Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Lo obvio se convierte en urgente: reordenar la Tauromaquia
Se comenzó hablando de los dineros; lo siguiente debiera ser sentarse a resolver el futuro
Fragmento del grabado de Toros en Bayonne, de Gustav Doré
La cosa ya supera con creces el nivel de lo anecdótico. Ya hablar tan sólo y nada más que del dinero de los toreros --el secreto mejor guardado en esta arca--, puede pasar a palabras mayores. Como bien ha dicho Ramón Valencia es la hora para que el Sector del toro --todo el Sector, no sólo la patronal-- se siente alrededor de una mesa y hable sin tapujos sobre como debiera ser el futuro de la Fiesta, porque por el camino actual hasta miedo da el continuar caminando. Esto ya no va de Fundaciones que pleitean profusamente; esto va de decisiones relevantes en las que coincidan la generalidad de los profesionales, después de oír a los aficionados, que a la postre son los que sostienen económicamente el edificio.
Actualizado 3 diciembre 2018  
Redacción. Servicio de Documentación   
 Cuando el negocio taurino se hace impredecible, algo falla en el conjunto de la Fiesta
 Ahora toca modernizar el negocio taurino
 Reconducir y racionalizar el negocio taurino, el mejor argumento frente a las prohibiciones
 Desde Madrid al último pueblo, el problema no es sólo la crisis, sino del modelo de negocio

La Caja de Pandora la abrieron, --a lo mejor sin valorar todas sus consecuencias-- mano a mano Toño Matilla y Simón Casas, a  propósito de la extraña temporada de Alejandro Talavante, en la que el torero optó por romper con su apoderado y retirarse sin fecha de regreso. Por primera vez se empezó a hablar con detalle sobre los dineros de un torero. Un algo inédito en la historia. Pero también poco claro, o por mejor decir: poco preciso, como bien explicaba Antonio Lorca en “El País”, en un articulo que no pierde actualidad: “¿Alguien sabe cuánto gana un torero?, fortuna o miseria, la fiesta es una ruina”.

 

Les siguió Ramón Valencia, máxima responsable de la Empresa Pagés, reclamando de forma muy sensata que de una vez el sector se sentara a estudiar y decidir  la restructuración del mundo del toro. Pero con relación o sin ella con tales declaraciones a Álvaro R. del Moral, Simón Casas convocó luego a la gran patronal para el 20 de diciembre, colocando en el orden del día una actualización de la anquilosada y opaca institución, con el propósito de  "unificar la clase empresarial, fijar objetivos y establecer mesas de trabajo. Hay que regenerar la imagen del empresario taurino, que es muy mala", como precisaba a Zabala de la Serna en las paginas de El Mundo.

 

Colección privada de Carmen Thyssen

El contexto general en el que todo esto se desenvuelve no se dibuja fácil, incluso cabría decir que es preocupante. Y así,  en Bruselas de nuevo el grupo parlamentario en el que se incluye Podemos vuelve a intentar que en los programas comunitario de apoyo al ganado vacuno se excluya la ganadería de bravo. Otro factor: el número de espectáculo celebrados en España vuelve a bajar, mientras por distintos puntos de la geografía española la disidencia antitaurina se moviliza, en razón de la propiedad inestabilidad de las instituciones públicas, sin recibir una respuesta adecuada que vaya más allá de las lamentaciones.

 

Y si faltaba poco, crece la preocupación por las dificultades con las que tropiezan en Bilbao para convocar el anunciado concurso de arrendamiento de la plaza de Vista Alegre, al que se descuenta que irán varios aspirantes, aunque no se sabe la fórmula que seguirán quienes hoy integran Plaza 1, si es que van. Además, todo lleva a pensar que, aunque no se haya confirmado oficialmente, las obras de reforma de Las Ventas se han paralizado, cuando lo previsto era que al iniciarse la temporada próxima el coso pudiera ser utilizado con normalidad con la primera parte de la reforma ya concluida.

 

Mientras tanto se dan noticias contradictorias sobre el dichoso bombo del sorteo, con el que Simón Casas, como si fuera la lotería, quiere elaborar un abono de en torno a 30 tardes, a la vez que estamos en el inicio de la negociación  de un nuevo Convenio Colectivo para el sector, en principio desde posiciones nada cercanas, que no van a ser ajenas a la actual situación del mundo del toro. 

 

La Fiesta necesita de otra orientación

 

No es de ahora mismo, sino que viene de muy atrás la necesidad de que todos en el Sector se pongan de acuerdo para marcar las líneas maestras del camino por el que debe discurrir en el futuro inmediato la Tauromaquia. Y eso es mucho más que discutir sobre dineros, porque si nos quedamos sólo ahí conviene hacer caso a Diego Urdiales cuando dice en “Aplausos”: "se habla solo del dinero de cuatro, ¿por qué no hablamos de lo poco que cobran los de abajo?". Naturalmente el de Arnedo se refería a los toreros,  pero la misma cuestión habría que plantearse, por ejemplo, respecto a los ganaderos, por citar un caso flagrante.

 

Por eso, si toca adentrarse en los números de la Fiesta, lo primero que se necesitará radica en redefinir las reglas del negocio taurino, que es algo de bastante mayor calado. Qué el modelo actual no es sostenible resulta una evidencia. Pero conviene referirse siempre al modelo global, no sólo a su economía, que al final no es más que una consecuencia de las deficiencias y carencias actuales del hecho taurino en todas sus manifestaciones.

 

Tauromaquia de Goya. Centro Botín

Y así, unos nos hablan de la posibilidad de redefinir aspectos no esenciales de la lidia. En unos casos se refieren a la opción por regular un espectáculo menos sangriento. Y a lo mejor puede hacerse, pero por limitar, por ejemplo, a dos o tres intentos el manejo del descabello no se arregla ninguno de los problemas de fondo. Como tampoco se hace si lo que se plantea se refiere a una redefinición de la composición de las cuadrillas, o  la modificación de la norma de antigüedad como razón obligatoria formalizar los carteles, para que la tradicional figura de “el primero” cambie de estatus. Se trata de algunas hipótesis, todas dignas de ser estudiadas; pero ninguna de por sí resuelven la situación que hoy padece la Fiesta.

 

La realidad es clara. Mientras los taurinos pasan horas mirándose el ombligo, la afluencia de espectadores fluctúa a la baja y cuesta un mundo generar nuevos aficionados estables; los precios, desde luego, no colaboran en nada a romper tal dinámica. Pero tampoco se encuentra margen de maniobra para revertir el anquilosamiento de los escalafones, que parecen diseñados sobre todo para cerrar el paso a las novedades que de antemano no estén ya bendecidas por los del trust. ¡Cuánto daño ha hecho el abuso de ese “sota, caballo y rey” al que juegan los grandes!.

 

La reforma del negocio taurino 

 

Por eso, las reformas tantos años pendientes, debieran ir mucho más allá. En este sentido, lo primero que conviene fijar se refiere a la normalización del negocio taurino como hecho económico y empresarial. ¿En base a qué razón fundada lo taurino siempre tiene que ser algo atípico dentro de las normas generales –diríase que universales-- de la gestión y de la economía?

 

A este respecto, debieran tenerse en cuenta aspectos tan elementales como los que se refieren a la transparencia, para que, como ocurre en todo negocio, las cuentas anuales de todas las sociedades mercantiles taurinas sean públicas y accesibles, incluso antes de que hayan sido inscritas en el Registro.  Pero no es menor el reto de plantearse otro factor tan elemental como la relación calidad/precio a la hora de fijar el valor de las localidades. Cuando uno va a un gran almacén una chaqueta de mayor calidad vale más cara que otra que es de menor nivel. ¿Por qué no va a ser así en los toros? Algo que, por cierto, tiene bastante tradición en el mundo taurino: por eso los aficionados le protestaban a Joselito o a Manolete porque su inclusión en un cartel había ocasionado una  subida los precios en taquilla.

 

Por otro lado, resulta de enorme interés conocer al detalle cuáles son las partidas de gastos que soportan a la economía del toro.  Poder analizar el costo inicial del piso de plaza, los gastos generales de la empresa, los costes de personal que soporta un torero, el valor real --intermediarios incluidos-- de una corrida de toros, el valor, la eficacia y los criterios que se siguen en la publicidad y la promoción, los plazos reales para los pagos, etc. En suma, poder contar con una radiografía completa y precisa, a ser posible con un auditor externo,  de este capítulo fundamental.

 

"Hacia la Plaza", de Manuel García

Pero de paso nunca estará demás, cuando es el caso, analizar la economía cruzada cuando se trata de grupos empresariales, para valorar los traspasos económicos que se producen en la gestión entre sus plazas, cada una de las cuales responde a una adjudicación diferenciada y unitaria.

 

Por ese camino podríamos establecer, entre otros extremos, si en la Fiesta también se da una suerte de dumping, que rompe toda  posible competencia. Por ejemplo, si se organiza un cartel sabidamente a pérdidas, porque eso lo compensarán luego con los ingresos de espectáculos de bajo costo, o con festejos en plazas más rentables, la competencia peligra: ese planeamiento en España se lo pueden permitir tres o como mucho cuatro grandes empresarios, frente a los que los demás no tienen margen para competir; se les condena a no crecer, ni en categoría, ni en  sus cuentas. Pero dumping puede considerarse también dejarse contratar a pérdidas, con tal de tener un festejo, que esa taurina y lamentable  figura de “pasar por el tubo” no es exclusiva del sector de plata.

 

Y en aspectos más puntuales, tampoco pueden entenderse como cuestiones menores aquellas que se refieren a la previsibilidad de los cobros y los pagos. Por lo pronto, aunque muchos no hagan caso, existe una jurisprudencia más que suficiente por la que en un contrato taurino no cabe acudir a la fórmula genérica de “ingresos a convenir”. Como también debe constar la fecha y la forma de pago. Salvo casos muy aislados, la realidad lleva a pensar que  aquí el único que cobra seguro es el apoderado, que tiene garantizado el porcentaje que le corresponda, mientras que su poderdante hasta final de año no sabe a ciencia cierta cuáles son sus dineros, si es que no se encuentra con la desagradable sorpresa de que ha echado la temporada a pérdidas.

 

Y al fondo, la ética del mérito y del negocio 

 

En el fondo, clarificando todas las partidas de las cuentas se pondrá de manifiesto algo tan básico como el grado de cumplimientos que resulta exigible a las empresas en los que se refiere a la ética de los negocios, que es un valor común y necesario para toda actividad empresarial, sea de la naturaleza que sea. Una ética empresarial que comienza por conocer a ciencia cierta quiénes son y qué intereses tienen los inversores reales de cada organizador taurino, algo a lo que tienen derecho los clientes posibles, esto es: los aficionados, pero que poca veces está claro. Son precisamente dudas de esta naturaleza las que tanto daño hacen a la imagen de la Casa Matilla, cuya sombra se rebusca detrás de todo lo que ocurre.

 

Más complejo, pero no menos necesario, resulta algo que hoy se echa mucho en falta: la ética del mérito, en virtud de la cualse cumpla lo que siempre tuvo tradición en el toreo: quien triunfa repite, con independencia de quien lo apodere. Su ausencia lleva a casos tan poco justos como dejar parado a un torero en su oficio pura y simplemente porque anda fuera del circuito del trust. No se trata de cuestión fácil, porque a la postre se trata de una actividad de Arte, cuando además se interfiere con ese concepto tan etéreo pero real como la fuerza en la taquilla. Pero está claro que algo más se podría hacer, si todos se ponen a ello, por más que resulte algo siempre muy subjetivo: una obra de arte vale lo que el mercado paga por ella.

 

Abrir la Tauromaquia en canal 

 

Tauromaquia de Goya. Museo de El Prado

En suma, estamos en trance que, de forma querida o inadvertida, nos encontremos a la Tauromaquia abierta en canal como si de un quirófano se tratara. A lo mejor ya resulta inevitable una vez que la Caja de Pandora se ha abierto. Pero con una reticencia no pequeña: los taurinos se demuestran muy expertos en eso de hacer como que cambian todo para que nada cambie.

 

Lo único recomendable parece a todas luces que pasa porque lo que se haga sea para bien, no para moverse tan sólo en las apariencias externas y ocasionales. Y eso exige de una limpieza poco frecuente a la hora de que todo el Sector se siente a estudiar la situación, dado también la voz a sus clientes, con cuyos dineros se soporta todo el edificio del toreo.

 

No parece que haya otro camino para que la credibilidad de quienes gobiernan la Fiesta se reconduzca a los niveles necesarios, de los que hoy carecen. Si quienes mandan en todo este mundo no son capaces de que su trabajo se acepte sin recelos ni dudas, de poco servirán los cambios. Y es que la almendra de la cuestión va, ante todo, de convencer al cliente.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Informes
Castilla y León vuelve a ser pionera: incorpora a la Tauromaquia al Plan para industrias culturales
Abrirse paso en el escalafón, cada año más difícil
Con sus 3 hierros, Victorino Martín encabeza el escalafón ganadero de 2018
BILBAO: El concurso para la plaza va con 2 meses de retraso y no hay fecha ni pliego para convocarlo
La crisis sigue marcando las estadísticas
Lista negra y lista blanca de ganaderías para la temporada de Sevilla
Liderazgo de Roca Rey, el torero que más se dejó ver en las plazas relevantes
Sevilla, el año que se indultó a "Orgullito"
La temporada 2018 en Las Ventas: 932.839 espectadores, un 4,15 % menos que en 2017
Paco Ureña pierde la visión del ojo izquierdo
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas

La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |