Domingo, 16 de junio de 2019
El Gobierno responde a los lamentos del empresario
Bastante más que un rifirrafe entre Simón Casas y la Comunidad de Madrid por Las Ventas
Manuel Ángel Fernández, firmando el contrato con Plaza 1
Ha sido en las páginas del diario "El País" en el curso de una semana. A unas muy rotundas declaraciones del empresario Simón Casas, en las que lamentaba las circunstancias --económicas y no económica-- en las que debe gestionar la plaza de Las Ventas, el Gobierno autónomo, a través del director-gerente del CAM, le ha dado una respuesta contundente, bajo el criterio general de "si están donde están es porque ellos se han metido; su oferta fue muy, muy ambiciosa". La polémica ha sido el centro de todas las conversaciones taurinas, aunque luego haya tenido un escaso eco en los medios.
Redacción
 La temporada 2018 en Las Ventas: 932.839 espectadores, un 4,15 % menos que en 2017
 Complicada revisión del contrato de adjudicación de Las Ventas, con obras y sin obras

No es la primera vez. Ni probablemente será la última. Y es que con eso de que Simón Casas quiere ser el último romántico del toreo, cada dos por tres se mete en un charco. Ahora lo ha hecho en un momento bastante inoportuno:  cuando los políticos andan en una etapa intensiva de celo electoral y cuando lo que precisamente está en juego es el Gobierno de la Comunidad de Madrid, la propietaria de la plaza de Las Ventas.  

 

Por eso, ocho días después de las declaraciones dee Simón Casas, también en las páginas de “El País” y a través del Director-Gerente del CAM, Manuel Ángel Fernández, han salido en tromba más a desdecir que a matizar, las rotundas palabras que el empresario le dijo a Antonio Lorca, en las páginas del referido diario el pasado 13 de abril. 

 

De lo que dice la Comunidad, una cosa destaca: Simón Casas ofreció un total de 6 millones más de euros por temporada, sobre las bases del pliego. Y de paso ha aclarado un rumor que se hizo insistente en los días anteriores: Manuel Ángel Fernández ha confirmado que Plaza 1 está al día en el pago del canón anual de arrendamiento.

 

Lo que dijo Simón Casas 

 

En aquella entrevista, Simón Casas decía entre otras muchas cosas:

 

“Actualmente, trabajo gratis como empresario de la plaza de toros de Las Ventas; y es más: mi socio, Rafael García Garrido, y yo perdemos dinero. Firmamos un contrato para explotar la plaza con todo tipo de eventos y no podemos hacerlo porque el edificio necesita reformas por motivos de seguridad. Yo estoy quemando mis muebles para ser empresario de Madrid. No tengo sueldo; esa es la realidad, y no me quejo”.

 

"Esta feria es larga y el modelo está agotado, pero no es mediocre. Y la culpa no es de la empresa porque concursamos a partir de un pliego que no escribimos nosotros, sino la Comunidad de Madrid, propietaria de la plaza, De ahí, que no esté agotado el modelo de la feria, sino el de la programación anual de la temporada. No hay necesidad de tantos festejos, es verdad, pero no tiene sentido organizar corridas en julio y agosto, cuando no vienen ni los aficionados, enseñamos una plaza casi vacía, con más asiáticos que españoles y un perjuicio evidente para la tauromaquia. Madrid debe ser plaza de temporada, pero el planteamiento hay que modificarlo en función de los nuevos modos de la vida actual”.

 

“No puedo aceptar ese calificativo (de mediocre referido al San Isidro 2019) porque está abierta a los toreros emergentes, lo que supone una ruptura con el pasado, toreros que hace un año no podían ocupar un lugar clave en la programación y se lo han ganado con sus triunfos. Una feria en la que actuarán tres tardes todos los triunfadores de Madrid no puede ser considerada mediocre. Quizá, haya menos carteles rematados porque faltan figuras, pero hay muchas otras combinaciones interesantes. Creo que el concepto de San Isidro de 2019, con el sorteo de diez toreros y diez ganaderías y los toreros nuevos, es revolucionario”.

 

“No me he arrepentido de ponerlo (el bombo) en marcha. El de la Feria de Otoño fue un éxito, y el de San Isidro no podía ser integral porque es evidente que todos los toreros no aceptarían un sorteo con todas las ganaderías. Ya he dicho que no se trata de hacer una revolución idealista, sino una evolución realista, y en ello estoy”.

“Evidentemente, no (ha muerto), y anuncio que continuará. Sé que es un sistema sujeto a críticas, pero no es posible modificar las costumbres sin polémica. Pero estoy convencido de que la tauromaquia no se puede quedar encorsetada en el pasado”.

 

“Yo soy un intelectual que tiene otra vida además de la taurina. He llegado a ser un empresario importante, pero el aspecto comercial y especulativo de la tauromaquia no solo no me apasiona, sino que lo odio”.

 “La tauromaquia es cultura, y sus productores deben ser cultos. Y esto quiere decir que hay que mantener la mente abierta, y creo que yo la tengo. Además, no soy hijo de un taurino, ni empresario dinástico. No pertenezco al sistema habitual, y lo denuncio con mucho respeto a todo el mundo. Repito que la gestión de la fiesta está en crisis, y si seguimos así llegará su desaparición”.

 

 “Lo que deseo ahora es desaparecer. La vida pública me pesa mucho. Sigo en la tauromaquia porque creo que soy el único que puede impulsar reformas. No me identifico con otros compañeros. Soy de otra naturaleza existencial e intelectual; de una madera diferente. Lo que me motiva no es el dinero, sino el arte de la tauromaquia. No me interesa morir rico, prefiero ser un romántico…”

 

La respuesta de la Comunidad de Madrid 

 

Y frente a estas afirmaciones, la Comunidad de Madrid encargó a Manuel Ángel Fernández que le diera respuesta. Y en ese trance no se anduvo por las ramas:

 

“La oferta que Simón Casas presentó a la Comunidad de Madrid para gestionar la plaza de Las Ventas fue muy, muy ambiciosa; tanto, que superó en seis millones de euros los mínimos del pliego. No sé cuánto dinero pensaba ganar, pero la facturación de los dos últimos años se ha mantenido en los 23 millones de euros, y la cuenta de explotación que presentó en 2017 reflejó un ligero beneficio, y la de 2018 unas pérdidas en torno a los 3.000 euros. Me sorprenden sus declaraciones en el sentido de que está asfixiado económicamente, o que lo está pasando fatal a causa de las obligaciones que, al parecer, le ha impuesto la Comunidad”. 

 

(Le sorprenden las quejas del empresario) “porque ellos se presentaron voluntariamente y ofrecieron unas sustanciales mejoras sobre los mínimos propuestos”:

- Canon: el mínimo se estableció en 2.100.000 euros, y Plaza1 ofertó 2.800.000; un incremento de 700.000 euros (33,33 por ciento más).

- Escuela de Tauromaquia José Cubero Yiyo: de un mínimo de 220.000 euros, Plaza1 ofertó 500.000 euros; un incremento de 280.000 euros (127,27 por ciento más).

- Ayudas a otras escuelas: de un mínimo de 30.000 euros, ofertaron 100.000 euros; un incremento de 70.000 euros (233,33 por ciento más).

-Ayudas a Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid; de un mínimo de 120.000 euros, ofertaron 200.000 euros; un aumento de 80.000 euros (66,66 por ciento más).

- Inversión en publicidad y promoción: de un mínimo de 850.000 euros, Plaza1 ofertó 2.889.178 euros; un aumento de 2.039.178 uros (239,90 por ciento más).

- Mejoras en inversiones: Plaza1 ofertó 1.465.597.77 euros.

En total, la diferencia entre los mínimos de la Comunidad de Madrid y la oferta de Plaza1 se elevan a 4.634.775 euros.

- A esta cantidad habría que añadir el descuento del 10 por ciento que Casas se comprometió con los abonados, lo que puede alcanzar la cifra anual de 1.400.000 euros.

La suma de todos estos incrementos alcanza la cantidad de 6 millones de euros de diferencia entre las exigencias de la Comunidad y la propuesta de Simón Casas y su socio.

 

“En 2017 bajó el IVA de los toros del 21 al 10 por ciento, que no se ha repercutido en el precio de las entradas (no tenía por qué), y ha supuesto un ingreso de más de un millón de euros para Plaza1; y la Comunidad ha eximido a la empresa de pagar las mejoras previstas en los corrales (algo más de 600.000 euros) porque se incluirán en las proyecto de rehabilitación del edificio”.

 

“Es verdad que Plaza1 ha sido la víctima de un cambio de criterio municipal sobre la seguridad del edificio, que impuso unas condiciones como si las puertas de la plaza se hubieran abierto ayer y no como un Bien de Interés Cultural, que es como está catalogada. El gobierno, que entonces presidía Cristina Cifuentes, decidió no discutir con el Ayuntamiento, mantener los espectáculos taurinos, que son de su exclusiva competencia, y trabajar con toda la celeridad posible para acometer las obras necesarias”.

 

“Plaza1 solo nos ha pedido una compensación por las pérdidas económicas derivadas del cierre de las andanadas durante algo más de dos meses a causa de las obras del año pasado. Pero no pide dinero, como pudiera parecer lógico por sus supuestas pérdidas económicas, sino más tiempo en la gestión de la plaza”.

 

“Simón Casas asegura que sobran festejos, pero su ofrecimiento incluía doce más a los 61 que proponía el gobierno regional”.

“Efectivamente, 34 festejos (en San Isidro) son muchos, pero es la oferta que presentaron. El mínimo estaba situado en 23.

 

“Los espectáculos ‘prohibidos’ (por la nueva normativa del Ayuntamiento) no representan más de un 4,5 por ciento de la facturación anual”

 

“Si están donde están es porque ellos se han metido; su oferta fue muy, muy ambiciosa”.