Domingo, 9 de agosto de 2020
También en eso fue un adelantado de su época
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Hace ya un siglo, cuando el rudimentario cine de la época comenzaba a ser un espectáculo muy visitado, "Gallito" se adelantó a todo lo que vendía después. En sus contratos incluía una cláusula 14 según la cual Se estipulaba la cantidad de 5.000 pesetas en los contratos en caso de que en la plaza "se introduzca algún aparato para impresionar películas con destino a proyecciones cinematográficas".
Redacción
 ¿Qué ha sido del G-10 y de sus reivindicaciones?

El toreo era el espectáculo de masas por antonomasia en España cuando el fútbol estaba en pañales en los años primeros del siglo XX y ya entonces José Gomez Ortega “Gallito” impuso en sus contratos una cláusula de derechos de imagen de cinco mil pesetas para las corridas en las que toreaba. Lo cuenta un original reportaje de la agencia Efe, tomandolo una fuerte segura:  Paco Aguado y su reciente edición de “Joselito el Gallo, rey de los toreros”. 

 

El cine tenía viente años de vida cuando Joselito El Gallo ya percibió su trascendencia e impacto social y su enorme importancia a la hora de difundir sus faenas en las plazas en las que, junto a Juan Belmonte, mandó como eje de la Edad de Oro del toreo hasta que murió el 16 de mayo de 1920 en Talavera de la Reina (Toledo).

 

Se trataba de la llamada «Cláusula 14», descubierta por el periodista Benjamín Ventura Remacha en un contrato de Joselito para la feria de Almería de 1915 y que estipulaba que el empresario del coso «queda obligado a no permitir que en la plaza se introduzca algún aparato para impresionar películas con destino a proyecciones cinematográficas».

 

«Pero si en contra de lo que aquí se establece resultase que, por distracciones de los empleados de la empresa o cualquier otra causa se contraviene esta obligación», el empresario «abonará al espada José Gómez ´Gallito´ la suma de cinco mil pesetas por cada vez que incurra en la falta de lo que aquí queda preceptuado», rezaba el contrato.

 

La cantidad es desorbitada para la época y es inferior en muy poco a lo que tanto Joselito como Belmonte cobraban por corrida en una época en la que a José le ofrecieron participar en una película titulada «Amour, soleil y taureax» por 3.000 pesetas por sesión cuando, denunciaba en 1915 un periodista que firmaba «Ariel» en La Vanguardia, el actor Ricardo Calvo ganaba únicamente 30.

 

Todo lo cuenta el periodista Paco Aguado en «Joselito el Gallo, rey de los toreros», escrito en 1999, que ahora ha sido enriquecido con nuevos contenidos  y está recién reeditado por “El Paseo”, junto a un sinfín de factores que, además del fundamental del toro en el campo y en la plaza, dominaba el coloso de Gelves desde que se hizo amo de la Fiesta y, con muy pocos años, no dejaba al azar nada de los que sucedía en torno a ella.

 

Junto a la construcción de plazas monumentales para hacerlas accesibles a un mayor número de aficionados y abaratar las entradas, el menor de los Gallo no dejaba un cabo suelto en nada y, además del toro, estaba encima de todo, no en balde Belmonte afirmaba siempre categórico sobre cualquier aspecto organizativo o de dinero que «lo que diga José».

 

En este sentido de controlar todas las vertientes del espectáculo taurino, Joselito vio muy pronto que el invento de los hermanos Auguste y Louis Lumière, que tuvo su puesta de largo en París en 1895 iba a tener una influencia no menor en la percepción de las corridas de toros.

 

Mantiene el periodista madrileño que la exigencia de Joselito podría ser la causa de que «existan tan pocas imágenes tanto de sus actuaciones como de las de Belmonte» y que «mucho o poco, según se mire», es «un escasísimo archivo comparado con la gran cantidad de corridas que toreó y que viene a confirmar su prevención a que otros hicieran negocio a costa de su fama e imagen».

 

Las únicas escenas de cine que se conocen del torero de Gelves son las de su alternativa en Sevilla, las de la tarde de la despedida de Bombita, las del abono del Pilar de Zaragoza de 1913, las de una corrida de la Feria de Abril de 1914, las de su actuación en Madrid con siete toros de Martínez, las de seis Contreras en Valencia, las de la Magdalena de Castellón de 1915, dos corridas en Barcelona en 1918 y un tentadero en la ganadería de Guerrita en su segundo año de alternativa.