Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
En los siglos XVI y XVII
Corridas de toros, en Bilbao, con motivo de la festividad de San Ignacio
Toros en la Plaza Vieja de Bilbao. Óleo de Manuel Losada
Según documenta Antonio Fernández Casada, en "Bizkaia Taurina. Plazas de toros bizkainas", las primeras referencias taurinas se remontan a los siglos XVI y XVII. Entre ellas destacan los festejos celebrados con ocasión del nombramiento de San Ignacio de Loyola como patrono del Señorío vizcaino.
Actualizado 31 julio 2020  
Redacción   
 La afición de los bilbaínos a los toros quedó recogida, durante los s. XVI y XVII, en numerosas Pragmáticas Sanciones y Células Reales en las que se regulaba y daba fe de esta afición tan antigua.

 

El archivero municipal, Teófilo Guiard Larrauri, encontró una de las primeras referencias taurinas, con motivo del nombramiento de San Ignacio como patrón de los ciudadanos vizcaínos, a finales del s. XVII; patronazgo que fue celebrado durante ocho días consecutivos con variadas diversiones públicas, entre las que destacó una corrida de toros en la Plaza Vieja, donde se improvisaba el escenario correspondiente:

 

"En 1680 se tomó por patrono del Señorío a San Ignacio de Loyola. El año siguiente,1681, celebró la Diputación la fiesta del nuevo patrón en el día de su advocación, el 31 de Julio, con una procesión general a la que asistió el Regimiento del Señorío, fuegos de pólvora y luminarias y una corrida de doce toros del campo de Salamanca, que se lidiaron en Bilbao el 4 de Agosto"(1).

 

La corrida de toros estuvo presidida por un fastuoso retrato del Santo guipuzcoano, según relata el propio Guiard, y por el Corregidor y el Diputado General de Bizkaia, Agustín de Monteano y Barco e Ignacio de Irusta. Confirmando, una vez más, la simbiosis con que caminaban las fiestas religiosas y la lidia de ganado fiero, espectáculo que puso el punto final a la festividad:

 

"En el sitial de la presidencia, ocupada por el corregidor y diputado, se elevaba un decorado en forma de torre y en su lienzo céntrico se descubría la pintura del Santo Fundador".

 

Como parte del programa de actos se ensogaron dos novillos, o celebró un sokamuturra, para diversión de los vecinos más osados; tradición muy popular esos días.

 

Esta misma efeméride fue ampliada por el jesuita, Gabriel de Henao, en sus ‘Averiguaciones’ (2) en la que recuerda   como se engalanaba la plaza publica y la atracción que las corridas de reses bravas ejercían sobre los bilbaínos, quienes llenaban la plaza de toros rectangular hasta las banderas de las diversas embarcaciones que atracaban a la orilla de la Ría:

 

"La concurrencia fue tan crecida que no siendo suficientes los tendidos y ventanas de las casas, mil curiosos se encaramaron en los mástiles y vergas de los buques surtos en la ría, para poder disfrutar de las lidias taurinas, en las que excelentes diestros mostraron su habilidad e ingenio".

 

Juan Ramón de Urquijo (3) descubrió otro antecedente muy preciso acerca de la celebración de espectáculos taurinos en la capital de Bizkaia, a finales del siglo XVII, en el que actuó el caballero-rejoneador guipuzcoano, Alonso de Idiáquez, coincidiendo con la festividad de San Ignacio. Idiáquez contó con la colaboración de una elegante cuadrilla de auxiliares lujosamente ataviados.

 

Extracto del libro: Antonio Fernández Casado. “Bizkaia Taurina. Plazas de toros bizkainas”. Editorial La Cátedra Taurina.

___________

(1)"...en la Iglesia de San Vicente para hacer oración, por la festividad que se había estado celebrando en ella. No lo pudo conseguir por las puertas del lado de la Epístola, por hallarse cerradas, pasó a querer hacerlo por las principales. Al efecto entró en las barreras que estaban puestas frente a la fachada del templo y al entrar en el coso...”. T. Guiard. H de la N V de B.

(2) Averiguaciones de las Antigüedades de Cantabria ocupadas en explorar sucesos de los cántabros …y vascongados.

(3) Juan Ramón de Urquijo. Textos. Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Oñate, 1990.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
Cierra el semanario "6Toros6", una importante pérdida para la Tauromaquia
"Domingo Mendívil, de Durango a Burgos", más que la biografía de un torero
Carlos Crivell publica una excelente biografía de Manuel Jesús "El Cid"
"El torero y el filósofo", un ensayo con Domingo Ortega y Ortega y Gasset como hilo conductor
La edición cubana de la "Tauromaquia" de Juan Corrales Mateo
"El toreo es el único arte que mantiene el misterio"
"De San Antón a Vista Alegre", 500 años de arraigo de la Tauromaquia en Bilbao
Sánchez Mejías: de la muerte y sus ritos
Hemingway y la pasión por la Fiesta
Las "Memorias taurinas" de Carlos Abella
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |