Viernes, 22 de noviembre de 2019
Si no se acepta, acudirán a los Tribunales
Bilbao: Cuatro empresas recurren el pliego del concurso público de Vista Aegre
Cuatro empresarios: José Carlos Escribano, Alberto García, Maximino Pérez y José María Garzón, que en total suman una treintena de plazas con ferias tradicionales, han presentado un escrito de impugnación del pliego de condiciones para la adjudicación mediante concurso público de la gestión de la plaza de Bilbao. Como era previsible, alegan que el pliego no respeta la libre concurrencia, que es cuestión obligada en el mundo económico europeo. Ahora, cuando el 2 de agosto termine el plazo para la presentación de plicas, se abre una situación complicada.
Redacción
 Bilbao: Cuatro empresas estudian recurrir el pliego del concurso de adjudicación
 TEXTO INTEGRO: Pliego definitivo para el concurso por la Plaza de Bilbao

El viernes pasado se presentó un escrito de impugnación del pliego de condiciones para la concesión de  la plaza de Vista Alegre, dentro del proceso  que se sigue para privatizar la gestión.   Según escribe José L. Benlloch, director de “Aplausos”, la impugnación está firmada cuatro empresarios: José Carlos Escribano, Alberto García, Maximino Pérez y José María Garzón, o lo que es lo mismo, Málaga, Burgos y dieciséis plazas más, Cuenca y finalmente Granada, Algeciras, entre otras. Había que penaba que también Nautalia presentaría su propio recurso, pero tal no se ha producido.

 

Alegan que el pliego no respeta la libre concurrencia, que es cuestión obligada en el mundo económico europeo. Para poder licitar, las condiciones establecen que es necesario haber dado toros en plazas de primera categoría en los últimos años y el detalle les deja a ellos y a otros muchos sin opciones y al toreo sin posible renovación empresarial.

 

Por ello por lo que piden la suspensión del concurso del que, además, se quejan que no es tal y filtran con números y razones que se trata prácticamente de una subasta alcista de las que tampoco interesan al mundo del toro. El antecedente inmediato y caso más parecido es la anulación del concurso de Arles, cuya tajante resolución confían que influya abiertamente en la decisión jurídica que se acabe tomando en Bilbao.

 

El recurso inicial deberá ser resuelto por los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Bilbao y  si fuera rechazado y/o no anulasen el concurso, el grupo de recurrentes  tienen decidido acudir a los Tribunales. Si se aceptara la reclamación, se deberá  elaborar otro pliego.

 

Como bien escribe Benlloch, caben en este último caso varias opciones: que se redacte un nuevo pliego con la agilidad que no han tenido hasta ahora y se publique en tiempo para seguir la hoja de ruta del anterior;  que se prolongue la actual situación hasta que haya nuevo pliego; o que se siga adelante con todas las consecuencias con el pliego de la polémica. 

 

 

Otro sí

ANOET no ha dicho nada

 

En todo este proceso, que se está haciendo eterno en perjuicio de Bilbao, hay un dato que llama poderosamente la atención: los responsables de ANOET no han dicho esta boca es mía, con lo ardorosos que salieron cuando en Zaragoza convocaron un concurso, tras no renovarle la concesión a Simón Casas.