Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
II Premio Taurino del Ayuntamiento de Sevilla
Curro Romero: "No es que Sevilla tenga un color especial, es que Sevilla es la luz"
"Ha sido la armonía en el toreo", como bien escribe Luís Nieto en "Diario de Sevilla" en su entrevista que hay que leer en sus mil matices. Aquí se retrata a Curro en estado puro, ese torero excepcional que no tiene empacho alguno en afirmar que en estos momentos "hay un torero en La Puebla que se llama Morante y que tiene lo que Dios da. Y a mí hay otro que me gusta muchísimo, Diego Urdiales, que también tiene mucho arte. Es un torero que se mide, aunque le ponen en corridas duras". En estos días Curro recibirá el Premio Taurino instaurado por el Ayuntamiento de Sevilla en su segunda edición y cuyo antecesor fue el gran Pepe Luis..
Actualizado 21 septiembre 2014  
Luis Nieto, cronista de "Diario de Sevilla"   
 Curro Romero y la inspiración, según José María Requena
 La tarde en la que Curro se inventó como torero

Si Curro ha sido la armonía en el toreo, de armonía y tranquilidad viste el jardín de su casa, donde el mito nos recibe cuando el verano da sus últimas bocanadas y asoma el otoño por el Aljarafe con sus primeras nubes. Nos habla de soledades y miedos, de triunfos envueltos en gloria y de fracasos acompañados de improperios. Romero no deja indiferente, pese a una timidez que le acompaña desde siempre. Todo ello, con un halo que mezcla sabiduría natural y sencillez. Hoy nos adentramos en las palabras de un genio para encontramos con un tesoro oculto que nos tenía reservado: la Sevilla del Faraón de Camas.

-¿Qué representa el Premio Taurino Ayuntamiento de Sevilla?
-Este premio debería existir desde hace años. Sevilla, además de ser una de las ciudades más bonitas y singulares del mundo, es la más torera, con una afición torerista y una sensibilidad única. 

-¿La Sevilla de su infancia y juventud con respecto a la de nuestros días?
-(Mira al frente con aire nostálgico) Ha cambiado. Era más tranquila. Ahora hay demasiados coches. Han desaparecido todas las tertulias taurinas y todo eso lo echo de menos.

-También hay una involución, han retornado las bicicletas y el tranvía...
-(Sonríe) Si es para bien, me alegro. Yo de niño venía desde Camas a Sevilla dando un paseo, en bicicleta, en tranvía, de todas formas.

-¿Sevilla y la Maestranza para Curro Romero?
-(Abre las manos, despaciosamente, como si extendiera su capotillo) A Sevilla se lo debo casi todo. Es la que me parió como torero y me ha mantenido. Con un público único y respetuoso con todos los toreros, y no hablemos de los silencios que se viven en su plaza. Tuve la suerte de que cuando me vieron torear por primera vez me acogieron como torero de Sevilla, lo cual no es fácil. Es una afición única, con mucha sabiduría y mucha sensibilidad. Los toreros que ha escogido han sido especiales, como la ciudad.

-¿Sus mejores faenas en Sevilla?
-Son muchas las buenas faenas. No recuerdo una en especial. Aunque algunas no se remataran con la espada, después de torear bien se quedaba uno a gusto.

-¿Los momentos más amargos?
-(Me mira a los ojos, de frente) Nunca pienso en las cornadas. Hubo rachas malas, cuando no embestían los toros. Tiraban almohadillas. Pero un amigo me decía: "Curro, si te regañan es  por lo que dejan de ver". En mi última etapa, poco antes de la retirada, recuerdo una tarde en la que un espectador me gritó: "¡Curro, te odio. Mañana va a venir a verte tu madre!" Me dijeron que se marchó y volvió al poco. Volví a escuchar, como toda la plaza, otro grito: "¡Curro, mañana va a venir a verte tu madre... y yo!". Son arrebatos.

-Hay quien habla de escuelas ¿Qué tiene su toreo de la sevillana?
-No creo en escuelas. O se torea o no se torea. O se tiene arte o no se tiene arte. Los lances y los muletazos tienen que ser como lamentos porque el toreo es transmitir rápidamente al público lo que sientes. 

-¿En qué momento se encuentra la Fiesta?
-La cosa está delicada. Es muy caro organizar una corrida. No salen muchos toros buenos y la gente está yendo poco a las plazas porque las entradas resultan muy caras por la crisis económica. Si los empresarios no lo ven rentable se lo piensan mucho. Por otro lado, los toreros tienen que ganar dinero porque son los que se juegan la vida. Es difícil el equilibrio. 

-¿Soluciones en este sentido?
-Primeramente que la gente tenga dinero para ir a los espectáculos. Luego, algo esencial es que salgan toreros revolucionarios o que, al menos, atraigan al público, especialmente a los jóvenes.

-¿Le respetaron los empresarios?
-Sí. Iba a los sitios que me gustaban y donde me daban lo que merecía. No me subía a la parra, pero no aceptaba "esto es lo que hay...".

-Algunos critican que José Tomás se excede en honorarios.
-Yo no sé. Creo que llena las plazas, ¿no? Y el primer triunfo de un torero es que llene las plazas. Otros no las llenan y él lo hace.

-¿Qué era lo más duro cuando estaba en activo?
-Esa soledad que vivía pensando en el toro, durante horas y horas;  pensando también en el público. Con todo eso me comía mucho la cabeza. Y luego, claro, lo que nadie ve: yo me cuidaba muchísimo porque no se puede estar a merced del toro.

-Y en el hotel, ¿se veía toreando?
-Por supuesto. Siempre me mentalizaba durante horas y horas en que tenía que torear lo más despacio posible, pasara lo que pasara. Uno de los elogios más grandes es de un amigo mío, José Romero, que iba diciendo: "A Curro le dieron el otro día un aviso pegando un lance".

-¿Y en el ruedo de la Maestranza sentía algo especial?
-Toreando sentía cosas distintas. La inquietud siempre está ahí. Pero salía con más tranquilidad que en otras plazas. Si salía mi toro, sabía que iba salir bien. En algunos otros sitios es que te inquietabas.

-Pero en plazas tan exigentes como Madrid, usted también era idolatrado.
-Sí. En Madrid había aficionados estupendos, aunque ha cambiado desgraciadamente a peor. Había plazas en las que antes de entrar ya se echaban encima del coche y le daban unos viajes a la ventanilla, "¡A ver cómo te portas!". Y casi rompían el cristal. Pero Sevilla y Madrid eran plazas que, como yo digo, te daban el pasaporte para todo el mundo.

-¿El mejor público?
-Como ya te dije hace años, el del tenis, que siempre está calladito. Fuera de bromas, el de Sevilla es muy respetuoso y mi preferido.   

-Prohibiciones. Cataluña abrió la espita. Ahora Bogotá...
-(Gravedad en el semblante) Es un tema político. Los antitaurinos, en su mayoría, son ignorantes con respecto a la tauromaquia porque no tienen ni idea de lo que va esto.

-Usted es espejo para los toreros con el sello de artista ¿A quién o quiénes destacaría en su línea dentro de los actuales?
-Lo sabe todo el mundo. Hay un torero en La Puebla que se llama Morante y que tiene lo que Dios da. Y a mí hay otro que me gusta muchísimo, Diego Urdiales, que también tiene mucho arte. Es un torero que se mide, aunque le ponen en corridas duras.

-¿Qué opina de su sobrino-nieto, un novillero que está gustando mucho?
-Ahora lo está pasando mal por los percances. Tiene el pómulo izquierdo fracturado. Ha estado a punto de perder un ojo. La última vez que lo vi fue en la Feria de Santander y estuvo bien. Con el capote torea despacio. Es un torero serio. No anda tonteando. Está en su sitio. Tiene muchas cualidades. A ver si tiene suerte, porque la suerte es fundamental.

-¿Y de antaño?
-Desde Chicuelo a Pepe Luis y su hijo, Chicuelo hijo, con el que toreé, Rafael de Paula, Antonio Ordóñez, Camino, El Viti. Todos los toreros grandiosos...

-Ese toreo de pellizco, ¿se nace con ello o hay que ´trabajarlo´?
-(Se ríe) Ya puedes trabajar todo lo que quieras, que como no lo tengas... Si todos fueramos iguales, imaginate, esto sería...

-¿Cómo es su vida actualmente?
-Ahora que ha acabado el verano, estoy deseando reiniciar mis partidas de dominó con mis amigos, en Los Remedios. Por las mañanas, me dedico a hacer ejercicio; vamos, a caminar, aquí, en casa. 

-Su Sevilla soñada.
-La que he vivido. Mis ratitos de flamenco, tanto en tablaos como en ventas. 

-¿En qué precisa mejorar?
-Sevilla siempre te gusta. Lo que no me gusta son las prisas. Antes te encontrabas con gente y era todo más tranquilo. Ahora, incluso cuando termina una corrida de toros, todo el mundo sale corriendo, nadie se queda a charlar con los amigos en los bares sobre lo que ha vivido. Es horroroso. Pero Sevilla siempre gusta.

-Ya lo dice la canción: Sevilla tiene un color especial...
-(Semblante de alegría) No es que Sevilla tenga un color especial, es que Sevilla es la luz, una luz especial. 

-¿Continúa sin coger un capote o una muleta para torear de salón?
-(Mueve las manos como si diera una verónica) Tras la retirada, ni una vez. No ves, la cintura dura, la espalda que duele. Hasta los huesos crujen. Para qué voy a darle ese disgusto al cuerpo.

El Faraón, 80 años y casi medio siglo de toreo


Curro Romero, el Faraón de Camas, leyenda del toreo, estuvo en activo casi medio siglo. Con brevedad, esbozamos a vuelapluma algunos apuntes de su carrera, con un palmarés extraordinario. Francisco Romero López nació el 1 de diciembre de 1933 en Camas (Sevilla). Trabajó de zagal en la finca Gambogaz. Recadero en sendas farmacias de La Pañoleta y Camas. Primeros tentaderos en 1947. Debutó en La Pañoleta el 25 de julio de 1954. El 26 de mayo de 1957 se estrenó en la Maestranza, sustituyendo a Mondeño, junto a Antonio Romero y José Trincheira, obteniendo un éxito rotundo con Radiador, de Benítez Cubero.

Romero tomó la alternativa el 18 de marzo de 1959 en Valencia, de manos de Gregorio Sánchez. En sus 47 temporadas en activo, 42 de ellas como matador de toros, consiguió cinco Puertas del Príncipe en Sevilla y siete Puertas Grandes en Madrid. Toreó en solitario seis corridas; una cifra elevada, máxime para un referente de los toreros artistas. Como único espada, el propio torero destaca el festejo del 19 de mayo de 1966, con reses de Urquijo en la Maestranza, "con el público puesto en pie en los dos primeros toros". Como tributo, nueve cornadas graves. Se retiró el 22 de octubre de 2000 en un festival benéfico en la recoleta plaza sevillana de La Algaba.

Pero por encima de faenas y más allá de éxitos excelsos se encuentra su concepto del toreo, en el que la armonia fue su base. Puro arte. Entre sus galardones, se encuentran la Medalla de Andalucía (1993), Hijo Predilecto de Andalucía (2005); Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (1997) y Académico por la Real Academia de Bellas Artes de Sevilla (2007).

Los lugares favoritos de Curro Romero


La plaza de toros de la Maestranza
. "Es mi vida, mi pasión. Es donde más a gusto he toreado y es la plaza más bonita, donde me han respetado siempre. Se me pone el vello de punta cuando entro; es diferente a todo. "¿El monumento mío?... De eso no me hables. Me da apuro. Ni miro. Yo respeto esas cosas mucho...".

La Giralda y la Fábrica de Tabacos. "La Giralda me encanta por su belleza. De niño subía y bajaba por sus rampas. La Fábrica de Tabacos, lo que es la Universidad, se me quedó en la retina desde pequeño. Tiene una historia tremenda, claro. Viví enfrente, en San Fernando. Cuando salía, muchos estudiantes acudían corriendo y me pedían autógrafos para ellos o para sus padres".

La Plaza de España y el Parque de María Luisa. "Me encanta pasear por la Plaza de España. Hoy, por ejemplo, ya ves, con los coches de caballo por aquí al lado -varios cocheros y turistas le paran para hacerse fotos con él-. ¡Ésta plaza es tan grande, tan preciosa!. Y también me gusta pasear por el Parque de María Luisa, que es uno de los lugares más bonitos de Sevilla".

Sus hoteles taurinos. "El Hotel Colón, muy taurino, de toda la vida. Siempre iba allí. Luego, me pasé al Pasarela porque no admitían a toreros por la bulla. Me dijeron que es que molestaban algunas veces a los huéspedes, cuando llegaban a las doce de la mañana haciendo ruido, y además que no daban comidas. Y dije: ´Eso es lo que yo quiero, tranquilidad, que no entre nadie a verme aquí".

Sus rincones flamencos. "La Cochera, creo que en la Puerta de la Carne; El Guajiro, en Los Remedios; Los Gallos, en el Barrio de Santa Cruz, que todavía existe. El Morapio, en Triana, donde se vivía un ambiente tremendo y he pasado muchos días y muchas noches. Allí coincidía con El Farruco padre, Chocolate, Antonio, bailaores. Ya más tarde, venían mucho Camarón, Rancapino, El Beni de Cádiz, con el que nos reíamos mucho. También recuerdo con cariño la Peña Trianera, en la Calle Castilla, donde paraban los banderilleros, picadores, mozos de espadas. Allí iba yo a jugar al dominó".

►►Las crónicas y artículos de Luis Nieto, cronista del Diario de Sevilla, pueden consultarse en su versión original en la dirección electrónica:
http://www.diariodesevilla.es/article/toros/1860035/no/es/sevilla/tenga/color/especial/es/sevilla/es/la/luz.html

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Entrevistas
Las Ventas en 2017: 973.196 espectadores, un 18,5% más que en 2016
Pepe Moral: "El valor es vencer al miedo"
Simón Casas habla a tumba abierta para "Tendido Cero"
Pepe Luís: "Esta vuelta es un regalo para mi espíritu"
Ramón Valencia: "Tenemos que saber qué modelo de feria soporta la ciudad"
Manuel Escribano: "Cuando me entró el pitón en la ingle supe que mi vida pendía de un hilo"
Paco Ureña: "Volvería una y mil veces a pasar todo el camino de nuevo"
"La marcha de Canorea crea un nuevo escenario"
"Este espectáculo no evoluciona como los tiempos exigen"
Eduardo Dávila: "Ahora lo reconozco, volver con Miura ha sido una locura"
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |