Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Lo asemeja a aprovechar las embestidas para torear sin arte
La atinada definición del "pegapases", según la Academia de la Lengua
El arte como contraposición al pepapases, como enseñó Juan Mora hace 10 años
Un "pegapases" es, ni más ni menos, que un "matador de toros que torea sin arte aprovechando las embestidas". Lo ha definido así la Real Academia de la Lengua, en su revisión anual del Diccionario. No han podido utilizar mayor precisión para lo que hasta ahora era una simple forma de decir, que se utilizaba en la crónica taurina como expresión de crítica a la actuación de un torero.
Actualizado 26 diciembre 2020  
Redacción   

En la crónica taurina de finales de los años 60 y hasta que llegaron los 80,  se hizo muy frecuente la utilización del término “pegapases” para definir las actuaciones de los toreros, especialmente de las figuras. Y todos los aficionados sabía lo que se quería decir.

 

Venía a ser el resumen de faenas de muleta interminables, en la que faltaba la vibración y el arte. Alguna figura vivió en sus carnes como en alguna plaza, guiados por la influencia de la critica, le cantaban en alto el número de pases que le estaba recetando a su oponente.

 

Pero no siempre estaban en lo cierto.  Por ejemplo, a Dámaso González hubo temporadas que lo crucificaron bajo este razonamiento. Bien es verdad que tiempo después cambiaron las tornas y el torero de Albacete recibió de los mismos el reconocimiento al prodigioso temple con el que manejaba los engaños.

 

Hoy en día, cuando ha adquirido carácter de normalidad que a un torero le lleguen los avisos cuando aún ni ha pensado  en coger los trastos de matar, no anda lejos de ser un pegapases. Sin duda con la mejor voluntad de levantar la atención de los tendido, que no llega ni probablemente llegará porque alargue su anodina faena. Es lo que permiten esos “toros predecibles” --en expresión de Carlos Núñez-- que hoy tanto abundan.

 

Son profesionales que olvidaron la máxima de Pepe Luís, cuando sostenía que una plaza hay que ponerla bocabajo sin necesidad de sobrepasar dos docenas de muletazos. No hace tantos años, tan sólo 10,  ya lo comprobamos en Madrid con la faena de Juan Mora a un toro de Torrealta: sin siquiera sobrepasar los 20 muletazos, todos cincelados con el mejor arte, le bastaron para cortar las dos orejas con plena unanimidad. Aquello fue un ejemplo reciente de la innecesaridad de ser un “pegapases”.

 

Hasta con un cierto recurso a la propia técnica del toreo, la Real Academia ha venido a poner las cosas en su sitio. La docta Casa define al pegapases con toda precisión: “Matador de toros que torea sin arte aprovechando las embestidas”. Es una definición precisa y acertada. Nos viene a decir que el “pegapases” de lo primero que carece es de arte; pero nos dice más: a ser “pegapases” colaboran estrechamente las embestidas descastadas y superficiales del toro que tiene delante.

 

Los guardianes del Diccionario no pueden aportar mayor precisión a las definiciones del toreo. Y es que lo venía siendo una forma de decir, ahora ha pasado a tener la categoría de definición segura y reconocida. Ya no es un recurso literario para las crónicas; ya es la expresión exacta de una realidad según la lengua española.

 

Y cuando la Real Academia se decide a definir un término como éste, bien puede entenderse como su preocupación por preservar que la Tauromaquia constituye un componente más de la Cultura española.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
Toros, nieve y tercera ola
2020: un año para el arrastre
Sevilla: ¿Feria? No. ¿Toros? A lo mejor...
El verdadero Paquirri
La Unión de Criadores de Toros de Lidia hace una propuesta para la unidad de los ganaderos
Tauromaquia: desescombro, reconstrucción y nuevos aires
La temporada taurina vuelve al congelador
El Presidente incumple una vez más su palabra: a los profesionales del toro SÍ los ha dejado atrás
Pobre de mí..., con la temporada en el aire
La Junta de Andalucía quiere abaratar la organización de festejos taurinos durante la pandemia
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |