Martes, 10 de diciembre de 2019
MADRID. Séptima del abono de San Isidro
De nuevo, la ilusión de los apuntes de Fernando Plaza
Fernando Plaza sigue levantando ilusiones en Madrid. (Plaza 1)
Como el día de su presentación en Las Ventas, de nuevo han levantado ilusiones los apuntes de toreo del bueno que lleva en la cabeza y en el corazón Fernando Plaza. No hubo ese triunfo rotundo, de los que resuelven una temporada; probablemente porque no era posible con el bagaje actual que tiene ese torero. Pero hay apuntes que en ocasiones aportan más al ánimo de la afición que una tesis doctoral. Sigue su racha Rafael González: cuatro tardes en Madrid, cuatro orejas, mientras que anda entre "Pinto y Valdemoro" Marcos, con su frialdad a cuestas.
Redacción
 Sergio Galán salvó la tarde con más toreo y menos piruetas
 Esto ha sido sólo un aperitivo
 Poco más que nada, durante dos horas y media
 Las ilusiones se las llevó el viento
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

MADRID.- Séptima del abono de San Isidro y primera novillada del ciclo. Dos tercios  de plaza; según la empresa, 16.810 espectadores (71,2% del aforo)

Novillos del Conde de Mayalde, de adecuada presentación (498,5 kilos de promedio);  nobles y  muy manejables; destacó sobremanera el 1º y  con distintos matices 2º, 4º y 5º.  

Rafael González (de gris plomo y plata),ovación y una oreja. Marcos (de verde botella y oro), palmas y silencio tras dos avisos. Fernando Plaza (de malva y oro), silencio tras un aviso y ovación tras un aviso

Incidencias: Al concluir el paseíllo se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria del ganadero Fernando Domecq Solís, fallecido este lunes en Madrid.

El compromiso de verse anunciado en una de las novilladas de feria debe pesar bastante. Con la afición en los tendidos, las cosas se ven diferentes, desde luego. Y si por buenaventura le corresponden unos novillos que con nobleza permiten el lucimiento, la presión probablemente sea todavía más. Incluso como para desbordar al torero.

 

La del Conde de Mayalde fue de ese corte. Un conjunto noble, con su punto de movilidad; luego la casta era una cuestión variable. Pero poniéndose en el sitio debido, con opciones de triunfo. Desde luego el que abrió plaza era de triunfo grande, como también hubo otros muy esperanzadores.

 

La tarde discurrió por debajo del nivel posible y esperable.  Un trofeo le concedieron a Rafael González con el 4º, animoso trasteo y superior con la espada; pero antes se había dejado ir el 1º. El frío academicismo de Marcos no llegó a los tendidos; pasó por Las Ventas sin decir más que buenas tardes.

 

Pero, sin dar ni una vuelta al ruedo, el personal salió hablando otra vez de Fernando Plaza, como la tarde de su presentación. Sabido que es un torero novísimo, muy por hacer todavía. Pero tiene un concepto del toreo que ilusiona, que permite vislumbrar cotas mayores. Y la afición lo ha entendido así. Todo sea que ahora las estructuras taurinas le permitan  rodarse y coger oficio; sería temerario que, en su desidia, dejaran apagarse esta vela que acaba de encenderse. Démosle tiempo al tiempo. Vale la pena.