Sábado, 24 de agosto de 2019
MADRID. Décima del abono de San Isidro
Ángel Téllez confirma con dignidad su alternativa
Sin alcanzar el triunfo, Ángel Téllez dejó sus detalles. (Plaza 1)
En una tarde en la que los toros de Jandilla estaban por el no, el neófito Ángel Téllez confirmó su alternativa. Y lo hizo muy dignamente, sin volver la cara y sin dejar de intentar lo que se demostró que era imposible. Pero tiene mérito acudir a Las Ventas a su confirmación apenas un mes después de haber alcanzado el doctorado. Cumplieron también con oficio Sebastián Castella y Emilio de Justo, en un festejo que se hizo plúmbea.
Redacción
 Roca Rey rompe de forma rotunda Madrid
 Cornada grave de Gonzalo Caballero, después de los mejores muletazos de la tarde
 De nuevo, la ilusión de los apuntes de Fernando Plaza
 Esto ha sido sólo un aperitivo

MADRID.Décima del abono de San Isidro. Casi lleno: según la empresa, 22.035 espectadores (93,3% del aforo), en una tarde agradable.

Toros de Jandilla (Borja Domecq), el 5º con el hierro de Vegahermosa, cinqueño. Como la de Parladé, todos lucieron divisa negra por el luto de esta familia de ganaderos. Bien pero desigualmente presentada, sin exceso de báscula (549,3 kilos de promedio). De muy poco juego.

Sebastián Castella (de malva y oro), silencio tras un aviso y palmas tras un aviso. Emilio de Justo (de grana y oro), silencio y silencio. Ángel Téllez (de tabaco y oro), que confirmaba su alternativa, silencio y silencio tras un aviso.

 

No funcionó esta vez. La corrida de Jadilla no tenía en su interior ningún “Hebreo”, sino seis reses de un escaso juego. Y un cartel que había atraído a mucha gente a los tendidos, se quedó compuesto y …sin toros. Es lo puede ocurrir cuando el toreo es un arte que se construye en vivo, sin VAR alguno y sin cambios a mitad de partido.

 

Asumía el muy serio compromiso Ángel Téllez de concurrir a su confirmación en la Monumental poco más de un mes después de haberse hecho matador de toros en Guadalajara. Tiene mérito la apuesta. Pero no encontró ese mínimo de colaboración que se precisa para que llegue el triunfo. Eso sí, pasó por el ruedo madrileño con mucha dignidad; incuso, con más oficio del que se puede reclamar de un recién alternativa. No pierde pasos; sencillamente, la tarde de modo necesario se le fue en blanco, salvo en lo que e refiere al esfuerzo que hizo por torcer este destino.

 

Pero tampoco Sebastián Castella pudo superar ese listón de lo imposible. Tuvo en ambos turnos momentos esperanzadores, pero en seguida los jandlilas de turno lo frustraron. Como le ocurrió a Emilio de Justo, cada día más torero en sus detalles.