – Adolfo Martín

Diego Urdiales – Alcurrucén

Miguel Ángel Perera – Fuente Ymbro

López Simón – Parladé

Antonio Ferrera – Puerto de San Lorenzo

Álvaro Lorenzo – Garcigrande

 

Ahora quedará en manos del empresario elegir a sus compañeros de terna, hasta comprobar cuál es el nivel de cada cartel. Aunque siempre con la duda de si esta fórmula, fuera del ruido previo, realmente elevará o no el nivel del abono isidril.

 

Para completar carteles, la empresa ha informado que se moverá con cinco criterios:  toreros que hayan sorteado en el bombo y quieran torear más de una corrida; posible confirmaciones de alternativa; toreros emergentes; toreros habituales de corridas duras a quienes se le ofrece la oportunidad de entrar en otro tipo de carteles y otros toreros que tengan legitimidad para torear en San Isidro. Es decir, unos criterios muy amplios.

 

“Será la mejor feria de la historia”, ha declarado en su tono habitual el empresario de Las Ventas. Habrá que esperar para conocer cuál es el precio final que la afición pagará con la ausencia voluntaria de Morante de la Puebla, “El Juli” y José María Manzanares, que dijeron no a la propuesta de Casas y se quedan fuera del abono.

 

Una cosa es cierta, como señalaba el otro día Zabala de la Serna en el diario “El Mundo”: se abaratan costes de una isidrada sin Morante, Juli y Manzanares. 

 

Lo que, sin embargo, no está decidido en firme es si los tres ausentes podrán optar o no a las corridas fuera del abono: Beneficencia y Prensa. Por tradición, parece poco probable que lo hagan, aunque por el momento de los seis puestos, según parece, sólo está comprometido uno: el de Diego Urdiales en la Beneficencia.