Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Una sincera y bien cuidada selección de textos
"Crónicas volcánicas", la apuesta literaria de Zabala de la Serna
Editado por Unamasuno Ediciones, Zabala de la Serna ha debutado en el mundo de la literatura taurina con un libro importante. Lo titulan "Crónicas volcánicas", lo que puede inducir a algún error al lector menos avispado; en realidad constituye la crónica de esos mil matices que definen y se aposentan en la propia entraña del arte del toreo y de sus protagonistas. Y todo ello, con un estilo literario excelente. Si un pensador como Unamuno se quejaba –erróneamente, por cierto-- que en su época se escribía de toros "ramplonamente y sin ingenio alguno", semejantes apreciaciones no las podría escribir a este libro.
Actualizado 2 julio 2018  
Antonio Petit Caro   

En la presentación de este libro, titulado “Crónicas volcánicas”, la editorial que lo promueve hace un certero resumen: “Alguien dijo que se torea como se es y en la caso de Vicente Zabala de la Serna se escribe como se es. La prosa de este escritor, que no necesita géneros para afirmar su personalidad, pasa por la verdad del toreo que lleva en su ADN. En una era donde la crónica taurina se reduce al golpe de Internet o a la superficial mirada de quien sólo inventaría pases o trofeos, Zabala de la Serna indaga en esa no escrita parte de atrás de la trama que tiene cada corrida de toros. Toreros en busca de identidad, ganaderos que no atinan con el Santo Grial de la bravura, personajes que pululan por este planeta son el cañamazo moral donde este escritor versátil y vibrante encuentra el material de sus artículos. Vicente Zabala llama a la puerta de la gran literatura de toros”.

 

Presentacion del libro, durante la feria de Algeciras

No se trata de una fórmula para vender el libro; se trata, por el contrario, de una atinada manera de situar lector ante lo que va a encontrar cuando abre las páginas de “Crónicas volcánicas”, el trabajo con el que Zabala de la Serna se incorpora la literatura taurina, en la que tiene un futuro importante, no menor que el que ya disfruta el periodismo taurino.

 

¿Y que va a encontrar el lector? Bajo nuestro punto de vista un libro que se define por dos elementos esenciales en cualquier genero de escritura: sinceridad argumental y cuidado estilo literario.

 

La sinceridad del autor radica en que selecciona lo que entiende con mayor valor notarial para la historia de la tauromaquia, pero también para dar a conocer sin tapujos su propia trayectoria profesional.  Y ninguno de esos dos elementos resultan fáciles, tampoco cómodos, cuando a posteriori siempre cabe olvidarse de aquello que creó alguna dificultad, de la naturaleza que sea. 

 

Por eso, en este volumen Zabala de la Serna tiene la honestidad de incluir aquellos trabajos que le crearon problemas o polémicas --tan propis ambas figuras como son, cuando uno se dirige a la familia taurina--, ni de aquellos otros de los que el propio autor no se siente satisfecho pero que forman parte de la historia. No anda precisamente en la línea de hacerse favores a sí mismo; cuenta las cosas tal como las entendió cuando ocurrieron. 

 

Restaban valor algunos lectores antiguos a la prensa escrita aduciendo que duraba 24 horas, las necesarias para convertirse en envoltorio para una merluza. En realidad, no era así, porque siempre quedan las hemerotecas, que hoy además están digitalizadas. Pero si se concede alguna entidad a semejante criterio, resulta que cobra un valor mucho mayor cuando lo escrito ayer hoy se convierte en un libro, que es un soporte con permanencia duradera. Eso es lo que hace Zabala al reunir sus crónicas en este libro. Y para eso hay que echarle mucho valor a su apuesta literaria. 

 

Una anécdota para situar al lector. Cuando un cronista, que fue célebre y respetado, comenzaba en estas lides por las que siempre caminó sin abdicar de sus propios criterios, aquellos a los que molestaban sus escritos  no tuvieron reparos en acuñar una frase luego llegó hasta nuestros días. “Lo que sabrá de toros que pudiendo ser de Belmonte o de Gallito es partidario de Vicente Pastor”. La realidad era bien distintas, como lo acredita su bibliografía. Lo que ocurría, sencillamente, es que como todo arte noble, el toreo y sus protagonistas evolucionan, afortunadamente. Y lo que uno admira o critica hoy mañana se ve alterado por el propio desarrollo de cada profesional y hasta de la Fiesta, que cambia a mayor velocidad de lo que pueda creerse. En esto, como en la vida, los matices lo son todo. Y precisamente en los matices, que son numerosísimos en este libro, se encierra uno de los grandes valores de esta obra de Zabala de la Serna.  

 

En la era digital, que por generación es la que se corresponde con Zabala de la Serna, se localiza el otro valor fundamental de este trabajo: su calidad literaria. Cuando quien parece mandar es Twitter, cuando todo debe condensarse en menos de 200 caracteres,  y cuando las ediciones de los medios vuelan al ritmo de lo inmediato, qué difícil resulta que quede a salvo la calidad literaria. Pues Zabala lo consigue. Tengo para mí que debe ser algo casi mágico. Que una crónica –que es todo un estilo literario-- deba escribirse en vivo, casi sin tiempo para pensar, muy claras tiene que tener uno las ideas para poder plasmarlas con esa galanura que exige el oficio de escribir.

 

En unas paginas, ese valor literario lo encontramos en trabajos que en ocasiones ni alcanzaron mayor trascendencia; en otras se rodea de unos acentos épicos. De todo queda un amplio muestrario en este libro. Y es que el periodista, desde un riguroso respeto a la verdad, también tiene derecho a emocionarse, hasta casi el llanto, o hasta la exaltación. Buena prueba de ello son las crónica iniciales que dedica la cornada de José Tomás en Aguascalientes, o aquellas en las aborda la personalidad de Morante.

 

El autor

Vicente Zabala de la Serna nació en Madrid (8/04/1970). Su forja periodística fue la inolvidada Antena 3 de Radio y su maestro, Antonio Herrero. Redactor del “Primero de la Mañana” en turno de noche, siguió en la COPE los pasos de Herrero hasta diciembre de 1995. Cuando fallece su padre en accidente de aviación en Cali (Colombia), Luis María Anson le ofrece la jefatura de la sección taurina de ABC con el visto bueno de la familia Luca de Tena. En 2009, Pedro J. Ramírez le ficha como responsable de Toros de EL MUNDO, cargo que ocupa en la actualidad. “Crónicas Volcánicas” es su primer libro.

 

El libro

Título: CRÓNICAS VOLCÁNICAS

Autor: Zabala de la Serna

Ilustraciones: Robert Ryan

Prólogo: Luis María Anson

Presentación: Antonio Lucas

Editorial: Unomasuno Ediciones

Tapa dura – 376 páginas

Precio: 30 euros

 



 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
El Club Cocherito homenajea a Victorino Martin y a "El Juli" con dos ensayos biográficos
Toros y poesía en México
Luis Carlos Peris recibe el premio de periodismo taurino "Manuel Ramírez"
La figura del Presidente, en un oportuno estudio jurídico del profesor Hurtado González
La Tauromaquia vista por un pensador: "A la luz del toreo"
Sevilla en la primavera soñada de José María Requena
"Vida y arte de Conchita Cintrón", por Paco Montero
Yo, . . . El toro de lidia
"Mañana seré libre", memoria viva de Iván Fandiño y más cosas
Enrique Ponce apoya el monumento a Iván Fandiño en Bilbao
PUNTO DE VISTA
Cuando pasan tres meses del nuevo Gobierno


El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende


Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |