Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Retazos de historia
Cuando a Manolete se le iba la vida en cada suspiro, en el recuerdo de Álvaro Domecq
Se conocieron el año 1939 en la finca familiar de "Jandilla", donde Manolete había ido para "hacer campo" en una preparación de la temporada. Y desde entonces hasta la tarde de Linares les unió una amistad sincera. No hay que descubrir que hablar de toros y toreros con don Álvaro Domecq fue siempre una experiencia apasionante. Por sus conocimientos, pero también por su ecuanimidad, extrañamente compatible con su apasionamiento por la Fiesta, que era su vida. En aquella tarde de agosto nos sentamos en Jerez para recordar a Manolete, cuando se acercaba un aniversario más de la tragedia de Linares. "Si hoy viviera --decía-- su nombre seguiría interesando a los aficionados. Es más, con el paso del tiempo, su figura se habría agigantado".
Actualizado 2 abril 2011  
Redacción   
 La confesión gallista de José Flores "Camará"
 Antonio Ordoñez y su temprana llegada a los ruedos
 Marcial: "El más grande ha sido Joselito"
 Antonio Bienvenida y su reaparición en los años 70
Caía lentamente aquella tarde de agosto sobre “El Paquete”, en cuyo corralón de entrada sorprende al visitante el recuerdo permanente a una yegua histórica: “Espléndida, en la plaza, en el campo, en el recuerdo”. Y allí estaba don Álvaro Domecq, dispuesto a recordar en un aniversario final aquellas horas en las que a Manolete se le iba la vida en cada suspiro.
 
Si yo pudiera expresar con palabras aquellas miradas suyas… No podré olvidar jamás aquella sonrisa de Manolo. Y como me cogió la mano.. No sé, no lo puedo explicar, ¿Era tranquilidad?, ¿agradecimiento?..No lo sé decir”. Palabras casi susurradas que eran el pórtico a una conversación de las que se guardan vivas, como si fueran de ahora mismo.
 
Manolete en aquel trance habló muy poco, casi nada. Hay que comprender el estado en el que se encontraba. Cuando vi como evolucionaba la cogida, se lo expliqué yo mismo, con claridad: Manolo, tienes una cornada grande, voy a llamar al cura para que te confieses, verás que tranquilidad sientes luego. Estábamos él en una camilla y yo en la otra, en medio se sentó el cura. No te preocupes, no hables –le vine a decir--, como tus pecados los conozco, yo se los digo al cura. Tú reza conmigo. Y empezamos: Señor mío Jesucristo… Lo iba deletreando conmigo, despacio. Mientras el cura le iba dando la absolución. Cuando acabamos, aquella sonrisa de Manolo. La más profunda, la más grande, la más cariñosa, la más agradecida que he visto nunca. Jamás podré olvidar la expresión de sus ojos”.
 
¿Se asustó Manolete en aquellos momentos”. Don Álvaro fue rotundo: “Qué se va a asustar, lo agradeció. En este trance, el enfermo es el primero que se da cuenta que está grave”. Las circunstancias hicieron que en aquellos momentos tan dramáticos al caballero jerezano la tocara coger la batuta de la situación. “Me lo pidió Camará. No sé, será porque entonces era muy joven, o sencillamente porque cuando un amigo te lo pide con aquella fuerza, no puede echarte atrás. Lo cierto es que lo hice. Y que me respetaron. También es verdad que la gente que estaba allí tuvo muchos detalles. Sólo hubo un pequeño incidente, con un banderillero, que cuando salí a buscar al cura comentó que Manolo se iba a asustar, que para qué hacerle pasar un mal rato. Le corté en seco: su obligación es coger el capote en la plaza; aquí no tiene vela en este entierro. En toda la noche no hubo más problemas”.
 
Y surge, claro está, la presencia en Linares de Lupe Sino. “Sí, estaba allí. Había venido desde Lanjarón, cuando alguien la llamó. Pero en la habitación de Manolete no entró. Era una cuestión de principios. Considere que en aquel momento primero era Dios y luego todo lo demás. Además, se lo dije a ella: Si Manolo te llama, estate tranquila que yo te aviso. Y hubiera cumplido mi palabra. Pero no la llamó. El sabía que estaba fuera, porque se lo dije yo mismo. Las única palabras que pronunció fueron para preguntar por su madre”.
 
¿Pero cómo era Manolete? “Era un tío de los pies a la cabeza, aquí sentado, en la cara del toro, en cualquier sitio. ¿Qué no era? Chabacano, populachero. Precisamente por esa grandeza humana suya me honré en ser su amigo. Por otro lado, dentro y fuera del ruedo, se notaba que era un matador de toros”.
 
Y a su lado siempre estuvo don José “Camará”. “Fue el hombre que necesitaba a su lado. Ayudó mucho a alimentar la base de Manolete. Siempre le exigía que se superara. Recuerdo como le hablaba de los grandes toreros cordobeses…”. Al hilo de estas palabras surgió un nuevo recuerdo: “Un día estábamos los tres sentados en estos butacones, al pie de la chimenea, charlando de anécdotas. Camará comentaba que era necesario no dejarse dominar por los que contrataban, ya que ellos unidos trataban de poner condiciones. Manolo, con su timidez pero enérgicamente le contestó: Creo que las condiciones las debe poner usted. Pero Pepe le contestó: eso depende de ti; para eso hay que cortar las orejas todas las tardes. Con una sonrisa casi burlona, Manolo le contestó: ¿Y yo que hago cortes de manga todas las tardes…?”.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
"Chicuelo": un torero entre dos orillas
Rodolfo Gaona y el "pase del centenario".
Toreros mexicanos en los ruedos españoles
100 años de historia en la plaza de Albacete
El espectáculo de "El Bombero Torero" se retira de los ruedos
Los Vázquez: historia de una saga
El agosto apoteósico de "Luguillano" y "El Puri"
La faena grandiosa de Belmonte a un toro de Miura, que de salida sembró el pánico
Barcelona: La corrida de 12 toros, en la que Antonio Bienvenida sufrió la cornada del pase cambiado
Elegía a la muerte de un torero desconocido
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |