Domingo, 25 de agosto de 2019
El mini-bombo no tuvo el tirón de otoño
San Isidro 2019: el abono más bajo de la era de Simón Casas y de la última década
Con una pérdida superior al 22%, el abono para la feria de San Isidro 2019 se sitúa en la cifra más baja de la última década. Pero igualmente es la más baja de toda la era de Simón Casas al frente de Las Ventas: 15.628. Con respecto a la pasada feria de otoño --con la novedad del bombo--, en el camino se han quedado 751 abonos sin renovar. Este retroceso trae como consecuencia una perdida de localidad prevendidas de más de 25.000, que ahora estarán en taquilla pendientes del tirón que tenga cada cartel
Redacción. Servicio de Documentación
 Simón Casas presenta su tercer San Isidro: 34 carteles de muy diversa categoría



P
ara la feria de San Isidro de este año, Plaza 1 ha perdido un total 751 abonados --un 4,68%-- con respecto a lo que se compraron para la pasada feria de Otoño. Los 15.268 abonados de esta temporada  representa la cifra más baja de toda la gestión de Simón Casas y también la más baja de la última.

 

Y así, los abonos convencionales –esto, excluidos los de mayores y jóvenes-- en el San Isidro de 2012 ascendían a 16.602; ocho años después esa cifra se ha reducido en 3.604, lo que supone un retroceso del 22,5%. Si la comparación se realiza von la primera feria organizada por Plaza 1, la pérdida ha sido de 1.040 abonos, lo que supone un 7,7%.




 

Pero se hace necesario advertir, que esta es una estimación realizada por nuestra Redacción, dado que los responsables de comunicación de Plaza 1 no han dado respuesta a nuestra consulta acerca de cual es la cifra exacta de abonos de temporada, de mayores y de jóvenes que se han suscrito para 2019. Para realizar nuestro cálculo, se han tomado los datos correspondientes a 2018. 

 

Con este retroceso en el número de abonados se deja de tener asegurada una venta total de más de 25.000 localidades para todo el ciclo isidril, que ahora queda pendiente del tirón que tengan los carteles en la taquilla de entradas sueltas.

 

Por otro lado, así como el ciclo del bombo tuvo tirón en el abono de otoño, para San Isidro el mini-bombo se ha alejado mucho de aquel buen impacto.