Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Una tarde que no dejó recuerdo alguno
La corrida de Resurrección de hace 50 años en la Maestranza, con tres toros "fogueados"
Aunque de un pobre resultado artículo, la corrida del Domingo de Resurrección de 1968, tuvo su anécdota extrataurina. El picador Chaves, después de una aparatosa costalada, se volvió a subir en el caballo. Pero antes de irse al toro, tuvo tiempo para preguntarle al conocido aficionado Raimundo Blanco, que estaba en una barrera: "Dime cómo va el Sevilla", que a esa misma hora se jugaba si iba o no a Segunda División, que acabó bajando, eso sí mano a mano con el Betis, un consuelo al menos para el picador. La corrida, de ocho toros, tres de los cuales fueron fogueados, pasó sin pena ni gloria y poco público, porque para más inri el clima no acompañaba ese día, como "Don Celes" (Celestino Fernández Ortiz) contó en El Ruedo.
Actualizado 23 marzo 2018  
Don Celes   

Esta corrida inaugural debe ser comenzada con una anécdota. Casi lo único que hemos logrado de ella. En ocasión un toro impetuoso ya produjo la costalada de Chaves en la Maestranza. Con gran esfuerzo el picador fue colocado por los monosabios sobre la cabalgadura. Y desde arriba, con la cara llena de albero aún y en presencia del toro, esto a la nueva embestidas el piquero divisó en la barrera al comodísimo y popular aficionado don Raimundo Blanco. Como la cosa más natural, le preguntó:

--Dime cómo va el Sevilla.

La anécdota, sabrosa, ha sido muy recordada en esta aburridisima corrida de Resurrección, no ya por que el Sevilla F. C. pasaba a la misma hora por el trance de un partido apurado --con vistas ya a la Segunda División-- sino porque la corrida ha habido que pasarla o sufrirla a fuerza de chachara, poniendo a contribución él ingenio y la  memoria. Y aún así, al final, el tedio pudo con todos, aplastando literalmente contra la localidad a los que no tuvieron arrestos para marcharse.

Para colmo, las inclemencias. Por la mañana había llovido y la tarde se ofreció entoldada, con alguna pizca de chubasco, y un frío siberiano. La gente se olió lo que iba a ocurrir y la entrada no pasó de mediana apenas.

Por la mañana tuvo lugar el pesaje y el desecho de cuatro toros de los ocho enviados por Albaserrada, que fueron sustituidos por cuatro de Ruchena. De estos cuatro, dos, los lidiados en cuarto y sexto lugares, fueron los mejores y los otros dos, el primero y el tercero, de los peores, y merecieron los honores negros de las banderillas de castigo. También se “fogueó” uno de Albaserrada y estuvo a punto de serlo el que se lidió de la misma divisa, en segundo lugar. En resumen, cuatro condenados al fuego teórico e infamante. Cifra que no recuerdan los más ancíanos aficionados de la localidad.

Por su parte, los toreros no hicieron demasiado por remontar las adversidades, salvo momentos de inspiración, forcejeo que no abundaron, como vamos a ver.

Rafael Jiménez “Chicuelo” se mostró desde el primer momento prudente por no decir achicado. Y aunque no se descompuso, se limitó a salir del trance. Su primero, que no pasaba con claridad, le hizo faena de aliño, para matarlo brevemente. En gracia a las dificultades del astado, el público con complacencia con esperanza aún, le hizo saludar desde el tercio. El quinto era bravo y empujó de ío lindo en el tercio de varas. El  diestro, amilanado, le hizo faena por la cara, aperreándose a la hora de matar. Un pinchazo, media estocada, Seis intentos de descabello... y, al final un aviso. Uno solo.

Zurito cortó la única oreja

Gabriel de la Haba “Zurito” ha sido a lo largo de la tarde --un largo larguísimo-- el torero valiente v tenaz de siempre. Se hizo aplaudir con la muleta, aunque no pudo redondear faena,  ante la mansedumbre del “albaserrada”.  Se deshizo de él limpia y  brevemente.  En el sexto, que acreditó nobleza, el cordobés redondeó una gallarda faena,  en el centro del ruedo. Dosificó bien los pases fundamentales con ambas manos y los adornos, para matarlo con una estocada con salida, aunque bien colocada. Se le otorga la oreja. Vuelve tomar los trastos en el séptimo --al haber sido cogido Adolfo Rojas—y se defiende valerosamente de un toro “pregonao” que siembra el terror entre el peonaje y no hay y manera de banderillerarlo. Un pinchazo y una estocada.

Adolfo Rojas, en el toro que le hirió

Adolfo Rojas, venezolano, ha tenido una actuación fugaz al ser cogido, apenas iniciada su faena al tercero. En el tercio de banderillas muy arrogante logró entusiasmar. Inició el trasteo con buenos auspicios, rodilla en tierra. Pero no había terminado de llevarse el toro al centro cuando fue empitonado. Retirado por las asistencias, Chicuelo terminó con el morlaco de Ruchena de dos pinchazos y una media.

Capillé topó, sin duda, con el mejor toro --de Ruchena-- de la serie. También el peor, de Albaserrada, sin duda el más peligroso, con cinco años y más de quinientos kilos. A su primero le hizo una faena elegante y valerosa, componiendo bien la figura y tirando del toro con mando y ritmo. De haber matado con más brillantez se hubiera llevado el apéndice, que muchos espectadores reclamaron. Dio la vuelta al ruedo. En el que cerró plaza, de acuerdo con los deseos del respetable, tendió a abreviar pero sin achicarse, terminando con tu fiera, que corneaba en todas direcciones, con gran pundonor. Pinchazo y estocada.

Los toros dieron en la romana los siguientes kilos: 497, 461, 473, 527, 467. 480, 520 y 508. Todos tuvieron trapío y defensas. Y entraron a los caballos bien el cuarto, el quinto y el sexto.

© El Ruedo,  16 de abril de 1968 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
El Juli: los galones del gran mariscal
Manolete, 1947: la última entrevista
1959: de aquel verano peligroso...
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Las Corridas Generales, cuatro hitos para enmarcar un siglo de historia
Gallito: de la vida, el amor y la muerte
La primera celebración taurina en México y su futuro
La Monumental de Sevilla, el sueño de Joselito
San Isidro 1968: cuando Madrid tuvo dos ferias
Los Chicuelo: la memoria del toreo
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |