Sábado, 24 de octubre de 2020
Segunda de la Gira de la Reconstrucción
Dos toros encastados aportan ese punto de emoción que hace falta
La versión de Cabra sobra la distancia de seguridad (FTL)
Dentro del ya descrito escenario tan frío de una plaza despoblada por el dichoso virus, a vista de televisión dos toros encastados de Juan Pedro Domecq aportaron un punto de emoción, tan necesario como es para el toreo. A los dos los supieron entender Enrique Ponce y Curro Díaz. Por eso, la segunda parte del festejo abreviado tuvo interés. La lesión del que se lidio como segundo, nos privó de una faena con más nota, aunque el torero de Linares sí nos enseñó sus virtudes.
Redacción
 ¿Por qué no se le consulta a Jaime de Armiñán?

CABRA (Córdoba.) Segundo festejo de la Gira de Reconstrucción. Empresa: Puerta Grande (José A. Cejudo). Cuatro toros de Juan Pedro Domecq, de medida presentación y juego variado. Enrique Ponce (de grosella y oro), ovación y dos orejas. Curro Díaz (de azul cobalto y oro), una oreja y una oreja. Al igual que ayer, hizo el paseíllo como sobresaliente Enrique Martínez “Chapurra”. Entrada, el aforo permitido por la autoridad municipal: 250.

Incidencias: El festejo duró una hora y media.

 

Dos toros encastados de Juan Pedro Domecq (3º y 4º), que iban con el morro por la arena detrás de los engaños, animaron la tarde. Cierto que sus respectivos lidiadores los supieron entender, aunque eran más exigentes de lo habitual.  Pero lo importante es que tuvieron la virtud de crear emoción, en un escenario tan frío como una plaza prácticamente vacía. De los otros dos que se criaron en “Lo Álvaro”, con mucha calidad el que hizo 2º, aunque mermado en sus facultados por lesión; bajó bastante el que abrió la tarde.

 

Incombustible Enrique Ponce, un día más. En el primer turno, con un “domecq” que decía muy poquito, sacó el carnet de los insistentes; en cambio ofreció su cara importante con el encastado 3º. Y así nació la emoción mas sentida del festejo. Tanto sobre la mano derecha como luego con la zurda, cuajó series de interés. No es momento ni ocasión de recordar esa criticada falta de ajustes; eso es mejor dejarlo para cuando vuelva a Las Ventas o a la Maestranza. Pero en el pueblo de doña Carmen Calvo se le vio muy a gusto, transmitiendo más verdad.

 

Que era una plaza de pueblo y despoblada, desde luego. Pero conviene destacar lo que disfrutó Curro Díaz con su buen lote. E n cuanto le cogió la medida exacta, hasta llevaba largo y con mucho temple al mermado de su primer turno; de hecho, después de sus reiteradas caídas, en esta segunda parte de la faena su buen pulso acertó a mantenerlo de pie, que no era fácil. Se entregó con el encastado que cerró la función, una faena que tuvo los valores necesarios para mantener la atención del televidente.

 

Por cierto que, fuera ya de la “Gira”, este sábado vuelven a coincidir los dos toreros en la corrida extraordinaria de Granada, también con toros de Juan Pedro Domecq y completando la terna Sebastián Castella. En directo lo ofrecerá las cámaras de Canal Sur TV a partir de las 17:00 horas.