Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
"El toreo tiene que estar lleno de locuras"
Eduardo Dávila: "Ahora lo reconozco, volver con Miura ha sido una locura"
La efeméride se cumplió con creces. En el nombre de Miura, Eduardo Dávila regresó por un día a los toros, nada menos que con la ganadería de su familia, que cumplía 75 años consecutivos lidiando en La Maestranza. Volver así, a capón, con una miurada, es cosa de héores o quijotes, y algo de ambas cosas tuvo Eduardo ayer. Hoy, a toro pasado, reconoce que "ha sido una locura". O sea, nada más y nada menos que lo que tenía que ser. Esta son las impresiones que Dávila Miura le ha contado a Juanma Lamet.
Actualizado 4 mayo 2015  
Juanma Lamet   
 Dávila Miura y Escribano pusieron la fiesta para el 75º aniversario
 Cuando Miura sacó abono perpetuo en Sevilla

Llegó, más fino que antaño, recogió el calor de Sevilla y dio una lección de vergüenza torera, compromiso y ética. A “Barbareto”, el cuarto de la tarde, le cortó una oreja de seriedad a carta cabal. Se la regaló a sus hijos --"va por vosotros, que sois lo más bonito del mundo"--, echó el feliz telón de la Feria y se fue "a cenar tranquilamente con la familia". Durmió poco, como cuando estaba en activo. Y al mediodía ha salido a tomarse una cerveza con Carmen, su mujer. Como si nada. La absoluta normalidad tras la gesta, eso sí que es una locura.

---Supongo que Miura es una familia feliz. La corrida fue un interesante compendio de la ganadería y tú cumpliste con la efeméride y con la gesta ¿Cómo te sientes? ¿Qué poso te queda?

--Hay una frase muy bonita: "Eduardo Dávila, en el nombre de Miura". Resume mi apuesta. Esta locura... Ahora lo reconozco, ha sido una locura, pero el toreo tiene que estar lleno de locuras. La tarde de ayer fue una locura, pero reunió lo que han sido estos 75 años de Miura. Aunque en mi fuero interno siempre quiero darle 15 pases por abajo y eso no pudo ser ayer, siento que he cumplido. No podía fallar en actitud, eso no me lo podía permitir. Me planteé llegar más delgado, más preparado que cuando estaba en activo, que nadie pudiera afearme eso. Y, al final, cuando uno asume esfuerzo tiene recompensa.

--Te dio alas Sevilla al arroparte tras el paseíllo, ¿verdad?
--Totalmente. El cariño, el afecto... traspasó lo profesional. En la plaza había una gran cantidad de amigos. Tras el paseíllo, entrar en el callejón fue duro, con la cantidad de gente que había allí...

--¿Duro?
--Es que hemos hecho muchas cosas: la exposición sobre Miura, el acto en el Club Pineda, el spot publicitando la corrida, la revista de la Fundación Cajasol... todo era muy bonito, pero me metía más presión, la verdad. Había mucha gente apostando, mucha gente ilusionada. Tenía que poder con eso, fuera como fuera.

--Una curiosidad: ¿te espoleó el triunfo de Espartaco?
--Me dio confianza, en parte. Si Juan Antonio fue capaz de triunfar así, con más edad que yo y un Domingo de Resurrección... Me obligó a ver que ése es el camino que había que seguir.

--El primer toro era una prenda, todo listeza y malas intenciones. Y altísimo. ¿Qué sentiste al ver que te podía prender?
--El toro era muy complicado. En el capote ya se venía derecho al cuerpo y yo sabía que iba a ser  un toro duro, difícil. Mi planteamiento era no venirme abajo por nada. En otras circunstancias me habría venido abajo por el viento (siempre me pasaba), pero ayer sabía que podía pasar, y que podía salir ese toro y no me podía venir abajo. Y el cariño de la gente tiró de mí...

--...Y la vergüenza torera. Qué lección.
--Exacto. Eso está ahí. El toro no sabe si estoy retirado, si soy nieto de ganaderos, si es el 75 aniversario... mi obligación es tirar de eso, de la vergüenza torera. Y le tengo mucho respeto a la profesión. 

--En el cuarto, ´Barbareto´, las bases del éxito fueron la colocación y la altura, o sea el entendimiento. ¿Lo viste claro o tiró de ti la vergüenza torera, como dices?
--En el capote hubo tres o cuatro embestidas que me gustaron. Lo vi. Hubo un momento en el que humilló y tuvo emoción. Es verdad que la faena no cogió el nivel artístico que yo quería, pero yo era consciente del tipo de toro que podría salir, porque conozco la ganadería.

--La conoces, pero sólo habías toreado Miura siete veces...
--Sí, fue la octava, solamente. Había que darlo todo y matar bien.

--En el primero marcaste los tiempos de la suerte  suprema de maravilla pero se te atravesó el estoque; el del cuarto fue un estoconazo. ¿Los temores por la falta de práctica se quedaron en el carretón?
--La suerte va y viene. En el primero no vino, haría yo algún movimiento de muñeca, supongo. Y en el segundo el toro cae de forma espectacular. A puerta cerrada he matado bien y en el carretón también. Yo era consciente de que me tenía que ir detrás de la espada. Había que tirarse a la piscina, a matar o morir.

--Y ahora, a La México a confirmar...
-- (Risas). La verdad es que me haría ilusión. A mi carrera le falta esa guindita y si se cuadrara...

--¿Y qué más? ¿Te pica el gusanillo, con otro tipo de toro, o te lo impides a ti mismo?
--Sí, eso, me lo impido a mí mismo. El camino correcto es ése: tiene que prevalecer la cabeza del hombre sobre la del torero. Ahora me dedicaré al apoderamiento de Luis Bolívar, los cursos del Club de Aficionados Prácticos Taurinos y a dar conferencias a empresarios. Menuda historia nueva tengo para contarles...

Los escritos de Juanma Lamet se publican en su blogs “Tauroeconomía” y pueden consultar en nuestro espacio de “10 opiniones 10” y en la dirección electrónica:
http://www.expansion.com/blogs/tauroeconomia/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Entrevistas
Las Ventas en 2017: 973.196 espectadores, un 18,5% más que en 2016
Pepe Moral: "El valor es vencer al miedo"
Simón Casas habla a tumba abierta para "Tendido Cero"
Pepe Luís: "Esta vuelta es un regalo para mi espíritu"
Ramón Valencia: "Tenemos que saber qué modelo de feria soporta la ciudad"
Manuel Escribano: "Cuando me entró el pitón en la ingle supe que mi vida pendía de un hilo"
Paco Ureña: "Volvería una y mil veces a pasar todo el camino de nuevo"
"La marcha de Canorea crea un nuevo escenario"
"Este espectáculo no evoluciona como los tiempos exigen"
Antonio Ordóñez mano a mano con Alfonso Navalón: "Vuelvo para torear con ilusión"
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |