Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Última de feria
Broche de oro a la feria con la corrida de Miura: triunfo grande de Manuel Escribano
Manuel Escribano paseado a hombros al concluir la corrida
Ni el mejor guionista hubiera sido capaz de diseñar un final mas rotundo y más feliz para esta feria. Pero como en los toros no hay guión preestablecido, el broche de oro fue obra de los ganaderos Antonio y Eduardo Miura y de los toreros: Rafaelillo, Javier Castaño y Manuel Escribano. Una tarde con mucha importancia en la que, ausente el toro que "no molesta" (ni tampoco crea emoción), se vieron seis toros con poder y casta, a los que además supieron entender, con valor y técnica, tres toreros modernos. Entre ellos, destacó Manuel Escribano, que llegó a última hora en sustitución de El Juli, y le formó un auténtico lío al 6º toro, premiado con la vuelta al ruedo.
Actualizado 21 abril 2013  
Redacción   

SEVILLA. Última de feria. Casi lleno. Toros de Antonio  y Eduardo Miura, de gran presentación y juego; al 6º,  "Datilero" de nombre, se le dio la vuelta al ruedo en el arrastre. Rafael Rubio “Rafaelillo”, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos. Javier Castaño, (de azul cielo y oro con cabos negros), ovación con saludos y vuelta al ruedo. Manuel Escribano (de rosa y plata), ovación con saludos y dos orejas. Salió a hombros por la puerta principal.

En el 2º de la tarde, el público obligó a saludar a la cuadrilla de Castaño; a Marcos Galán, por su lidia con el capote; a David Adalid y Fernando Sánchez, por tres pares extraordinarios, que hicieron sonar la música. Volvieron a tener que saludar los tres en el 5º.

La corrida pudo ser memorable. De hecho lo fue. Pero a efectos estadísticos, lo pudo ser si las espadas hubieran estado mas despiertas. En cualquier caso, era difícil montar un fin de fiesta tan magnífico como el que se vivió en la Real Maestranza. Seis toros de Miura, muy en miura en sus tipos, con un juego que para sí quisieran algunas de las ganaderías “que no molestan”, aunque sin perder por ello sus propias señas de identidad, incluso en lo de la traída y llevada gaita, como el 4º y en sus finales el 5º. Y es que cuando en el ruedo hay poder y casta, necesariamente hay emoción, hay importancia en cuanto hacen los toreros.

Es posible que ahora comiencen las discusiones y las quinielas sobre la mejor corrida de la feria. Hasta la mañana del domingo, ganaba por goleada la de Victoriano del Río; al anochecer, las apuestas con todo fundamento se inclinaban por la de Miura: además de permitir el toreo moderno –ahí está la faena de Escribano al 6º--, tenían lo que rara vez se ve ahora en los ruedos. Sombrerazo de respeto a los hermanos Miura, una corrida como la que se lidió hoy en Sevilla compensa toda clase de sinsabores y trabajo.

Está claro que el 6º fue un toro excelente, justamente premiado con la vuelta al ruedo. Pero no fue el único. Importante para el ganadero y para el torero fue también el 2º y muy manejable el 3º, aunque con el pero de ir a menos. Con problemas pero dejando estar 3º y 5º. Y con verdaderos problemas el que se lidió en 4º lugar, un sobrero de la propia ganadería que sustituía al titular, que al salir se partió un pitón por la cepa. Un conjunto, en fin, que mantuvo siempre la atención de todos, toreros y espectadores, que tuvo a su favor la lidia y el esfuerzo sin límites que desarrolló la terna.

Para Manuel Escribano la corrida de Miura era como ese último tren que pasa por su puerta: se había subido andando, por la cornada de El Juli. Y parecía que al ruedo salía como diciendo respetuosamente: “Aquí no se va a echar en falta a nadie”. El torero de Gerena --que se ha convertido en un vivero de toreros-- redondeó la tarde soñado y si se hubiera espabilado con la espada en el 3º, habría salido hasta la orilla del Guadalquivir por la Puerta del Príncipe.

Desde que se fue a la puerta de toriles para recibir a su primero hasta el estoconazo que tumbó al 6º, las cosas le salieron de cara. Y no por casualidad precisamente. Variado con el capote, entrando en quite siempre que correspondía; estuvo serio y verdadero con las banderillas, con un par al quiebro que fue un poema. Y luego, toreando a los dos con la muleta olvidándose que eran de Miura, aunque lo eran: presentando bien los engaños, tratando de llevarlos largos y por abajo, sin dudar ni un momento. Tan relajado y torero que nadie diría que en el pasado año tan sólo había matado ocho corridas y que llevaba cinco esperando volver a la Maestranza.

En la historia del toreo triunfos como el suyo de este domingo, hacían la temporada de un torero. Ejemplos bien sonoros tenemos. Sin embargo, tal como hoy organizan las cosas quienes mandan en esto, la pregunta es: fuera de Pamplona y Francia, que ahí si hay sensibilidad, ¿quedan huecos libres en las ferias para un torero más que interesante? Si no los hubiere, sería un sinsentido, que explica cómo anda de mal regida la Fiesta.

En otra dimensión, pero importante estuvo también “Rafaelillo”. En esta tarde no fue sólo el torero esforzado que está a por todas. La firmeza y el buen criterio con el que lidió al 1º, no fue tan sólo valor: allí hubo sentido de la lidia, conocimiento de los terrenos y, eso sí, un corazón grande. Y el toro no era fácil. Por eso, pese a que tardó en matarlo, el público le reconoció su actuación con una fuerte ovación. Mejor le vio con el complicado sobrero que hizo 4º, que este tenía el cuello miureño para sacar la gaita por el sitio que nadie esperara. Como esos toros también tiene su lidia, Rafaelillo lo pasó sobre las piernas, con torería y con buena mano, con riesgo también. Y supo matarlo habilidosamente pero con dignidad. De nuevo Sevilla le reconoció su labor.

Notable, igualmente, estuvo Javier Castaño con su lote.  La lidia que le dio al 2º fue todo un curso en 20 minutos. Desde el primer momento le encontró la distancia y supo tocar la tecla que correspondía, a pesar de que eran los momentos en los que más molestó el viento. Siendo de Miura, el animal tenía un punto de nobleza que permitió al salmantino series muy rematadas, que movieron hasta a la batuta del director de la Banda, otras veces tan renuente. Tenía redondeaba una faena de premio cuando se puso a  pinchar hasta por tres veces antes de dejar la estocada.

El 5º fue el otro toro que se acordó de la leyenda del cuello de los toros de Miura. Pese a ello, Castaño supo entenderlo y logró muletazos –en especial con la izquierda-- de mucho mérito. Y, sobre todo, echando por delante la verdad del toreo,  Tras una estocada entera hubo petición y el salmantino dio la vuelta al ruedo.

La matinal de rejones

SEVILLA. Matinal. Duodécima de feria. Menos de tres cuartos de entrada. Toros de Benítez Cubero, nobles aunque sin duración. Álvaro Montes, vuelta al ruedo. Joao Moura, silencio tras aviso. Manuel Manzanares, silencio. Francisco Palha, una oreja. Luis Valdenebro, una oreja. Lea Vicens, vuelta al ruedo. 

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
La inconsistencia de un ministro


Rodríguez Uribe, la incultura como norte


Las declaraciones al diario "El Mundo" del ministro de Cultura han llevado a las gentes del toro a una situación verdaderamente límite, frente a la que los insostenibles aclaraciones posteriores solo sirven para empeorar la situación. No da una el señor Rodríguez Uribe. Cuando hace promesas porque todas resuelta luego incumplidas; cuando habla porque siempre se dirige a un barrizal. En el fondo, ha quedado aún más claro que la Tauromaquia está ante una legislatura que se nos irá en blanco, en la mejor de las hipótesis.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |