Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Madrid: Segunda de la Feria de Otoño
Un bravo frente a la mansedumbre
Entre la mansedumbre y los silencios, así se fue la tarde en esta segunda del abono otoñal. La mala corrida –mansa, desrazada y algunos sin fuerzas-- lidiada por Puerto de San Lorenzo forzó que la tarde se convirtiera en una de tantas, que tan pronto como acaban, se olvidan. Con todo, hubo un gran oasis con el cuarto, un gran toro que precisamente por eso desentonó del conjunto, en el que El Cid se gustó y nos gustó, dentro de lo que ultimamamente gusta. Lo demás, perfectamente prescindible.
Actualizado 30 septiembre 2011  
Redaccion   
 EN OTRAS PLAZAS: la jornada del 30 de septiembre
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
MADRID. Segunda de Feria. Tres cuartos largos de plaza. Cinco toros de El Puerto de San Lorenzo y uno sobrero de Los Bayones (6º). El Cid (de añil y oro), silencio y ovación. Sebastián Castella (de tabaco y oro), silencio y silencio. Miguel Ángel Perera (de rioja y oro), silencio y palmas.
 
Con posibles para el toreo, tal como hoy se entiende, sólo hubo un toro: el cuarto, que fue importante. El resto de los de Puerto de San Lorenzo formaban un conjunto deslucido; unos porque carecían de raza, otros porque no habían visto la clase ni en pintura, otros, en fin, porque eran la nulidad de la entrega. El cuadro lo completó un mando de Los Bayones. En suma, lo tenía crudo la terna con semejante material.
 
Tiene que guasa que tuera el más basto del sexteto el que luego diera mejor juego, Fue el cuarto, que era uno de esos que los taurinos llaman “toro importante”; esto es, con un punto de alegría y continuidad en sus embestidas, bravo desde que se asomó por primera vez a un capote. Bien es verdad que El Cid supo lucirlo en una faena bien elaborada en la que hubo momentos realmente logrados. Con la izquierda volvió a ser el torero que tantas tardes hemos echado en falta; pero también con la derecha hubo empaque. Sin embargo, cuando todo andaba encarrilado hacia el triunfo la espada vino echarlo todo por tierra. Con el deslucido y escaso de fuerzas que abrió plaza, poco pudo hacer. Por más que el torero se pusiera reiterativo.
 
Ni segundo ni quinto dieron margen de maniobra alguno. Por eso en ambos vimos la versión tesonera de Sebastián Castella. Así como con su primero se le vio expeditivo con la espadas, en ek quinto se cambiaron las tornas.
 
El manso que hizo tercero al menos tenía movilidad y en ocasiones incluso humillaba al coger los engaños. Miguel A. Perera lo intento aquí y allá, intentando siempre que el toro no volviera a encerrarse en las tablas. Pero el trasteo no podía trascender a los tendidos. Con el manso del hierro de Mayalde no pudieron mejorar las cosas.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2011
Taurologia.com, Premio de Comunicación de la Asociación Taurina Parlamentaria
El ministro Wert y la Tauromaquia: Tres opiniones
Compromiso del ministro Wert: "Poner en valor la Tauromaquia"
ENCUESTA: División de opiniones entre los aficionados
La nueva estructura administrativa de Cultura no supone ningún avance para la Fiesta
Los ganaderos también se apuntan a los derechos de imagen. ¿Quién será el siguiente?
Defensa de la Fiesta como patrimonio inmaterial compartido
Conmemoración del bicentenario de Bernardo Gaviño
Dura reacción del Observatorio cultural taurino de Francia ante la prohibición gallega
Taurologia.com desea a toda la familia taurina felicidad y triunfos en el Nuevo Año 2012
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |