Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A raíz de sus rotundas actuaciones en San Isidro
Cuando hace 30 años la afición sentenció: "¡Qué viene Manili!"
Madrid 1988, "Manili" en triunfo camino de la Puerta Grande
Se cumplen ahora 30 años de la impresionante irrupción del torero de Cantillana. Aunque el año anterior triunfó en Sevilla, Bilbao y Barcelona, la gran eclosión comenzó en Madrid, en una doble comparecencia: el 17 de mayo de 1988, con la corrida de Miura; el 5 de junio, con la del Puerto- Dos puertas grandes y el cartel de Manuel Ruiz "Manili" se disparó, a la que se hizo usual el grito de los aficionados: "Qué viene Manili!". Como cuenta @ardelmoral, lo volvió a confirmar de nuevo en Las Ventas en el postsanisidro de aquel mismo año. Y luego llegó Pamplona: tres orejas con otra de Miura. Pero cuando iba a acabar agosto, en su camino se cruzó un toro de Albayda, que le esperaba en Almería. Un cornalón tremendo. Abrió la Puerta del Príncipe en 1990, pero otra cornada cambió las cosas.
Actualizado 18 mayo 2018  
Álvaro R. del Moral   

La imagen más inconfundible de la isidrada de 1988 –hace 30 años– la marcó a fuego la sonrisa impávida de Manili, desplantado ante un inmenso miura de aire decimonónico. Ése fue el suceso del ciclo madrileño de aquel año aunque el aura del bravo Tigre de Cantillana trascendió por completo del ámbito taurino en aquella temporada de transición. El bravo diestro sevillano andaba en trance de reafirmación profesional. Se había prodigado poco por las plazas pero los profesionales conocían sus auténticas posibilidades, reveladas en el secreto del toreo campero. El acontecimiento venteño, en cualquier caso, tenía precedentes: en 1987 ya había pegado algunos toques de atención en el propio Foro, además de Sevilla, Bilbao o Barcelona.


“Manili”, la tarde de su triunfo en Madrid con los miuras en 1988

Manili se había anunciado en Las Ventas el 17 de mayo de hace tres décadas para estoquear los temidos toros de Zahariche junto a dos especialistas como Manolo Cortés y Paco Ruiz Miguel. El diestro de Cantillana ya no era un niño. Tenía 36 años de edad y 12 de alternativa. Escogió un terno celeste y oro y llevaba el corbatín sujeto con una imagen de plata de la Virgen de la Asunción. Las cámaras de Televisión Española iban a retransmitir el acontecimiento en riguroso directo. Aquella tarde inolvidable y toda la feria de San Isidro tendrían su nombre...

José Miguel Ibernia firmó la crónica de su actuación en la recordada revista Toros’92 hablando de un triunfo “irrefutable, trascendental y prestigioso”.El propio torero, entrevistado por Paco Aguado en la misma publicación, se reconocía autor de un hecho que, probablemente, no tenía precedentes. “Nunca habían visto a un tío así, quedándose tan quieto con un toro de Miura. Se quedaron sorprendidos. Al principio se asustaron de lo que estaba haciendo pero cuando vieron que yo podía con aquello se entregaron”, explicó el diestro de Cantillana, que salió a hombros al anochecer de aquel 17 de mayo después de cortar una oreja a cada uno de sus toros gracias a sendas faenas de impávido y sereno valor que pusieron la plaza boca abajo. Le había cambiado la vida.

La de 1988 no fue una temporada fácil en el ruedo de Madrid. Sólo cinco días después de la hazaña de Manili caería “El Campeño”, corneado mortalmente por un toro de Antonio Arribas. Pero al Tigre volvería a rugir en la Corte. El 5 de junio de aquel año, a punto de expirar la larga isidrada –el ciclo comprendía entonces 25 funciones– volvió a abrir la puerta grande camino de la calle de Alcalá con los toros del Puerto de San Lorenzo. El diestro sevillano se había montado en ese tren que suele pasar sólo una vez. Pero las mieles, ay, no iban a ser duraderas.

Manili mandó cortar las dos cabezas de los miuras y regresó a su pueblo, Cantillana, convertido en un auténtico héroe. Fue el 7 de junio. Le esperaban todos los vecinos –el alcalde al frente– y hasta una banda de música. Toda la población, literalmente, se echó a la calle para recibir a su vecino en ambiente de auténtica fiesta. La muchedumbre acompañó al torero, que concluyó su periblo, después de ser nombrado Hermano Mayor honorario de la Soledad, rindiéndose –roto de emoción– en la sepultura de su madre.

Un mes después volvió a Madrid, en aquellas recordadas corridas veraniegas de arte y ensayo, acartelado junto a Antoñete y Curro Romero para despachar una corrida de Torrestrella. Cortó una oreja. Tres se llevó de los toros de Miura, dos semanas después, en San Fermín. “¡Que viene Manili¡”ya era el grito de guerra de aquella campaña que le conduce, por fin, por el circuito de las ferias con aura de figura. La sonrisa silvestre del torero de Cantillana es el mascarón de proa de la temporada. Pero un toro de Albayda le estaba esperando en la plaza de Almería el 25 de agosto...

Aquel bicho le sacó las tripas y frenó en seco su ascensión. Y ya nada sería igual. Manili, reventado por el tremendo percance, volvió a Cantillana el 3 de septiembre en ambulancia. Medio pueblo volvió a echarse a las calles para recibirlo. Repetía que quería volver cuanto antes y llegó a probarse en la plaza de su pueblo, a puerta abierta, vestido de luces y delante de sus paisanos. Pero la de Almería fue la última de 1988. Manili tuvo arrestos para abrir la Puerta del Príncipe el 12 de octubre de 1990 y en 1995 aún se anunció en Sevilla –el día de la Virgen– cayendo herido otra vez. Su estrella se había entornado sin remedio pero el recuerdo de la hazaña madrileña y el grito de guerra permanecen intactos entre los aficionados. ¡Que viene Manili!

Manuel Ruiz Regalo, Manili en los carteles, nació en Cantillana el 25 de febrero de 1952. La alternativa, tomada en la plaza de la Maestranza, llegaría el 24 de abril de 1976. Su padrino fue Curro Romero, que le cedió un toro de Martín Berrocal en presencia de Palomo Linares. La confirmación madrileña tardaría dos años más tarde: el 18 de mayo de 1978 era Galloso el que le entregaba los trastos delante de Julio Robles para lidiar un toro de Samuel Flores. 

Su estrella tardó en brillar aunque su solvencia profesional le encasilló en las llamadas corridas duras. El despegue llegó aquel 17 de mayo de 1988.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La Monumental de Sevilla, el sueño de Joselito
San Isidro 1968: cuando Madrid tuvo dos ferias
Los Chicuelo: la memoria del toreo
Cúchares: Madrid, Sevilla, La Habana...
Una sola novillada en Sevilla, hace 70 años, le sirvió a "Frasquito" para ser recordado
La corrida de Resurrección de hace 50 años en la Maestranza, con tres toros "fogueados"
Pepín Martín Vázquez y la Semana Santa en el cine
Más de un siglo de encerronas en la Maestranza
Enrique Ponce: La majesjad de un lance que revive una historia grande
"Chicuelo": un torero entre dos orillas
PUNTO DE VISTA
En la nueva gestión del ministerio de Cultura

La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley


No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Estudio del historiador José F. Coello Ugalde (1ª parte)


La historia taurina de México contada por Benjamín Bentura Remacha, "Barico II"


Entre los años 1953 y 1954, Benjamín Bentura Remacha –"Barico II" como firma taurina--publicó en las páginas del Semanario El Ruedo una amplia serie de reportajes sobre la historia taurina de México. Sobre la base de esos reportajes, el historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, firma habitual en Taurología.com, ha elaborado un detallado estudio, en la que pone en labor ese trabajo realizado "desde el otro lado del mundo" la serie de acontecimientos que destacaron en forma notoria entre el virreinato y por lo menos el primer tercio del siglo XIX, que concluye la serie de trabajos. Como se trata de un trabajo académico, prolijo en aparato crítico, por su extensión lo publicaremos en dos entregas, ambas en formato digitalizado.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |