Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Joselito, lleno de vída y de buen humor
Camino de Talavera
La víspera del "Madrid está imposible"
Tras la tarde de aquel Madrid "que se había puesto imposible", "Gallito" se retiró disgustado a su casa. A primera horas de la mañana del 16 de mayo, con su cuñado Ignacio Sánchez Mejías se fueron a la Estación de Delicias, donde les esperaba el tren Madrid-Cáceres, con parada en Talavera. Les acompañaba un grupo de amigos. Y a descansar luego unas horas en el Hotel Europa, a donde luego nunca volvería.
Actualizado 15 mayo 2020  
Antonio Fernández Casado, escritor y empresario   

Curiosamente, la Plaza de toros de Talavera de la Reina (6.000 espectadores), fue inaugurada por Fernando Gómez El Gallo, padre de Rafael y José, el mes de septiembre de 1890. Treinta años más tarde, Joselito y Sánchez Mejías, pisaron por primera y última vez sus arenas. También fue la primera ocasión se anunciaban para estoquear reses locales de la viuda de Ortega.

 

La fatal jornada del 16 de mayo, comenzó a las siete de la mañana; hora a la que abandonaron el Hotel Terminus (Carrera de San Jerónimo), Ignacio Sánchez Mejías y su cuadrilla, que en la mitad de la calle se cruzó con un grupo de aficionados bilbaínos --que al parecer volvía de jarana y había bebido en exceso--, que insultaron al cuñado de Joselito, a quienes intentaron agredir a bastonazos; envite que no solo repelieron, sino que dos alborotadores tuvieron que ingresar en la Casa de Socorro del Distrito del Congreso, con lesiones de pronostico reservado. Como autor de la agresión fue detenido el banderillero El Almendro, primo de Gallito, quien fue puesto en libertad gracias a la mediación de un influyente amigo de su jefe.

 

A continuación, Ignacio, y su cuadrilla, se dirigió a la estación de ferrocarril de las Delicias donde les esperaba Joselito Maravillas y su gente (Cantimplas, El Cuco y Blanquet, Farnesio y Camero). Finalmente, a las 8,10 de la mañana partió el tren con destino a Cáceres y parada en Talavera de la Reina.

 

En el mismo compartimento que José e Ignacio, tomaron asiento el empresario de la plaza manchega, Leandro Villar; el representante de Joselito, Alejandro Serrano; los periodistas Gregorio Corrochano (ABC) y Antonio Fadón (El Imparcial); y un grupo de amigos: Darío López, Salvador Menchero, José Ruiz, Francisco López, Juan Cabello y Enrique Sánchez Caballero.

 

Durante las casi cinco horas de viaje, Joselito se mostró cordial y divertido, recordando innumerables anécdotas que había protagonizado en su reciente campaña. Incluso, según Corrochano…” empezó a cantar alegremente, y fue hasta el hotel gritando como un chico: Viva la novia”, en recuerdo al uso que se daba a un enorme automóvil con el que se habían cruzado camino del hotel talaverano, que se dedicaba a trasladar a los novios.

 

La primera parada del tren se produjo en la estación toledana de Torrijos, donde permaneció un buen rato parado; lo que aprovechó José para bajar a adquirir distintos productos gastronómicos con los que agasajar a sus acompañantes. Una vez en la cantina ferroviaria adquirió jamón, salchichas, queso, latas de conservas, un pan…, hasta que de repente un mastuerzo se abalanzó sobre el torero con la intención de quitarle el pan; lo que hizo que uno de los acompañantes empujase al campesino contra un velador para evitar le quitase la vianda. Cuando el ladrón trató de reaccionar, un segundo viajero dio un bastonazo, que rompió una mesa de mármol de la cantina; problema que solucionó José pagando 40 ptas. al propietario.

 

En la siguiente parada del convoy, en Fuenlabrada, subió al tren a saludar a José, el estoqueador malagueño, Paco Madrid, que residencia en el pueblo; quien regaló a su colega varias libras de tabaco habano que le habían traído de Cuba.

 

El reloj marcaba algo más de las 13 horas, cuando el tren entró en el anden de la estación de Talavera de la Reina, donde se había congregado medio pueblo y muchísimos forasteros a recibir al torero. Tras abandonar la terminal, en un coche, junto a Sánchez Mejías, se dirigió al Hotel Europa (Calle Canalejas), donde tenía reservado el amplio y ventilado cuarto nº 3, en el 2º piso, -con un mirador a la calle Pi y Margall-, equipado con sus correspondientes mesillas, un armario de luna, un lavabo y una mesita-escritorio. Lo único que Joselito solicitó fue que nadie le molestase. 

 

Tras dos horas de descanso, vestido con la misma ropa que traía de Madrid, José se despertó alrededor de las tres menos cuarto de la tarde; momento que se levantó, lavó y afeitó con una maquinilla, tal como acostumbraba. A continuación su mozo de espadas, Parrita, con la ayuda de Paco, inició la ceremonia de enfundarle el terno -grana y oro-, que había estrenado unos meses antes en Lima, y una corbata de color azul. Sobre las cuatro y treinta de la tarde, José abandonó la hospedería a bordo del automóvil de un amigo madrileño. Esta tarde estrenó un capote de paseo negro-raso, que un rato después colocaría en las barreras que ocupaban los amigos con los que habían viajado con él en el tren. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Joselito versus Manolete
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
De Antonio Bienvenida a Pablo Aguado, bajo el influjo de Ordóñez
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Sidney Franklin: el torero yanky
PUNTO DE VISTA
"Un insulto a la inteligencia"


El sudoku de 1 espectador cada 9 metros cuadrados


Hay cosas que no se pueden entender. Por ejemplo, en estos días, que a la pandemia, con la gravedad que tiene, se le combata con "ocurrencias" de expertos innominados. Pero ocurre y por eso el llamado "Plan de Transición a la Nueva Normalidad" no recibe más que críticas por parte de todos los sectores. La que afecta al mundo del toro es, como ha dicho Ramón Valencia, un insulto a la inteligencia. Pero la Vicepresidenta Teresa Ribera tiene la solución: "Al que no le gusta que no abra". ¿A eso se llama gobernar?


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |