Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un cruce de caminos poco provechoso
El binomio Política y Toros
Constituye una evidencia histórica que cuando se entrecruzan los caminos de la política y la Tauromaquia, al final poco resultados positivos se alcanzan. Y cuando se consiguen, como fue el caso de la importante legislación sobre patrimonio cultural, luego no se alcanza a convertirla en realidades concretas. ¿Quién entre los taurinos se acuerdan hoy del PENTAURO --de contenido más relevante del que le dieron los profesionales--, o de la Comisión Nacional Taurina --que lleva años sin reunirse-- mientras se trata de inventar nuevas plataformas de encuentro?.
Actualizado 17 diciembre 2020  
Redacción   

Hace ya más de un año, se escribía en estas paginas acerca de los riegos evidentes que se producen cuando se cruzan los caminos de  la Tauromaquia y la Política. La experiencia enseña que la mayoría los políticos pisan un plaza de toros para dar un mitin y para poco más.

  

Es cierto que algunos políticos han encontrado en el mundo del toro unos caladeros de votos, unos a favor y otros en contra, que cada cual explota a su modo. Todos acuden al menos a un gesto para aproximarse a esos votantes, a los que hasta ahora poco han tenido en cuenta en materia taurina. Sin embargo, hay que recordar que la historia enseña que la mezcla de Tauromaquia y Política casi nunca ha dado resultados beneficiosos para la Fiesta.

 

Del guiso de Tauromaquia y Política no ha solido salir casi nunca un plato demasiado provechoso. Salvo, claro está, el colosal libro de ensayos de don Ramón Pérez de Ayala, titulado precisamente “Política y Toros”. Y no hay que referirse tan sólo a los tiempos actuales: históricamente ha ocurrido siempre. De hecho, podría decirse que a lo largo de los tiempos ambas han mantenido un equilibrio difícil y complejo, que antes o después se ha roto.

 

Sin embargo, antes de continuar adelante conviene abrir un paréntesis para hacer una observación. Los políticos y los taurinos parecen haberse olvidado que en años anteriores no hicieron tanto ruido cuando el PP en solitario --con la indiferencia del PSOE y el juego en contra de la mayoría de los grupos parlamentarios-- consiguió aprobar dos leyes fundamentales para la Tauromaquia, hizo renacer la Comisión Nacional Taurina, aprobó el Plan Estratégico Nacional de Tauromaquia (PENTAURO), planteó y ganó el recurso ante el TC por la tropelía catalana y la balear… Hasta dejó en vía activa lo que luego fue el II Congreso Internacional en Murcia.

 

Pero continuando con nuestra línea argumental, la ocasional irrupción de profesionales de lo taurino en las últimas listas electorales, contando con toda legitimidad, al final no dejará de ser más que una anécdota de tantas, desde un punto de vista político como desde la Tauromaquia. De hecho, no se equivoca uno mucho si se afirma que todo eso tiene un punto de oportunismo, por más que cada ciudadano tenga derechi a hacer lo que le parezca oportuno.

 

Como oportunismo es que a estas alturas de la película desde la Administraciones se sigan promoviendo reuniones con los representantes de las instituciones taurinas, llámese Fundación del Toro, llámese ANOET, como que quieran llamarse. No nos engañemos: más que otra cosa, la gran mayoría tan sólo buscan una foto para enseñar. Las experiencias con el ministro Uribe están ahí para corroborarlo. Por eso, incluso entran dudas acerca del grado de acierto de prestarse a participar en esa foto.

 

En esta materia, aunque luego cayera políticamente en tierra estéril,  lo más el claro y fundado fue, junto al discurso de Victorino Martín en el Senado,  el posicionamiento hizo en su día la Unión de Criadores de Toros de Lidia, que con un bien elaborado manifiesto le recordaba a toda la clase política los puntos neurálgicos de nuestra cabaña de bravo, que están llamados a proteger por mandato, entre otras, de la ley 18/2013,  que hace una expresa mención al campo bravo.

 

Por eso, bueno sería que quienes apuestan por la Tauromaquia, que somos muchísimos, no pongamos demasiadas esperanzas en el actuar de los políticos. “Si hay suerte, algo caerá a nuestro favor; en otro caso, y salvo unas pocas excepciones,  nadie se sorprenderá: ya estamos acostumbrado al desinterés de la Administración”. Lo dijimos en abril de 2019 y lo repetimos ahora.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?
Rodríguez Uribe, la incultura como norte
Un verdadero plan de rescate para la información taurina
Los inconcebibles números taurinos de Sanidad
Con la que está cayendo, la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos está desaparecida
El sudoku de 1 espectador cada 9 metros cuadrados
¿Seguro que frente a la crisis del Covid 19 ahora toca la autorregulación de la Tauromaquia?
Toca comenzar a trabajar desde ahora en "el día después"
La alarma ante el acuerdo PSOE-Podemos
La hora de los despachos
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |