Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Conversaciones para un nuevo Reglamento
Discrepancias sobre la suerte de matar entre la Junta de Andalucía y los profesionales
Rafael Ortega, o el paradigma de la estocada
En las conversaciones que se están celebrando de cara a una forma del Reglamento taurino de Andalucía, los límites a la suerte suprema dividen a la Junta y los profesionales. Como avanza Álvaro R. del Moral en las páginas de "El Correo de Andalucía", dentro de las propuestas más contestadas por los toreros se incluyen la supresión de las banderillas negras o la reducción del número de subalternos en novilladas que se celebren en las plazas de tercera categoría
Actualizado 17 octubre 2017  
Álvaro R. del Moral   

La posibilidad de poner algunos límites al número de agresiones con espada y descabello es, indudablemente, la apuesta más arriesgada de la Junta de Andalucía. También es la que ha encontrado mayor contestación en el sector y, de alguna manera, eclipsa la verdadera trascendencia de un texto que podría suponer un avance para la renovación organizativa del espectáculo, que es la verdadera tara que lastra al sector. ¿Qué propone la Junta? Que el torero sólo pueda entrar a matar cinco veces en una corrida de toros y siete en el resto de espectáculos. Superado ese número tendrán que emplear el descabello que los presidentes quieren limitar en cuatro agresiones.

Los matadores no aceptan estas medidas y reivindican su potestad de usar espada o descabello, sin límites ni cortapisas, en función de las condiciones de la res aunque el estoque no hubiera quedado clavado en el primer intento. Los ganaderos van más allá y aportan una interesante –y lógica– apreciación al denunciar que esos límites sólo conseguirían dejar a un animal malherido, expuesto al público y enfrentado a las dificultades de devolverlo a los corrales. Al final sólo se conseguiría aumentar su sufrimiento de forma innecesaria.

Voces autorizadas precisan que esas novedades tienen escasos visos de salir adelante. Es el caso de la supresión de las banderillas negras –empleadas para castigar a los toros mansos– que se pretenden suplir por un cuarto par de rehiletes ordinarios. Los profesionales, como en el caso de la suerte suprema, niegan la mayor. Esa negativa también se hace extensiva y rotunda –y hasta vehemente– en el caso de la reducción de los efectivos de las cuadrillas en los cosos menores –un picador y dos banderilleros frente a los dos jinetes y tres peones obligatorios hasta ahora– aunque los matadores aceptarían la novedad siempre y cuando se hiciera extensiva al recorte de los gastos que lastran el espectáculo. Se refieren a los costes de cobertura médica, los honorarios de veterinarios, las tasas administrativas... que también envenenan los sueños de los empresarios que, por una sola vez y sin que sirva de precedente, hacen causa común con los matadores en este punto.

La reforma de la suerte de varas también es objeto de controversia. Los toreros no quieren aceptar que los toros entren dos veces al caballo en las plazas de segunda categoría. Los ganaderos se ponen de perfil y los matadores van más allá solicitando ser ellos mismos –asumiendo las funciones actuales de la presidencia– los que decidan las veces que deba entrar el toro a la montura en función de sus condiciones.

Pero hay más propuestas, como las que podrían afectar a la concesión de trofeos. Hay cierto consenso para limitar el tamaño del despojo pero discrepancias para calibrar las salidas a hombros. Los toreros quieren que se verifiquen con dos orejas en el cómputo global y los presidentes quieren mantener el doble trofeo de una res en plazas de primera. El proceso permanece abierto. Habrá novedades...

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
Morante, la trastienda de sus apoderados
¿Seguimos hablando de Morante?
Sevilla: Nuevos recortes en el calendario y cuentas que se resisten a cuadrar
Camas, de sus plazas y sus toreros
Llegan las ferias de la vendimia
Manolete: hasta el último día
La alarma se enciende en las islas
Las suertes de la "mamola" y la "memela".
Demasiados toros sin suerte...
Manolo Montoliú, inolvidable
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |