Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Así lo cuenta la prensa cordobesa
El lío y los 3 avisos de Finito en Córdoba
Finito de Córdoba y la Presidencia. Imagen de un escándalo (Diario CORDOBA)
La noticia del fin de semana, la polémica también, se centra en lo sucedido en la plaza de los Califas, con el no indulto de un toro de Núñez del Cuvillo --decisión presidencial que parece justificada—ante el que Finito de Córdoba continuó toreando mientras uno tras otro iban cayendo los tres avisos. Cuenta la prensa cordobesa que fue una faena de escándalo, como escándalo se produjo luego, cuando el toro debía ir camino de los corrales y entonces el espada si quiso entrar a matar.
Actualizado 31 mayo 2015  
Redacción   

La rebeldía de un excelso Finito

SALVADOR GIMÉNEZ

Plaza de toros de Los Califas
Ganadería: Seis toros de Núñez del Cuvillo, justos de presentación y desiguales de juego. Mejor los jugados en tercer y quinto lugar. El cuarto tuvo un juego excepcional en la muleta pero terminó rajado. TOREROS: Finito de Córdoba,  (negro y oro). Ovación con saludos y ovación con saludos tras tres aviso. Morante de la Puebla,  (corinto y oro). Silencio y oreja. Alejandro Talavante, (azul marino y oro). Oreja y palma de despedida.INCIDENCIAS: Plaza de Toros de los Califas. Tercer festejo de la feria de Nuestra Señora de la Salud. Dos tercios de entrada en tarde primaveral. Entre las cuadrillas destacaron Javier Ambel, Pepe Luis Trujillo de la cuadrilla de Talavante.

Transcurría la tarde en un tono plano. Pesaba en el ambiente el pobre resultado de la corrida del viernes. El ambiente estaba bastante enrarecido. Tanto es así, que el primer toro fue protestado de salida, algo inusual en Córdoba. Ni el saludo capotero de Finito a su primero tuvo la repercusión de debió de tener. Las cosas de esta Córdoba en ocasiones incompresible. El torito de color melocotón acudió al caballo con alegría. Al llegar al peto claudicó. Es el toro  de nuestro tiempo. Finito tomó la muleta y realizó una faena bella. Retazos de buen gusto y preñada de una torería de otra época. Una estocada trasera y dos golpes de cruceta terminaron con la vida del astado de peluche. Morante anduvo a medias tintas con el segundo. Otro torete de capa jabonera que se apagó pronto. La tarde continuaba plana. El público seguía extraño, raro, sin romperse. Talavante vive un momento magnifico. Inédito con el capote se encontró con un animal, perfectamente lidiado por Trujillo, que le permitió desplegar su particular tauromaquia anárquica y de improvisación.  

Salió el cuarto.  Un toro de muy justa presentación. Un toro bien hecho y de bonitas hechuras a pesar de su justeza. Finito se rompió a la verónica. Meció el capote y enjaretó unos bellos lances a la verónica rematados con una hermosa larga cambiada por bajo. El animal acudió presto a la montura en el primer puyazo. En el segundo salió repuchado. Galopó en banderillas, lidiado con justeza por Antonio Manuel Punta. El público seguía frío, eso sí, por poco tiempo. Los cimientos de Los Califas iban a crujir una vez más en sus 50 años de historia. Finito cuajó la faena de la feria. Una labor completa de principio a fin. El toreo fundamental, el que de verdad hacer vibrar al público fue brotando de las muñecas del torero cordobés. Los muletazos fueron excelsos, sublimes, rotundos. El toreo fundamental se fue haciendo presente y los naturales resultaron ejemplares. Adelantando el engaño, tocando con suavidad para tirar del toro hasta más allá de la cadera. La faena tocaba la cima. Todo apuntaba a un suceso único. A una faena para el recuerdo, para la historia de Los Califas y, por qué no decirlo, para la historia del toreo. Pero surgió lo inesperado.

El demonio de la soberbia aparición por Los Califas cuando nadie lo había invocado. El público enardecido por la duración y rotundidad de la faena, comenzó a pedir el indulto del animal, provocado por un torero en un éxtasis pleno. La presidencia no consideró tal petición, puesto que el toro buscó las tablas en la postrimería de la obra. Juan Serrano desoyó al palco. Comenzó un reto absurdo entre palco y torero. Juan Serrano continuó toreando un toro muy venido a menos, pero seguía los vuelos de la muleta del torero. Los avisos fueron cayendo uno tras de otro. ¿Por qué motivo no sonaron los metales cada vez que asomó el pañuelo en el palco? El caso es que el tiempo marcado por el reglamento había pasado. Todo se cumplió.

El reto continuó de forma incomprensible. Juan Serrano en lugar de retirarse preparó al toro y lo despacho de una estocada a pesar de las advertencias de los alguacilillos y delegado gubernativo. Desacato doble. Curiosamente por no querer matar al toro, y otro posterior por matarlo, hecho inusual en la historia del toreo. El escándalo estaba servido. Lo que pudo ser un triunfo rotundo e histórico, quedo en la nada. El demonio de la soberbia se había salido con la suya. ¿Que motivó a Juan Serrano a cambiar una faena de rabo y convertirse en triunfador de la feria, a sembrar un escándalo a los 24  años de su alternativa? La autoridad no debe de ser jamás ninguneada y menos aún desobedecida. No hay que olvidar que vela por la fiesta, sus valores y el toreo. Desobedecerla es faltar el respeto a la fiesta. Lo demás, no importó.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |