Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Creador del Real Colegio de Tauromaquia de Sevilla
El Conde de la Estrella, una personalidad poco conocida
Cuando Fernando VII decide la creación del real Colegio de Tauromaquia de Sevilla en 1829, se lo encarga a don Antolín de Cuellar y Beladiez, conde de la Estrella, una aristócrata que desde joven pasó a formar parte de la Real Armada. A el se debe que se pusiera en marcha este Real Colegio y la elaboración de un importante vademecum. Sin embargo, se trata de una personalidad poco conocida. El historiador José Aledón, que ya abordó en nuestras páginas la historia de este Real Colegio de Tauromaquia, nos acerca en este artículo a la figura del Conde de la Estrella.
Actualizado 25 enero 2013  
José Aledón Esbrí   
 El Real Colegio de Tauromaquia de Sevilla

La historia del toreo está repleta de nombres aristocráticos. Primero como practicantes de su versión ecuestre y después, cuando el arte de torear pasó a manos plebeyas, como criadores de reses bravas, persistiendo hasta nuestros días la bien ganada fama de algunos de ellos.

Hay, sin embargo, un noble que, sin que se le conozca actividad alguna como lidiador o ganadero, debe figurar, por méritos propios, en  un privilegiado lugar de la historia taurina española. Nos referimos al conde de la Estrella.

Este aristócrata fue el experto a quien Fernando VII encargó la redacción de la líneas maestras de la Real Escuela de Tauromaquia que se pretendía crear para depurar, conservar y transmitir el arte del toreo en España.

Esto es sobradamente conocido por todo buen aficionado, pero, ¿quién había tras dicho título nobiliario? Eso ya es algo más difícil de contestar.

Autor hay, como el profesor D. Pedro Romero de Solís, que manifiesta que el conde de la Estrella que nos ocupa no era otro que D. Ignacio Solana [1], sin embargo, debemos discrepar de la asignación de tal identidad, pues, gracias al libro "Relación de títulos nobiliarios vacantes, y principales documentos que contiene cada expediente que, de los mismos, se conserva en el Archivo del Ministerio de Justicia" de Mª. T. Fernández-Mota de Cifuentes, Madrid, 1984, pp. 151-152, amén de documentos que obran en el Archivo General de la Marina “Álvaro de Bazán” y en el Archivo Naval de Cartagena,  sabemos que el titular de este condado durante el primer tercio del siglo XIX, fue D. Antolín de Cuéllar y Beladiez.

Antolín Esteban Ramón Judas de Cuéllar y Beladiez, que así se llamaba nuestro hombre, nació en Pinto (Madrid) el 2 de septiembre de 1760, siendo bautizado el día 5 del mismo mes en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Era hijo de D. Pedro de Cuéllar y Cetina, caballero del hábito de Santiago y tercer Conde de la Estrella, natural de Pinto y de Dª Ana Beladiez Torres y Ortega, natural de Atienza (Guadalajara).

A pesar de ser nacido tierra adentro, Antolín de Cuéllar es inscrito, con 15 años, como guardiamarina en la Real Armada en agosto de 1776, adaptándose con pasmosa facilidad a la vida marinera, como refleja su expediente académico, en el que consta que destaca precisamente en las prácticas de navegación.

Se embarca, con el grado de Teniente de Fragata, en el navío “San Juan Bautista” (el tercero que ostentó ese nombre, considerado por algunos como el primer buque escuela de la Armada) en agosto de 1778 bajo las órdenes de D. José de Mazarredo, participando tanto en misiones de hostigamiento al corso norteafricano como en la importante misión hidrográfica que el citado marino llevó a cabo ese mismo año. Sirvió en este buque hasta abril de 1780 cuando embarca en el jabeque “Murciano”, buque insignia del legendario D. Antonio Barceló, con el que tomó parte en el bloqueo de Gibraltar durante la guerra contra Inglaterra.

Deja el servicio en la Armada en ese mismo año por tener que ocuparse de la hacienda familiar, dando un giro de 180 grados a su trayectoria vital y profesional, justo cuando comenzaba a labrarse un brillante porvenir en la milicia.

Fallece su padre en agosto de 1782, solicitando el joven marino el 23 de agosto de 1784  la sucesión en el título, siéndole concedida.

El largo período transcurrido entre ese año y la creación de la Real Escuela de Tauromaquia de Sevilla en 1830 es opaco en lo que a datos sobre la vida del aristócrata se refiere, mereciendo, sin duda, una mayor atención por parte de los estudiosos de la Tauromaquia. Sólo podemos deducir que D. Antolín de Cuéllar y Beladiez, cuarto conde de la Estrella y “alma mater” de la Real Escuela de Tauromaquia de Sevilla, fallecería en 1845, pues su hijo D. Domingo de Cuéllar y Luque-Repiso (Castro del Rio 1792 - ídem 1861, Corregidor (1822) y caballero maestrante de Ronda (1825)), solicita el 24 de enero de 1846 que se le acepte la renuncia al título por razones de índole económica, aunque, el 1 de junio de 1847 y, después de haber satisfecho los impuestos correspondientes [2], solicita la Carta de Sucesión y Confirmación del título.

Ya sufría los achaques de la ancianidad D. Antolín de Cuéllar cuando Fernando VII le encomienda en 1829 la redacción del proyecto de la Escuela de Tauromaquia, confirmándolo él mismo cuando le expone que no ha podido ocuparse antes del trabajo por razones de salud: “Señor: Tengo el honor de elevar A.L.R.P. de V.M. y por mano del Sr. Ministro de Hacienda, el Proyecto que de su Real orden me tenía encargado sobre el establecimiento de una ESCUELA DE TAUROMAQUIA, limitada por ahora, a poder instruir buenos profesores de a pie, que son los que más escasean, quedando muy complacido si he logrado llenar los deseos de V.M. y sintiendo que mi alta edad y achaques se hayan opuesto a su más pronta coordinación. Madrid 26 de Febrero de 1830.  Firmado: El Conde de la Estrella[3].

Al igual que cuando servía en la Real Armada, se sobrepone, afronta los contratiempos y ocupa su puesto, elaborando un valioso vademécum del arte de torear, poco aprovechado, sin embargo, por los pocos alumnos que pasaron por la Escuela  en sus cuatro años de existencia.

________________ 

 [1] La Real Escuela de Tauromaquia de Sevilla (1830-1834). Sevilla, 2006, p. 30.

 [2] En 1787 se estableció que los que poseyeran Grandezas y Títulos de Castilla y no estuvieren relevados del servicio de Lanzas ni las tuvieren consignadas en juros o en bienes libres, debían consignar alguna finca del mayorazgo a que se hubiese agregado la Grandeza o Título y rindiera la renta equivalente, para que quedase satisfecha anualmente la Real Hacienda, prohibiéndose la expedición de cartas de sucesión mientras no se acreditase haberse hecho la consignación para el pago del impuesto.
Los impuestos de Lanzas y Media annata estuvieron vigentes hasta que se produjo una importante reforma del sistema tributario en 1845, siendo Presidente del Consejo de Ministros don Alejandro Mon y Ministro de Hacienda don Ramón Santillán. Se crea el nuevo Impuesto especial sobre Grandezas y Títulos, que quedó regulado por el Real Decreto de 28 de diciembre de 1846.
Desaparecen en ese momento los viejos impuestos de Lanzas y Media annata, aunque permanecen subsistentes los débitos devengados y no satisfechos. Con el nuevo impuesto especial quedan sin efecto las exenciones concedidas por aquéllos, de tal manera que los que hubiesen redimido en tiempos pasados las Lanzas y Medias annatas entregando a tanto alzado el correspondiente capital, no quedaban eximidos de pagar en lo sucesivo el nuevo impuesto, ya que se trataba de un tributo diferente, al que no alcanzaba esa exención.
Por otra parte, quien quisiera poseer un título nobiliario debía sacar la Real Carta de Sucesión y Confirmación y pagar el nuevo impuesto. Si no lo hacían, el título quedaba suprimido; y si alguien más adelante quería rehabilitarlo estaba obligado a satisfacer las Lanzas y Medias annatas devengadas y no pagadas, además del nuevo impuesto por las sucesiones teóricas que se hubieran podido producir hasta el momento de la rehabilitación. De este modo esos dos viejos impuestos prorrogaron sus efectos más allá de su propia existencia.

 [3] P. Millán La Escuela de Tauromaquia de Sevilla y el toreo moderno, Madrid, 1888, p. 61

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 1
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Guillermo Boto arnau
20/07/2013
Conde de la estrella.
fjrigjwwe9r1_blog:comentario
Magnifica la aportacion de la identidad del conde de la estrella y su pertenencia a la armada, tan importante en los inicios del toreo a pie, casos del Marques de la Ensenada o el propio Vargas Ponce. ¿estoy interesado en el escudo nobiliario del conde de la Estrella? ¿Donde podria buscarlo?
 Otros artículos de Retazos de Historia
Se cumple un siglo de la cornada mortal de Agustín García "Malla"
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |